eldiario.es

9

DESALAMBRE

Recorrido por la huida siria

Un día, una foto. Una foto, una historia. Recorrido por los lugares donde los casi dos millones de refugiados sirios esperan el fin de la guerra de su país.

Nos acercamos a la nueva vida a la que estas personas han tenido que adaptarse, pero también a la que han dejado a sus espaldas.

El campo de Za’atari en Jordania alberga a 125.000 refugiados de los casi dos millones de personas que han huido de la guerra de Siria, en su mayoría mujeres y niños./ Fotografía: Pablo Tosco

El campo de Za’atari en Jordania alberga a 125.000 refugiados de los casi dos millones de personas que han huido de la guerra de Siria, en su mayoría mujeres y niños. El asentamiento es el segundo más grande del mundo, por detrás del campo de Dadaab, en Kenia. Por su tamaño y población,Za’atari equivaldría a la quinta ciudad de Jordania. Los refugiados viven en tiendas de lona o bien en contenedores metálicos cuya estructura aísla, en la medida de lo posible, el intenso calor de Jordania repartidos por Naciones Unidas./ Fotografía: Pablo Tosco

 Imaha de 46 años es siria y vive en Za’atari con sus seis hijos en uno de los contenedores del campamento de refugiados. / Pablo Tosco/Intermón Óxfam.

Imaha de 46 años vive en Za’atari con sus seis hijos en uno de los contenedores. Abandonó su ciudad, Dar’a, cuando los enfrentamientos entre el régimen de Bashar Al Assad y los milicianos del FSA se empezaron a escuchar cerca. Imaha acude diariamente a este punto de agua instalado por Oxfam a rellenar sus bidones plásticos. La ONG distribuye agua potable en Za’atari suficiente para que cada persona disponga de 30 litros por día para consumo, limpieza e higiene./ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermon Óxfam.

Malak acaba de dar a luz a su pequeña Diaa en el hospital de campaña que el ejercito marroquí ha levantado en el campo de refugiados sirios de Za'atari (Jordania). Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam

Malak acaba de dar a luz a su pequeña Diaa en el hospital de campaña que el ejercito marroquí ha levantado en el campo de refugiados sirios de Za'atari (Jordania). Allí nacen cada día entre 8 y diez bebés, según señalan las cifras de varias ONG que operan en terreno. La carencia de leche, frutas y verduras, una dieta desequilibrada, así como el intenso calor y el constante polvo son algunas de las dificultades que deben enfrentar las mujeres que han sido madres en el asentamiento y sus hijos. Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam

 

Una joven procedente de la ciudad siria de Der’a coge a su hijo en brazos en el contenedor donde viven en el campo de Za’atari./ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

Una joven procedente de la ciudad siria de Der’a coge a su hijo en brazos en el contenedor donde viven en el campo de Za’atari. Los refugiados se instalan en un inicio en tiendas de lona que proporciona el ACNUR. Las fatales previsiones del conflicto en Siria han llevado a esta agencia de Naciones Unidas a desarrollar un plan para sustituir las tiendas por contenedores metálicos (como el de la imagen) acondicionados como viviendas provisionales –con ventanas, sistemas de ventilación y aislamiento para el calor- donde las familias se encuentran más cómodas / Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

El vecindario de Wadi Zeina a las afueras de Líbano acoge a un gran número de Palestinos sirios que vivían en el campo de refugiados de Yarmouk, en Siria, en manos del Ejército Libre Sirio; pero rodeado por las tropas del régimen de al-Assad../ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

Dejamos Jordania a nuestras espaldas, nos vamos a Líbano. El vecindario de Wadi Zeina a las afueras de Líbano acoge a un gran número de Palestinos sirios que vivían en el campo de refugiados de Yarmouk, en Siria, en manos del Ejército Libre Sirio; pero rodeado por las tropas del régimen de al-Assad. La violencia ha hecho que estos refugiados lo sean por dos veces: ahora en Líbano y en pésimas condiciones. Viven hacinados en pisos de alquiler, en tiendas y locales que rentan por precios desorbitados o, como en la imagen, en mezquitas que las familias dividen con tablones y sábanas para tratar de ganar intimidad/ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

Nasser Abu Shalbak es refugiado palestino. Nació en Jordania, vivió en Siria y ahora está desplazado en Líbano./ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

Nasser Abu Shalbak es refugiado palestino. Nació en Jordania, vivió en Siria y ahora está desplazado en Líbano. Vive en un piso de dos habitaciones con 16 familiares más. Abu Shalbak es voluntario de la Asociación Najdeh que distribuye alimentos y artículos de higiene en el vecindario. “Un grupo de refugiados trabajamos con ellos. Eso nos permite asegurar que lo que reparten es lo que realmente necesitamos, pues las cosas aquí están muy complicadas: los palestinos no podemos trabajar en Líbano, donde todo es mucho más caro que en Siria”. / Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

El centro Children of Al Jalil, en el campo de refugiados palestinos del mismo nombre a dos horas de Beirut (Líbano). / Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

El centro Children of Al Jalil, en el campo de refugiados palestinos del mismo nombre a dos horas de Beirut (Líbano), desarrolla, entre otros, programas psicosociales de ayuda a los niños palestinos que han huido de la guerra en Siria. Cuando llegan, sus dibujos están repletos de bombas, tanques y personas muertas. A medida que pasan los días empiezan a aparecer flores, otros niños sonriendo, las casas donde viven ahora con sus familias, incluso banderas sirias en forma de corazón. / Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

El centro comercial abandonado de Al-Waha, a las afuera de Trípoli, donde han llegado han llegado cerca de 130 familias sirias/ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

El centro comercial de Al-Waha a las afuera de Trípoli se levanta rodeado de pinos y frente a un Mediterráneo azul y hoy en calma. Pero lejos de ser un mall al uso, este permanece abandonado. Por ello se han llegado hasta él unas 130 familias con una media de seis miembros. Viven en los locales comerciales; pero no todos deben pagar alquiler. Sólo algunos de los propietarios del centro han optado por cobrar a los sirios. Reciben alimentos de varias ONG internacionales y 8.000 litros de agua diarios./ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

Campamentos de refugiados improvisados instalados a las afueras de las ciudades en el Líbano. / Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

El 80% de los refugiados de Siria no se halla en los campos de refugiados, sino en barrios donde han llegado en busca del apoyo de familiares o amigos, en edificios abandonados y en campamentos improvisados a las afueras de las ciudades, como el de la imagen a las afueras de Trípoli.  En ellos, el reparto de ayuda humanitaria se hace aún más complicado con lo que la situación de los refugiados en cuanto a aprovisionamiento de agua y alimentos, así como higiene y sanidad, es bajo mínimos/ Fotografía: Pablo Tosco/ Intermón Oxfam.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha