eldiario.es

9

DESALAMBRE

FOTOS | El último adiós a más de 100 víctimas de Srebrenica, tras 20 años de la masacre

Cada 11 de julio se han enterrado allí todas las víctimas identificadas, que este año ascienden a 6.377 con las 136 que forman parte del entierro.

Han pasado 20 años desde que tuviese lugar en la localidad bosnia de Srebrenica la mayor masacre ocurrida en Europa tras la II Guerra Mundial

"Perdí a mi marido, Ramo, y a mi hijo, Nermin. Esperé en el campo de refugiados a que volviesen, pero nunca lo hicieron", dice una mujer que entierra este año a uno de sus hijos

Han pasado 20 años desde que tuviese lugar en la localidad bosnia de Srebrenica la mayor masacre ocurrida en Europa tras la II Guerra Mundial. A pesar de que era una zona protegida por la ONU, las tropas serbobosnias tomaron el lugar y se estima que mataron a 8.100 varones musulmanes. La nave industrial que entonces funcionó como un fallido centro de refugiados, es hoy el lugar donde se albergan los féretros antes de celebrar cada 11 de julio un entierro multitudinario/ Fotografía: César Dezfuli

Han pasado 20 años desde que tuviese lugar en la localidad bosnia de Srebrenica la mayor masacre ocurrida en Europa tras la II Guerra Mundial. A pesar de que era una zona protegida por la ONU, las tropas serbobosnias tomaron el lugar y se estima que mataron a 8.100 varones musulmanes. La nave industrial que entonces funcionó como un fallido centro de refugiados, es hoy el lugar donde se albergan los féretros antes de celebrar cada 11 de julio un entierro multitudinario/ Fotografía: César Dezfuli

El Memorial de Srebrenica Potoçari fue el lugar elegido por el Gobierno bosnio  para recordar y enterrar a las víctimas de la masacre. Se inauguró en el año 2003,   cuando el Presidente estadounidense Bill Clinton, tras haber financiado la creación   de este memorial, se desplazó hasta el lugar para formar parte de su apertura.   Desde entonces, cada 11 de julio se han enterrado allí todas las víctimas identificadas, que este año ascienden a 6.377 con las 136 que forman parte del entierro/ Fotografía: César Dezfuli

El Memorial de Srebrenica Potoçari fue el lugar elegido por el Gobierno bosnio para recordar y enterrar a las víctimas de la masacre. Se inauguró en el año 2003, cuando el Presidente estadounidense Bill Clinton, tras haber financiado la creación de este memorial, se desplazó hasta el lugar para formar parte de su apertura. Desde entonces, cada 11 de julio se han enterrado allí todas las víctimas identificadas, que este año ascienden a 6.377 con las 136 que forman parte del entierro/ Fotografía: César Dezfuli

Jóvenes voluntarios de la organización “Post Conflict Research Center”, con base en Sarajevo, se han desplazado hasta el memorial de Potoçari para instalar allí el proyecto “One Million Bones” (Un Millón de Huesos) (link http://www.onemillionbones.net/) , un movimiento artístico de escala global que, mediante instalaciones públicas con recreaciones de restos humanos, busca concienciar sobre genocidios o graves crímenes cometidos/ Fotografía: César Dezfuli

Jóvenes voluntarios de la organización “Post Conflict Research Center”, con base en Sarajevo, se han desplazado hasta el memorial de Potoçari para instalar allí el proyecto “One Million Bones” (Un Millón de Huesos), un movimiento artístico de escala global que, mediante instalaciones públicas con recreaciones de restos humanos, busca concienciar sobre genocidios o graves crímenes cometidos/ Fotografía: César Dezfuli

Los familiares de las víctimas que serán enterradas este año se desplazan hasta Srebrenica unas horas antes de la llegada de los cuerpos. Indira Osmanovic entierra este año a uno de sus hijos, mientras que su marido sigue desaparecido: “Perdí a mi marido, Ramo, y a mi hijo, Nermin. Fueron capturados y asesinados mientras huían al territorio libre de Tuzla. Yo, junto con miles de otras mujeres, esperé en el campo de refugiados a que mi marido e hijo en volviesen, pero nunca lo hicieron. El día que huyeron los vi por última vez”. Fotografía: César Dezfuli

Los familiares de las víctimas que serán enterradas este año se desplazan hasta Srebrenica unas horas antes de la llegada de los cuerpos. Indira Osmanovic entierra este año a uno de sus hijos, mientras que su marido sigue desaparecido: “Perdí a mi marido, Ramo, y a mi hijo, Nermin. Fueron capturados y asesinados mientras huían al territorio libre de Tuzla. Yo, junto con miles de otras mujeres, esperé en el campo de refugiados a que mi marido e hijo en volviesen, pero nunca lo hicieron. El día que huyeron los vi por última vez”. Fotografía: César Dezfuli

Las víctimas que se entierran cada año son trasladadas desde Tuzla, donde se encuentra el centro de análisis de ADN, hasta Visoko, donde se introducen en los ataúdes verdes. Desde allí se transportan en camión hasta Srebrenica Potoçari, pasando por Sarajevo. Sus familiares ayudan a sacarlas del camión tras su llegada al memorial el día 9 de julio. / César Dezfuli

Las víctimas que se entierran cada año son trasladadas desde Tuzla, donde se encuentra el centro de análisis de ADN, hasta Visoko, donde se introducen en los ataúdes verdes. Desde allí se transportan en camión hasta Srebrenica Potoçari, pasando por Sarajevo. Sus familiares ayudan a sacarlas del camión tras su llegada al memorial el día 9 de julio. / César Dezfuli

Los familiares desplazados hasta el lugar se reencuentran entonces por primera vez con el féretro de sus familiares y los hombres ayudan a sacar del camión los ataúdes para colocarlos en el suelo de la antigua fábrica donde los cascos azules holandeses tuvieron la misión de proteger a los refugiados musulmanes que se desplazaron al lugar durante el conflicto. Se estima que unas 20.000 refugiados musulmanes se instalaron en los alrededores de Srebrenica antes de producirse la masacre/ Fotografía: César Dezfuli

Los familiares desplazados hasta el lugar se reencuentran entonces por primera vez con el féretro de sus familiares y los hombres ayudan a sacar del camión los ataúdes para colocarlos en el suelo de la antigua fábrica donde los cascos azules holandeses tuvieron la misión de proteger a los refugiados musulmanes que se desplazaron al lugar durante el conflicto. Se estima que unas 20.000 refugiados musulmanes se instalaron en los alrededores de Srebrenica antes de producirse la masacre/ Fotografía: César Dezfuli

Autoridades religiosas musulmanas presencian el proceso y acompañan a los familiares. La ceremonia tiene un marcado carácter religioso dado que la masacre de Srebrenica tuvo como objetivo acabar con la población musulmana del lugar. Este es uno de los argumentos llevados a la ONU para declarar esta masacre como Genocidio, cuestión que debía votarse el pasado 8 de julio, pero que finalmente no salió adelante debido al veto por parte de Rusia y la presión del Gobierno serbio. Estos últimos han llegado a reconocer la masacre llevada a cabo en Srebrenica, pero no aceptan que sea declarada como genocidio por la carga que esta palabra conlleva/ C. D.

Autoridades religiosas musulmanas presencian el proceso y acompañan a los familiares. La ceremonia tiene un marcado carácter religioso dado que la masacre de Srebrenica tuvo como objetivo acabar con la población musulmana del lugar. Este es uno de los argumentos llevados a la ONU para declarar esta masacre como Genocidio, cuestión que debía votarse el pasado 8 de julio, pero que finalmente no salió adelante debido al veto por parte de Rusia y la presión del Gobierno serbio. Estos últimos han llegado a reconocer la masacre llevada a cabo en Srebrenica, pero no aceptan que sea declarada como genocidio por la carga que esta palabra conlleva/ C. D.

 Cada víctima se encuentra numerada para facilitar su localización por parte de sus familiares. Los ataúdes, todos ellos cubiertos con una tela verde, símbolo de la religión islámica, se diferencian únicamente por ese número y por una pequeña insignia donde aparecen datos sobre la persona. Esto permitirá a su vez identificar su sepultura en el cementerio/ C. D.

Cada víctima se encuentra numerada para facilitar su localización por parte de sus familiares. Los ataúdes, todos ellos cubiertos con una tela verde, símbolo de la religión islámica, se diferencian únicamente por ese número y por una pequeña insignia donde aparecen datos sobre la persona. Esto permitirá a su vez identificar su sepultura en el cementerio/ C. D.

Cada año es menor el número de víctimas identificadas: en 2003 se enterraron 958 cuerpos, 332 en 2004, 577 en 2005, o 489 en 2006. El año pasado, sólo 169, y este sábado se inhumarán 136. Las labores de identificación se dificultan y es difícil encontrar las fosas comunes donde se haya el resto de cadáveres. Algunas de estas fosas fueron abiertas meses después de la masacre y algunos de los cuerpos desplazados a otras zonas, por lo que la identificación es muy complicada/ C. D.

Cada año es menor el número de víctimas identificadas: en 2003 se enterraron 958 cuerpos, 332 en 2004, 577 en 2005, o 489 en 2006. El año pasado, sólo 169, y este sábado se inhumarán 136. Las labores de identificación se dificultan y es difícil encontrar las fosas comunes donde se haya el resto de cadáveres. Algunas de estas fosas fueron abiertas meses después de la masacre y algunos de los cuerpos desplazados a otras zonas, por lo que la identificación es muy complicada/ C. D.

 La identificación de los cadáveres se realiza en la sede que la Comisión Internacional de Personas Desaparecidas tiene en Tuzla, una ciudad cercana a Srebrenica. Su labor comenzó con la creación del memorial de Potoçari, y terminará a finales del próximo año, lo cuál deja en manos del Gobierno de Bosnia la continuidad del proyecto, sin estar claro si la ceremonia que se celebra cada año continuará a partir de entonces. Las tumbas se identifican con lápidas verdes hasta que pasado un año, sus familiares colocan la lápida blanca representativa de los cementerios musulmanes/ César Dezfuli

La identificación de los cadáveres se realiza en la sede que la Comisión Internacional de Personas Desaparecidas tiene en Tuzla, una ciudad cercana a Srebrenica. Su labor comenzó con la creación del memorial de Potoçari, y terminará a finales del próximo año, lo cuál deja en manos del Gobierno de Bosnia la continuidad del proyecto, sin estar claro si la ceremonia que se celebra cada año continuará a partir de entonces. Las tumbas se identifican con lápidas verdes hasta que pasado un año, sus familiares colocan la lápida blanca representativa de los cementerios musulmanes/ César Dezfuli

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha