eldiario.es

9

Cómo quiere luchar la Comisión Europea contra el escaqueo fiscal de las multinacionales

Bruselas pretende armonizar las reglas que se deben seguir para calcular la base imponible del Impuesto de Sociedades

En una segunda fase, aspira a lograr la consolidación de la base imponible de este tributo

Las nuevas normas afectarán de forma obligatoria a todas las empresas con unos ingresos anuales superiores a 750 millones de euros

La CE rebaja el crecimiento para la UE y la eurozona para 2016, hasta el 1,9 % y 1,7 %

Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea. EFE

La Comisión Europea ha recuperado su vieja propuesta de armonizar la base imponible del impuesto de sociedades en la UE. Una medida con la que quiere combatir la elusión fiscal de las grandes multinacionales. La iniciativa ha fracasado en dos ocasiones, pero Bruselas cree que los países tienen ahora menos margen para oponerse a la medida.

Escándalos como Lux Leaks, Bahamas Leaks, o los 13.000 millones de euros que Apple ha dejado de pagar en impuestos y que ahora deberá devolver, han generado un rechazo social que los Gobiernos no pueden obviar tan fácilmente.

Primero, lo más factible

Aprobar una reforma fiscal en la UE es difícil porque se requiere la unanimidad de todos los Estados. Durante los cinco años en los que el Ejecutivo comunitario ha estado negociando su última propuesta, ha podido comprobar que uno de los aspectos por los que no ha salido adelante es porque era demasiado ambiciosa. Por eso, ahora propone dividirla en dos fases, dejando la más polémica para el final. Espera así salvar los vetos de Reino Unido o Irlanda, Holanda o Luxemburgo.

Mismas reglas en 2018

En primer lugar, quiere armonizar las reglas que se deben seguir para calcular la base imponible del Impuesto de Sociedades. Por ejemplo, fijando qué tipo de activos se pueden desgravar. La Comisión espera que los Estados miembros las acepten en 2018, de forma que puedan entrar en vigor en 2019.

Una única factura toda la UE

En una segunda fase, Bruselas quiere lograr la consolidación de la base imponible del impuesto. Es decir, permitir a las multinacionales o grupos de empresas calcular sus ingresos y sus pérdidas en base a la actividad que han generado en toda la UE. Así, podrán hacer una única factura y se repartirá el impuesto entre los países europeos donde la compañía está presente.

La intención de la Comisión Europea es empezar a negociar esta segunda parte de la propuesta inmediatamente después de que la anterior haya entrado en vigor.

Más de 750 millones de euros anuales

Las nuevas normas afectarán de forma obligatoria a todas las empresas con unos ingresos anuales superiores a 750 millones de euros. En total, unas 3.000 empresas, según los cálculos de la Comisión Europea. Son las grandes multinacionales las que tienen la capacidad para cerrar tratos ventajosos con Gobiernos y por eso quiere aumentar la transparencia de su actividad fiscal. Al fijar unos criterios comunes para fijar el impuesto de sociedades, se quiere poner fin a la competencia que existe hoy en día entre las distintas haciendas nacionales.

No se unifica el impuesto

La Comisión Europea no pretende crear un impuesto de sociedades único para toda la UE. Cada Estado miembro seguirá siendo capaz de decidir qué gravamen establece. Pero deberá hacerlo en base a unos parámetros comunes, que contribuyen a aumentar el grado de previsibilidad.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha