eldiario.es

9
Menú

DESALAMBRE

Greenpeace corta el suministro de agua en la sede de ACS por la construcción de una hidroeléctrica en Guatemala

La organización ha cortado esta mañana el agua de la sede madrileña de ACS, presidida por Florentino Pérez, para denunciar la construcción de un complejo hidroeléctrico en el río Cahabón

Según alertan, esta obra afecta a más de 29.000 indígenas: "Hemos cortado el agua de esta compañía para demostrar lo que significa vivir sin este recurso natural"

Una veintena de activistas se han concentrado a las puertas de la sede y han sido desalojados aproximadamente dos horas después

- PUBLICIDAD -
Activistas de Greenpeace en la puerta principal de las oficinas de ACS en Madrid donde esta mañana realizan una acción para recordar al propietario de la constructora, Florentino Pérez, que tiene un problema con una de sus filiales, concretamente con el proyecto hidroeléctrico que restinge el acceso al agua de más de 29.000 indígenas quekchí en Guatemala.

Activistas de Greenpeace en la puerta principal de las oficinas de ACS en Madrid donde esta mañana realizan una acción para recordar al propietario de la constructora, Florentino Pérez, que tiene un problema con una de sus filiales, concretamente con el proyecto hidroeléctrico que restinge el acceso al agua de más de 29.000 indígenas quekchí en Guatemala. EFE

Greenpeace ha cortado este viernes el suministro de agua de la sede de la empresa ACS en Madrid para denunciar las obras que se están cometiendo en el río Cahabón, al norte de Guatemala, por la construcción de una hidroeléctrica que, según alertan, afecta a más de 29.000 indígenas.

Cerca de una veintena de miembros de Greenpeace se han concentrado esta mañana a las puertas de la sede de la empresa constructora ACS, presidida por Florentino Pérez -presidente del Real Madrid-, en el barrio de Chamartín, para reflejar la situación actual de la población indígena quekchís, según ha informado a Efe el portavoz de la asociación, Miguel Ángel Soto.

"Hemos cortado el agua de esta compañía para demostrar lo que significa vivir sin este recurso natural", ha asegurado Soto.

Los activistas han sido desalojados aproximadamente dos horas después por miembros de los cuerpos de la Policía Nacional, los Bomberos y la Policía Municipal de Madrid.

El Grupo Cobra participa como subcontrata del grupo ACS en varias de las cinco fases del complejo hidroeléctrico 'Renace', una infraestructura que, según apuntan, ha alterado el curso del río Cahabón a lo largo de 30 kilómetros en el departamento de Alta Verapaz, en el norte de Guatemala.

Las obras, ha explicado Soto, "no están respetando" las directrices de Naciones Unidas sobre las Empresas y Derechos Humanos, ya que "están dañando" los intereses del pueblo quekchí al dejar, dicen, a casi 30.000 personas con un uso restringido del agua.

El portavoz ha denunciado que, durante las últimas semanas, Greenpeace ha recibido varias negativas a las propuestas de reunirse con los directivos de Cobra para acordar soluciones que no perjudiquen al pueblo indígena.

"Cobra, con el proyecto 'Renace', que actualmente se encuentra en su penúltima fase, la cuarta de cinco, no ha respetado el derecho a consulta de los indígenas" recogido por la ONU, ha detallado a Efe Almudena Moreno, portavoz de la ONG 'Alianza por la Solidaridad'.

Moreno también ha hecho alusión al "acoso y coacción" al pueblo quekchís, y ha mencionado el caso del encarcelamiento del dirigente Bernardo Caal, retenido desde enero pasado, y conocido por encabezar el movimiento de rechazo a los megaproyectos hidroeléctricos en Guatemala.

La empresa de Florentino Pérez, firmante del Pacto Mundial, niega su responsabilidad al delegar el respeto de los derechos humanos y medioambientales a la empresa subcontratada Grupo Cobra, por ser esta la que construye la obra, ha reitarado Moreno.

La portavoz de 'Alianza por la Solidaridad' coincide con Soto al señalar que "ACS es una empresa cómplice al prestar asistencia práctica a sabiendas de que se están vulnerando los Principios Rectores de la ONU sobre las Empresas y los Derechos Humanos".

EFE trató de conocer la opinión de ACS, pero la empresa ha declinado hacer ningún comentario. El caso del Grupo Cobra/ Grupo ACS en Guatemala fue incluido por Greenpeace en el informe Justicia para las personas y el planeta por el fin de la impunidad de las grandes corporaciones, presentado en el Foro Económico Mundial de Davos en enero de 2018.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha