eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Cada vez somos más en riesgo

Elecciones Andaluzas 22 de marzo 2015 (c) EFE

Hace décadas algunos expertos pusieron de moda el uso del término “grupos de riesgo”. Trataban de definir a grupos humanos que eran proclives (bajo determinadas circunstancias) a padecer una enfermedad.  Esta expresión se socializó y extendió como si se tratase de una epidemia. Se abusó tanto del término que se convirtió en un sambenito. Se sospechaba e identificaba a quienes se acercaban a la definición. Posteriormente se marginaba a aquellos grupos susceptibles de ser etiquetados como “de riesgo”.

Desde hace siglos los grupos de riesgo han existido en la percepción social. En la Edad Media se establecieron sus categorías básicas: pobres, enfermos y extranjeros constituían el universo de marginación. Tendríamos que precisar mejor: determinados pobres, determinados enfermos y determinados extranjeros. A los poderes públicos de entonces y de ahora les obsesionaba identificarlos, controlarlos y, en algunos casos, segregarlos. En tiempos remotos fueron catalogados como un peligro social. En nuestras sociedades democráticas eran, hasta el momento, merecedores de la atención social. Hasta que llegó la penúltima crisis.

Esta antigua trilogía se mantiene hoy. Nuestra realidad contemporánea está habitada por ellos (pobres, enfermos y extranjeros migrantes). El moderno concepto de exclusión nos ha permitido identificar las características polivalentes de estos grupos humanos. A la pobreza resultante de la carencia de recursos se le suman otros indicadores: ancianos solos, jóvenes anómicos, familias monoparentales, migrantes con trabajo y sin derechos... Enfermos que, aun recibiendo asistencia sanitaria, responden a patologías asociadas a una dimensión social (y por lo tanto presas fáciles de la estigmatización): enfermos de VIH, enfermos mentales, enfermos con patologías duales, toxicómanos... Extranjeros migrantes que sabemos diferenciar, casi de forma natural, de los otros extranjeros denominados turistas. Sobre este grupo se vierten todos los prejuicios: discriminación laboral, exclusión y segregación espacial, ignorancia y rechazo de sus identidades culturales. Una batería de obstáculos legales y sociales para el ejercicio de la ciudadanía plena. Esta realidad explota en momentos de crisis.

Seguir leyendo »

Algo más que un cubo

Imagen de la campaña "4 días al día recogiendo agua" de Ongawa.

Haz la prueba, pregunta a las personas de tu entorno más cercano sobre los objetos imprescindibles para su vida. Muchos dirán que el móvil, la televisión, el coche… Casi ninguno mencionará el tenedor, la cama o el váter -los asociados a las necesidades básicas- y apostaría a que, salvo que preguntes a tu hija o a tu sobrino menor de cinco años, nadie dirá un cubo. Los cubos, esos trozos de plástico que guardamos en los lugares más insospechados –bajo el fregadero, en la ducha, en la terraza,…- con el objetivo de verlos lo menos posible, y de los que sólo nos acordamos cuando tenemos que realizar la tediosa tarea de fregar el suelo de nuestras casas.

Qué diferentes son las cosas cuando vives en un país en desarrollo y eres una de las personas –normalmente una mujer o una niña- que tiene que ir cada día a recoger agua para la familia. Ese objeto de plástico pasa a tener otra categoría cuando eres una de los muchos millones de personas que no tienen garantizado el acceso a una fuente de agua.

El cubo, la garrafa o similar, pasa a convertirse en un objeto vital, en el compañero de horas y horas de camino hasta el punto de agua más cercano. Si eres una mujer de Asia o de África, según Naciones Unidas, caminarás con él o ellos sobre tu cabeza o tus hombros durante una media de 6 km diarios.

Seguir leyendo »

Los circuitos de la corrupción

Imagen del documental "Corrupción: el organismo nocivo".

No hay lugar a dudas, el dinero que entra en el circuito de la corrupción, desaparece para siempre de nuestra economía, de la economía de los ciudadanos de a pie. Es importante que empecemos a percibir la corrupción como la causa directa y cercana de muchas de las carencias que estamos sufriendo como sociedad. Por eso la queja ya no es suficiente, hay mucho que aún no sabemos y la información es fundamental para erradicar ésta lacra.

Lo que conocemos como finanzas éticas y fiscalidad justa, pasa por que el ciudadano conozca en qué se está empleando el dinero que religiosamente y cada vez con más esfuerzo, paga mediante sus impuestos. Pasa también porque ese ciudadano desee involucrarse e influir en las decisiones que afectan a su vida en cuestiones fundamentales, como la enseñanza, la sanidad o la educación.

Y es que lo que nos jugamos no es poco; basta hacer un sencillo cálculo para darnos cuenta de la magnitud de dinero que podría desviarse desde nuestros impuestos hasta los circuitos de la corrupción: la contratación pública supone el 16% de nuestro PIB, calcular una comisión corrupta media de un 3% (que es el porcentaje que nos lanzan los últimos informes) nos llevaría a la apabullante cifra de 160.000 millones de euros al año del conjunto de administraciones públicas.

Seguir leyendo »

Vanuatu: el paraíso destruido

Miles de personas se han quedado sin hogar en Vanuatu tras el impacto del ciclón Pam. (c) Philippe Metois / Oxfam

La gente de Vanuatu está más que habituada a soportar los embistes de huracanes, tsunamis, inundaciones y otro tipo de calamidades naturales. No en balde desde 2011, el país se mantiene en el primer puesto en el Índice Mundial de Riesgos al Desastre. Pero ni siquiera estar en este pódium les has preparado para hacer frente a los vientos de 250Km/h provocados por el ciclón Pam que arrasó la noche del viernes 13 de marzo la capital, Port Vila, y otras decenas de islas. Cinco días después, tal es el caos que aún no se puede valorar con precisión el nivel de destrucción y el número de muertes, pero las cifras que hay hasta ahora ofrecen una foto dramática de lo que ha dejado atrás el ciclón. 100.000 personas desplazadas y el 90% de las casas de la capital gravemente dañadas. Y esto sin tener aún datos de las islas más apartadas donde viven 33.000 personas. Teniendo en cuenta que la población total es de 250.000 personas las dimensiones del ciclón son históricas. De hecho ya es considerado el peor desastre del Pacífico.

Pero lamentablemente llueve sobre mojado. Vanuatu es un país de renta media baja donde el 50% de la población vive con menos de un dólar al día. Esto se explica por las disparidades entre las urbes y la zona rural donde la productividad agrícola es baja y las infraestructuras son casi inexistentes. Mientras los esfuerzos se han centrado en el pasado en las principales ciudades, el 80% de la población, que es campesina, no se ha beneficiado directamente de las mejoras. Sólo el 40% de la población llega a secundaria y el 30% de la población es analfabeta.

Pero el dinero sí que llega a Vanuatu, aunque sea sigilosamente, sin que casi nadie lo vea y mucho menos lo disfrute. Y esto es gracias a que el país es considerado un paraíso fiscal. Eso en términos prácticos significa que aquellas empresas o personas que se establezcan en el país, o que incluso abran una cuenta bancaria, no tienen que pagar ni impuestos sobre beneficios, ni impuestos sobre la renta, ni retenciones fiscales, ni un largo etcétera. La única condición para disfrutar de estas ventajas fiscales es no realizar ninguna actividad económica productiva en el país. La secuencia es sencilla. Llega dinero -atraído por las ventajas fiscales- y se vuelve a ir. Pero la realidad es que este dinero vuela tan rápido como el viento del ciclón Pam. No crea riqueza, no paga impuestos y no dinamiza la economía local, especialmente aquella de la que depende el 80% de la población.

Seguir leyendo »

¿Por qué una reforma fiscal internacional?

Foro Económico Mundial Davos 2015

Hoy se pone en marcha desde Nueva York un panel de expertos para plantear soluciones a la fiscalidad internacional de las grandes empresas. Contará con voces tan reconocidas como el premio nobel Joseph Stiglitz, Magdalena Sepúlveda, Eva Joly, Suzanne Matale, Léonce Ndikumana, Manuel Montes e Ifueko Omoigui-Okauru, bajo la coordinación de José Antonio Ocampo, anteriormente Secretario General para asuntos económicos y sociales de Naciones Unidas y ahora profesor en la Universidad de Columbia.

¿Por qué este panel es tan necesario ahora?

¿Quién se puede imaginar, por ejemplo, que Tanzania pueda negociar un acuerdo fiscal en igualdad de condiciones frente a Estados Unidos? O ¿qué intereses van a primar si Luxemburgo está presente en las negociaciones internacionales mientras un país como Sierra Leona no lo está?

Seguir leyendo »

¿Todo vale en comercio exterior?

Tanzania 2006. cc Javier Pérez

En España, mientras que algunas problemáticas reciben respuesta inmediata por parte de la Administración otras pasan al olvido; a la hora de acceder e influir sobre los decisores políticos, la disparidad es abismal; y tampoco soportamos todos la aplicación de la ley con el mismo rigor. Estos rasgos, generalizables a cualquier ámbito social, se dan con especial intensidad en la Política Española de Internacionalización de la Empresa. En unas semanas se publica un informe que CIECODE ha elaborado para la Plataforma 2015 y más en el que se analiza en qué medida esta política incorpora criterios de desarrollo humano en su diseño e implementación. Las evidencias que este informe ofrecerá permiten plantear una interesante reflexión en torno a tres particulares aspectos de la desigualdad en España: en el establecimiento de prioridades políticas, en el trato ofrecido a distintos actores y en la capacidad de influencia política. Hoy me gustaría comentaros la primera de ellas.

En primer lugar, desde el inicio de legislatura el Gobierno ha tenido tiempo de aprobar una Estrategia Nacional de RSE, otra sobre Internacionalización de la Economía Española y otra sobre Acción Exterior, así como diversas leyes orientadas a facilitar la expansión exterior de los inversores españoles y cubrir sus riesgos. Por el contrario, el borrador final del I Plan sobre Empresa y Derechos Humanos lleva meses descansando en un cajón de La Moncloa, aunque aún con mejor suerte que el II Plan Nacional de Derechos Humanos, del que ni siquiera se tienen noticias.

En segundo lugar, quince años después de la entrada en vigor del Convenio Anticohecho de la OCDE, ningún individuo ni empresa española han sido sancionados por corromper a funcionarios extranjeros y las siete investigaciones iniciadas han sido cerradas por falta de evidencias o prescripción del delito. Mientras, en el resto de la OCDE ya ha habido más de 300 condenas por esta clase de delitos. ¿Será quizá debido a la ética de los empresarios españoles? La OCDE nos saca de dudas: España es el 5º país de la OCDE con peor percepción internacional en la propensión de sus empresarios a pagar sobornos.

Seguir leyendo »

La creciente desigualdad en Grecia

Grecia

Desde que en mayo de 2010 se acordara el primer rescate a Grecia con las consiguientes medidas de austeridad, la desigualdad no ha dejado de aumentar en el país. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya reconoció hace un año y medio este problema. La prioridad ahora para el nuevo gobierno de Alexis Tsipras es aliviar las situaciones de pobreza extrema y corregir las desigualdades.

En junio de 2013, en su informe de evaluación sobre el programa aplicado en Grecia, el FMI señalaba que “el peso del ajuste no ha sido distribuido de forma equilibrada entre todos los sectores sociales” e identificaba como una de las causas principales de esta desigualdad el fracaso en la lucha contra la evasión fiscal entre las rentas más altas. Unos meses más tarde, publicaba un informe titulado “Política fiscal y desigualdad de renta”.  En él se llegaba a la conclusión de que las políticas de consolidación fiscal aplicadas en Grecia entre 2008 y 2012 llevaron a que la renta del 10% más pobre de la población disminuyera en mayor medida que en el resto de la población. A ello se suma el hecho de que la disminución de la renta disponible en Grecia haya sido mayor que en otros países.

Según el informe del FMI, una de las medidas que más ha contribuido a ellos parece haber sido el impuesto de la renta y, más concretamente, la desaparición del tramo de renta exenta que, hasta 2011, se situaba en los 12.000 euros anuales. Hace una semana el Ministro de Finanzas, Yannis Varoufakis, reiteró su compromiso de implantar de manera progresiva esta exención. Además, entre las siete medidas que propuso el gobierno griego a sus socios de la Eurozona el pasado 6 de marzo, hay tres que pueden ayudar a paliar la desigualdad: poner en marcha una agencia que se ocupe de la lucha contra la evasión fiscal, implantar mejoras en la legislación tributaria que facilitarán el pago de los impuestos atrasados y combatir la crisis humanitaria con medidas que provean de comida, alojamiento y luz a quienes carezcan de ellas.

Seguir leyendo »

Acostumbrados a la desigualdad

Valla de Melilla con doce personas doce inmigrantes frente a campo de golf. Fotografía José Palazón-Prodein

Han pasado algunos meses desde que vimos en este mismo diario la foto tomada por José Palazón en la que se veía a un grupo de personas intentando cruzar la valla de Melilla. La tristemente célebre valla que simboliza, como pocos lugares en el mundo, el contraste entre la aspiración a una vida mejor y la protección de un modelo de vida. La valla, testigo de la vulneración de derechos humanos, es el escenario de uno de los mayores dramas de la historia, especialmente de nuestro tiempo: la insoportable desigualdad en las condiciones de vida entre unas personas y otras.

La gran diferencia entre esta fotografía y muchas imágenes que habíamos visto hasta entonces (y a las que parecíamos estar acostumbrados) es que esta “nos” coloca dentro del cuadro. Una perspectiva más amplia y un ángulo más abierto muestra que, a pocos metros de donde muchas personas inmigrantes se juegan la vida ―y el futuro de sus familias―, otras disfrutan relajadas, indiferentes al drama.

La fuerza de esta imagen no solo se plasma en la evidencia desgarradora de una desigualdad extrema sino, sobre todo, en la indiferencia y en la aceptación de la desigualdad. Y es sin duda esta aceptación la que permite que siga existiendo la desigualdad. Por eso la fotografía nos interpela, nos afecta y nos conmociona, porque señala que son precisamente la indiferencia y la aceptación las que explican la reproducción de la desigualdad.

Seguir leyendo »

A igual trabajo, desigual salario

Fábrica Cotton NYC

Comiendo un día con una amiga, comentábamos lo mucho que han bajado los sueldos de las personas trabajadoras en España en comparación con lo que se cobraba hace diez años. Esta situación ha afectado tanto a hombres como a mujeres, pero no por igual. La brecha salarial de género ha aumentadonotablemente desde el año 2008 hasta hoy, no solo no se ha reducido, sino que ha crecido. Según datos del año 2012, las mujeres ganan un 24% menos que los hombres en nuestro país. Y una vez más, los datos españoles se alejan de los datos europeos: mientras la media europea de diferencia salarial por hora entre hombres y mujeres se sitúa en el 16,5%, la media española del año 2012 fue de 19,3%, muy próxima a los niveles del año 2002 con una media de 20,2% de diferencia salarial entre ambos sexos

¿Y por qué ha aumentado tanto esta diferencia? Una de las razones es que son las mujeres las que siguen asumiendo en mayor medida contratos a tiempo parcial y contratos temporales. El 76% de las personas que desempeñan trabajo a tiempo parcial son mujeres. Además, los sectores de actividad feminizados, como la limpieza o el trabajo doméstico, están especialmente precarizados y se caracterizan por ofrecer sueldos bajos.

Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, un día que se conmemora en todo el mundo y que nació como homenaje a las mujeres que un 8 de marzo de 1908 murieron en la fábrica textil Cotton de Nueva York por protestar contra los bajos salarios y contra las malas condiciones laborales que sufrían. Más de cien años después, la igualdad de derechos por la que luchaban estas mujeres a principios del siglo XX no ha sido alcanzada. Las mujeres siguen siendo hoy quiénes en mayor medida se hacen cargo de los cuidados –un trabajo que no suele ser socialmente reconocido ni visibilizado- y quiénes aún en la actualidad, por el mismo trabajo cobran menos que sus compañeros varones.

Seguir leyendo »

Rumbo al paraíso

Rumbo al Paraíso

Muchas de las grandes empresas pagan pocos impuestos, y no los pagan allí donde desarrollan su actividad económica real sino todo lo contrario, lejos, bien lejos. No lo digo yo, lo dicen el G20  y la OCDE que en plena crisis financiera y económica mundial, no les ha quedado más remedio que reconocer que las estrategias financieras, de la que abusan muchas de las grandes empresas para reducir al mínimo los impuestos que pagan, se han convertido en una práctica muy  generalizada con un grave perjuicio para el conjunto de la sociedad.

Hoy se crean filiales en cualquier lugar del mundo en un tiempo récord y sin desplazarse, sin nada sustancial ni tangible detrás, ni trabajadores ni instalaciones. Nada, son solo empresas pantalla que más bien parecen el juego de las muñecas rusas. Un holding propietario de otro holding, propietario de otro holding… y así tantas veces cómo haga falta para transferir artificialmente beneficios de los países donde se opera (con más impuestos) hacia paraísos fiscales (con impuestos mínimos o ninguno). Son movimientos que se generan para reducir las bases imponibles, que responden al único objetivo de pagar menos impuestos. Préstamos financieros que generan gastos deducibles, pagos astronómicos por el uso de marcas, cánones por prestaciones de servicios muy por encima del precio de mercado… fórmulas varias, de las que empresas como Google, Amazon, Starbucks o McDonalds parecen aprovecharse, combinándolas de tal forma que el beneficio se queda retenido en los paraísos fiscales.

El problema es que mientras las grandes empresas operan sin límites ni fronteras, las administraciones tributarias de los países no pueden rastrear esta maraña de sociedades en paraísos fiscales por no tener plenas competencias fuera del territorio nacional.

Seguir leyendo »