eldiario.es

9
Menú

DESALAMBRE

El G-6 admite que será difícil alcanzar un compromiso sobre las cuotas de refugiados de la UE

Tras dos días de reuniones, el grupo de los seis países más poblados de la UE no ha logrado más que compromisos de buenas intenciones sobre la propuesta europea del reparto de refugiados

"No se ha logrado un consenso y la búsqueda de éste se perfila larga", admitió el ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière

Fernández Díaz insiste en acusar a la Comisión de no tener en cuenta "el esfuerzo realizado por España en la acogida"

- PUBLICIDAD -
Los ministros del G6 abordan el yihadismo y el ciberespionaje con EEUU

El G-6 reconoce que está lejos de un compromiso para aceptar las cuotas de refugiados de la UE/ Efe

El G6, el grupo de los seis países más poblados de la UE, ha manifestado la "compleja búsqueda" de un consenso a escala comunitaria en materia de refugiados, al no lograr más que comprom isos de buenas intenciones tras dos días de reuniones centradas en la llegada de demandantes de asilo en aguas del Mediterráneo.

"No se ha logrado un consenso y la búsqueda de éste se perfila larga", admitió el ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière, anfitrión de la cita informal con sus colegas de Francia, el Reino Unido, Italia, Polonia y España en el castillo alemán de Moritzburg, junto a Dresde (este del país).

El G6 no es una institución con capacidad decisiva, pero sí un "relevante foro" para abordar esa cuestión, recordó en un aparte con los medios el titular español, Jorge Fernández Díaz, dado el peso de esos países en la Unión Europea (UE), su relevancia en la acogida de refugiados y el hecho de que en la cita estaba presente la Comisión Europea (CE).

El anfitrión invitó a Moritzburg al comisario europeo de Inmigración y Asuntos Internos, Dimitris Avramopoulos, quien ya en la apertura de la reunión, el lunes, se enfrentó a una enmienda conjunta de Francia y Alemania contra su plan.
Sobre la mesa estaba la propuesta elaborada por Bruselas, según la cual entre los dos grandes países de la UE (Alemania y Francia), más España, asumirían la mitad de los 40.000 peticionarios de asilo llegados en los últimos meses a las costas de Italia y Grecia o rescatados en alta mar.

De Maizière destacó, entre los "profundos disensos" existentes entre estos tres países y la CE, que el plan elaborado por Bruselas no contempla "suficientemente" el esfuerzo ya realizado por esos Estados miembros en la acogida de refugiados.

El ministro alemán reclamó que se diferencie entre los refugiados que llegan a Europa en busca de protección por sufrir persecución política o proceder de regiones en conflicto, como Siria, y los que huyen de la miseria en sus países.
"Hay que distinguir entre los solicitantes con perspectivas de que se les reconozca el derecho de asilo de los que probablemente serán rechazados", indicó el ministro. Esta distinción ya está marcada en la propuesta de la Comisión Europea, ya que tanto el programa obligatorio de reubicación de refugiados en la UE desde Italia y Grecia (solo para sirios y eritreos) como el voluntario de reasentamiento está destinado únicamente a demandantes de asilo.

A las reticencias del eje franco-alemán se sumaban las de España, cuyo ministro de Interior insistió en la necesidad de atajar las causas que motivan las llegadas, al tiempo que reiteraba el rechazo de su Gobierno a la implantación de cuotas.

Fernández Díaz recordó el enorme peso que ya sufre su país, en tanto que frontera exterior de la UE, y lamentó que el plan de la CE "no contemple debidamente los esfuerzos que realizan España y otros Estados miembros para la acogida de refugiados". Sin embargo, según han denunciado a  eldiario.es este miércoles varias ONG implicadas en le proceso de acogida y Acnur, el esfuerzo no es tal ya que no se ha aumentado el número de plazas de acogida a pesar que sí se han duplicado en dos años las demandas de asilo registradas. La solución a la que llegó el Ejecutivo español fue acortar el tiempo en el que los solicitantes pueden recibir ayudas o alojamiento, lo que está provocando la expulsión de los centros de personas que aún no han conseguido la integración.

Berlín, que no rechaza de plano la implantación de cuotas pero sí la distribución planteada por la CE, insiste en implicar en mayor medida al resto de los miembros comunitarios -lo que no gusta al Reino Unido, admitió De Maizière- y en los términos de "voluntariedad" y "solidaridad".

Por parte de la CE, el comisario griego trató de encontrar un mensaje positivo y destacó la voluntad compartida de atajar el drama humanitario a escala de la UE, bajo el precepto de la responsabilidad compartida entre todos sus miembros.
Entre los seis grandes de la UE no hubo acercamiento y las perspectivas son aún más complejas a escala de los veintiocho Estados comunitarios.

"No estamos siquiera cerca"

"No estamos siquiera cerca de un compromiso", reconocía De Maizière en alusión a las siguientes citas, ya con capacidad decisoria, para el plan de la CE: primero, a nivel de ministros de Exteriores, el 16 de junio en Luxemburgo, y luego de los líderes de la UE, el día 25 en Bruselas.

La CE había lanzado su plan en respuesta a las demandas de Berlín de repartir la acogida de refugiados entre todos los miembros y tal vez no contaba con una enmienda conjunta del motor franco-alemán.

De Maizière se esforzó al cierre en lanzar alguna señal positiva, repitiendo la palabra "solidaridad" del eurocomisario, pero sin disimular las enormes diferencias entre las perspectivas de los Veintiocho, con regulaciones nacionales también muy diversificadas.

La propuesta de la CE, así como la lucha contra las 'mafias' de la inmigración, centraron las reuniones del G6, a cuyas deliberaciones se sumaron hoy en la segunda jornada la nueva fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, y el responsable del Departamento estadounidense de Seguridad Nacional, Jeh Johnson.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha