eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Fighting from everywhere

Varios inmigrantes dan información a otros inmigrantes en las calles de una ciudad inglesa.

Cuando volvió al trabajo después de unas vacaciones se encontró, para su sorpresa, a otra trabajadora en su lugar y, en lugar de finiquito, la frase "no vengas más: ya no te necesitamos". Sin aviso, sin indemnización... sin apenas excusa. Ella era una inmigrante española sin contrato escrito y con poco dominio del idioma o las leyes británicas y estas, la justicia, estaban del lado de aquellos que la habían humillado. Parecía que no hubiera nada que pudiera hacer.

El caso de Jessica, como comprobó ella más tarde, no es especial sino, por desgracia, prototípico entre los españoles que venimos a buscar empleo a países como Reino Unido. Antes que ella, María había trabajado en una empresa de limpieza que se negó a pagarle las vacaciones que le correspondían; a Silvio le despidieron cuando necesitó unos días libres por asuntos médicos después de varios años cobrando menos del mínimo; Gabriel trabajó en un restaurante donde sufrió acoso laboral y le pagaron menos de lo que le debían (y la policía, por cierto, no hizo nada al enterarse). Cuando leyes y autoridad le dan la mano al empresario dan, además, pista libre para que se vuelvan comunes todo tipo de abusos: impagos, horas extras gratuitas, despidos a capricho, mermas del salario mínimo, vacaciones inexistentes, bulling y acoso sexista… Es el panorama de precariedad laboral que en muchos casos un inmigrante va a encontrarse en el extranjero (por muy bonito que se lo hayan contado).

Si nos unimos, si nos organizamos desde todas partes, ningún abuso va a quedar impune y ningún exilio va a ser capaz de silenciarnos

Seguir leyendo »

¿Dónde estará mi voto?

Viñeta crítica sobre el voto rogado, de masaltoqueelsilencio.wordpress.com.

En las pasadas elecciones europeas, muchos españoles censados y residentes en el extranjero se quedaron sin poder votar. Yo fui uno de ellos: nunca me llegaron las papeletas de voto a mi domicilio de Montpellier (Francia). Al parecer, PP y PSOE están preocupados por la baja participación de los emigrantes en esas elecciones, y en absoluto quieren que la historia se repita en los próximos comicios municipales, ni en los autonómicos ni, mucho menos, en los generales. De modo que cuento mi caso por ver de contribuir a solucionar el problema. 
Para empezar, solicité mi “voto rogado” dentro del plazo establecido, pero el Consulado de España en Montpellier estaba tan atareado que, a lo largo de un año y varios meses, no había tenido tiempo de comunicar mi alta como residente al censo electoral en Murcia. Al aparecer empadronado en ambos países —me dijeron desde la oficina del censo electoral—, no podrían enviarme las papeletas y, por tanto, se me impediría ejercer este derecho constitucional.  
 

Seguir leyendo »

Alemania ante el 2015

Un euro griego.

"¿Pero quién es ese izquierdoso que no nos quiere devolver nuestro dinero?”
 
Esta es la pregunta que formulaba el pasado 31 de diciembre BILD, el periódico sensacionalista de mayor tirada en Alemania. El tema del artículo son las elecciones del próximo 25 de enero en Grecia y la repercusión que tendría para Alemania la posible victoria de Syriza. Renegociar la deuda y los pagos impuestos por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional serían parte de una rebuscada estrategia para financiar los caprichos griegos a costa del dinero de todos los alemanes y alemanas. BILD no se olvida de mencionar la ilegalidad de las medidas de Alexis Tsipras o las conexiones del partido con terroristas. Grecia se convierte en este número-recopilatorio en uno de los temas importantes del 2014; en portada aparecen otras cuestiones de interés: ¿Se casará o no la cantante Helene Fischer? ¿Es el príncipe de Suecia la nueva Royal-Star? ¿Se ha combatido el peligro ISIS? El arte del sensacionalismo.

Seguir leyendo »

Irnos para cumplir nuestros sueños

Guillermo Rodríguez, en el colegio de una comunidad rural en la provincia de Hubei, China.

No tienen derecho. En el debate de los cientos de miles de jóvenes que abandonan España para buscar un futuro, en la farsa de la mejora de las cifras de desempleo haciendo que los jóvenes salgamos de las cifras, en la dificultad de dejar a nuestra gente, nuestra tierra e idioma para llegar adonde sí puede haber oportunidades; la mayor crueldad, el mayor abuso, está en el convencimiento de que quienes nos están haciendo esto no tienen derecho a hacerlo.
 
Somos las pérdidas renunciables. Los daños colaterales. Somos lo que los grandes gobernantes están dispuestos a sacrificar para continuar con esta farsa. Los excesos de las élites financieras internacionales junto con los de nuestra clase política, los silencios de una transición no transitada, los juegos de una mafia que lo ha abarcado todo, y la especulación, y la falta de coraje para cambiar unas estructuras corrompidas, y la vergüenza; son las causas, insólitas, de que seamos parte de una generación sin futuro. Perdida, nos dicen. Y asumen que vamos a tener la templanza de pagar nosotros las consecuencias, de ponerlas a nuestras espaldas, de compensar con nuestras vidas el saqueo, la ineptitud y el abuso de sus acciones. Y se equivocan.

Seguir leyendo »

Sin apoyo político, los jóvenes exiliados lo tenemos crudo

Miguel Rupérez, en su exilio en México.

Desde 2012 cada vez es más frecuente encontrarse en México a españoles con un perfil parecido: jóvenes y cualificados. Si este fenómeno ya no sorprende, sí me está llamando la atención las dificultades a las que se están enfrentando para obtener el permiso de trabajo. A finales de ese año, poco antes de que terminara el mandato del presidente Felipe Calderón, del PAN, se endureció la ley migratoria, que el PRI ha mantenido: fundamentalmente, ya no es posible llegar como turista, buscar empleo y obtener el permiso de trabajo; ahora, el trámite es mucho más burocrático para el empleador y el solicitante tiene que gestionarlo desde fuera del país, por lo que, en resumen, la contratación de extranjeros se ha vuelto extraordinariamente farragosa, lenta y cara.

Meses antes, también en 2012, habían aparecido en la prensa de ambos países varios artículos que explicaban el estupor del Gobierno mexicano ante la repatriación nada más aterrizar en Barajas o El Prat de cientos de turistas en los últimos años. Aunque los mexicanos no necesitan visado para visitar España, se les exigen unos requisitos de entrada igualmente engorrosos, un trato descrito como “despectivo, insidioso e innecesario” por Rosa Montero, por citar una pluma conocida. Poco después, los ministerios de Asuntos Exteriores de España y México emitieron un comunicado conjunto donde aseguraban haber limado asperezas, pero, coincidencia o no, pasados unos meses la ley migratoria mexicana se retorció. En 2012, Brasil decidió aplicarnos el principio de reciprocidad por los mismos motivos.

¿No es hora de reconocer institucionalmente el problema de los jóvenes que tenemos que marcharnos?

Seguir leyendo »

Sí, exilio

La plaza de Margaret Thatcher, rebautizada de la "Juventud Exiliada" en una acción de Juventud Sin Futuro.

Exilio. (Del lat. exilĭum): 1. m. Separación de una persona de la tierra en que vive. 2. m. Expatriación, generalmente por motivos políticos. – Real Academia Española de la Lengua.

 

Hace ya algún tiempo que empezamos a decir eso de que no nos vamos, nos echan. Seis años después del inicio de la crisis en 2008 y tres de la intensificación de la emigración en busca de oportunidades en 2011, es un lugar común señalar que el éxodo tiene causas políticas, causantes, responsables y es reversible. Cuando comenzamos con #NoNosVamosNosEchan, no lo era.

Seguir leyendo »

Censos que cierran sin previo aviso: el enésimo pucherazo electoral del voto exterior

El consulado español en Londres.

La respuesta, como podréis imaginar, es no. A pesar de que el censo electoral de residentes en el exterior no para de aumentar –más de un 45% desde el inicio de la crisis según datos del INE–, la desinformación para los 1,8 millones de electores emigrantes sobre cómo ejercer nuestro derecho a voto es constante. En las anteriores elecciones europeas nos enteramos por casualidad del cierre del censo CERA, el correspondiente a los españoles residentes permanentes en el extranjero, a raíz del  cierre de censo en España para los inmigrantes comunitarios. Ésta fue una de las causas principales de que la participación electoral de los emigrantes se quedara en un ínfimo y antidemocrático 1,84 %, según una  encuesta de Marea Granate. 

Este año, una vez más, la historia se repite: solo tras sucesivas llamadas a la Oficina del Censo Electoral y correos al INE hemos podido confirmar que los "movimientos no notificados" de residentes en el exterior antes del 31 de diciembre quedarán fuera del censo de cara a las elecciones autonómicas del 24 de mayo. Es decir, que quien no esté inscrito en el consulado antes de fin de año no podrá votar. Casi seis meses antes de la cita electoral y, nuevamente, sin aviso oficial alguno. 

Esta ausencia flagrante de información no nos sorprende, ya que se trata de una traba más de las muchas que nos impone la Administración para ejercer nuestro derecho a voto. La reforma de la  Ley Orgánica del Régimen Electoral General (acordada por el PSOE, PP y CIU en 2011) eliminó el derecho a votar en las elecciones municipales para los españoles que residen permanentemente en el exterior e introdujo el voto rogado, una nueva modalidad de sufragio que obliga al potencial votante a "rogar" su derecho a voto en cada proceso electoral.

Seguir leyendo »

Carta a una ministra aventurera

Octavio Domínguez, durante un viaje a Escocia.

"Are you going to Spain for Christmas?” “Oh, yes, you can be sure!” Esta breve conversación se me repite últimamente con bastante frecuencia desde que El Corte Inglés y sus homólogos británicos nos venden que YA es navidad. A casa vuelve por Navidad, eso rezaba el anuncio. El problema es cuando uno ya no sabe cuál es su casa. Este será el octavo año que vuelva a casa por Navidad. Primero desde Alemania, luego desde Italia, luego desde Suiza y ahora desde Inglaterra. Sí, señora ministra, tiene usted razón, yo fui uno de esos jóvenes aventureros que se fueron de Erasmus y se engancharon al “rollito internacional”. El problema, señora ministra, es que después de tantas aventuras, 8 años y algunas incipientes canas más, mire usted por dónde, me apetecía a mí volver a España. No nos engañemos, a pesar de lo mucho que les criticamos su gestión, no todo en España es tan malo. Y aunque lo fuera, es mi cultura, es de donde soy, donde más a gusto me siento y donde tengo muchísima gente importante para mí, incluida mi familia. Y no se engañen. Es precisamente gracias al concepto de familia que tenemos los españoles que esta crisis se les está haciendo a ustedes mucho más fácil, no lo duden un momento.

"Este será el octavo año que vuelva a “casa” por Navidad. Primero desde Alemania, luego desde Italia, luego desde Suiza y ahora desde Inglaterra. Sí, señora ministra, yo fui uno de esos jóvenes aventureros que se engancharon al “rollito internacional”.


Como ya se ha leído en muchas ocasiones, ustedes nos dijeron que cuanto más nos preparásemos, más fácil sería encontrar trabajo. Venga, fardemos un poco. Después de un doctorado en física hecho en el CERN (el mayor centro de aceleradores de partículas de mundo, en Ginebra, al que por cierto su gobierno por poco deja sin financiación española), hablar fluidamente 5 idiomas, tener el título del CAP, un grado profesional de música y experiencias muy variopintas en investigación y educación, simplemente quería dar clase en un instituto de secundaria, a ser posible en España. Creo firmemente que la educación es la única manera que tenemos de cambiar las cosas, y venía dispuesto a aportar mi granito de arena para ayudar a salir de la terrible situación en la que está el país. Pero parece que o no estaba suficientemente formado o es que simplemente no había trabajo ni en la escuela privada, ni en la concertada. Porque claro, de la pública ni hablamos, con las ridículas tasas de reposición que su gobierno ha impuesto. La indiferencia por parte de la mayoría de colegios e institutos en los que deposité mi currículum, créame, señora ministra, hace bastante daño psicológico. Así que acostumbrado ya al extranjero y sin ganas de esperar más por evitar esa inevitable frustración de no encontrar trabajo con las manos llenas de títulos y experiencia, hice las maletas y probé suerte fuera de nuevo. Esta vez en Inglaterra. Y esta vez al exilio, no a la aventura.
Y aquí debo reconocer que mi experiencia es muy distinta a la de muchísimos otros compatriotas exiliados. Para mí aquí todo han sido alfombras rojas, lo cual, después del daño psicológico mencionado, es muy gratificante. A todos nos gusta que nos reconozcan nuestros méritos. Pero aquí no sólo me los han reconocido sino que me han dejado a su cargo lo más preciado que tiene un país: su juventud. La juventud es el futuro de un país y es por tanto en la educación donde está la clave para su devenir. Ustedes no sólo están destrozando el presente deportando a “la generación más preparada”, esa que antaño era el futuro, y que ahora es el presente para otros países. Ustedes también están destruyendo el futuro, están desmantelando la educación, están condenando al fracaso a un país entero que, a pesar de ustedes y los que les precedieron, tiene muchas cosas buenas. Usted no se imagina las ganas que tengo de volver a Sevilla estas vacaciones. Usted no se imagina cómo se siente un exiliado echando de menos a su gente, el humor de su tierra, los cielos azules del sur de España. Usted no se imagina cómo me gustaría poder volver algún día a ser el presente de mi país.

Seguir leyendo »

Juventud migrante: en busca de un futuro digno

Los migrantes representados en este artículo, en un montaje de Marian P. León.

Hoy, 18 de diciembre, se celebra el Día Internacional del Migrante. Una fecha para recordar a quienes se han tenido que marchar de sus países por falta de expectativas laborales o vitales. Gente que ha hecho las maletas, dejando atrás todo lo conocido, para buscarse un futuro digno lejos de sus raíces.

En 'Desde todas partes' hemos recopilado diez casos de migrantes, tanto de personas españolas que se han marchado a otros lugares como de migrantes de otras nacionalidades que han aterrizado en nuestro país. La diferencia entre estos perfiles radica en el lugar de nacimiento, las experiencias vitales y la situación que se encuentran en su lugar de destino, pero en mayor o menor medida todos y todas han tenido que enfrentarse a las causas y consecuencias del exilio.

Son jóvenes, migrantes y con muchas ganas de luchar por un futuro digno. Estas son sus historias, sus aspiraciones y sus reivindicaciones.

Seguir leyendo »

"En España no parece una prioridad estudiar cuánta gente se va"

Puedes ver la versión completa de la entrevista en este enlace.

Seguir leyendo »