eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

VÍDEO EN DIRECTO El juicio del procés

Una investigación de la UE amenaza con disparar la factura del rescate a la banca en 40.000 millones

Bruselas investiga la legalidad del tratamiento otorgado por el Gobierno español a los créditos fiscales de los que disfruta la banca

Las entidades aseguran que todo ha sido supervisado por las autoridades europeas y que no conciben un cambio de criterio

De haberlo, los bancos deberían captar más capital para asegurar su solvencia; de lo contrario, sería el Estado quien debería contabilizar esos millones como parte de las ayudas públicas para rescatar al sector financiero

43 Comentarios

La Comisión Europea aborda la investigación antimonopolio a Google

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

Nos habían hecho creer que el rescate a la banca española había concluido. Que la reestructuración financiera estaba terminada y que la salud de nuestros bancos, según los test de estrés de octubre, era excelente. Pero no. Como si se tratase de un enrevesado guión de culebrón, la historia da un nuevo giro.

El pasado martes, Bruselas anunció que está investigando si los DTA de la banca española son o no una ayuda ilegal de Estado (también investiga a Italia, Portugal y Grecia). El asunto es rebuscado y técnico, pero están en riesgo nada menos que entre 40.00040.800 millones de euros, según las últimas estimaciones. Una cuantiosa receta que, si el asunto se complica, tendríamos que abonar, de nuevo, todos los contribuyentes españoles.

¿Qué son los DTA? Se trata de un dinero que actualmente los bancos contabilizan como capital de máxima calidad y gracias al cual superaron el examen de solvencia, pero que, en caso de que cambie el criterio se traduciría en suspensos y en la necesidad de nuevos rescates.

Los banqueros españoles, aunque ojipláticos ante el anuncio de Bruselas, aseguran que no tienen ningún temor. Apuntan a los intereses políticos como motivo de la investigación. "Es un tema que tiene un componente más político que económico por el tipo de países que estamos más afectados por los DTA. El problema, en Europa, es que tenemos una normativa de capital unificada para todos los bancos, pero no tenemos criterios fiscales unificados. España e Italia tratan de forma distinta los DTA a como lo hacen Francia o Alemania", aseguró José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en el XXII Encuentro del Sector Financiero celebrado esta semana en Madrid.

Para entender un poco mejor la situación, hay que empezar por saber de qué estamos hablando. DTA son las siglas que responden a Deferred Tax Assets, es decir, Activos Fiscales Diferidos. Una especie de conejo en la chistera de la ingeniería financiera que encaja en la legalidad y del que disfrutan las empresas en todos los países europeos, aunque cada uno los adereza al gusto nacional.

Capital de no tanta calidad

Se trata de créditos fiscales que las empresas generan frente al Fisco en base a unos gastos que no pueden deducirse del Impuesto de Sociedades. Por ejemplo, el dinero que aparcan para cubrir problemas futuros (provisiones) y el que se gastan en los planes de pensiones de sus empleados. Ambos reducen los beneficios pero no la base imponible sobre la que pagan impuestos, por lo que, supuestamente, su factura fiscal es mayor de lo que debería. Por eso, el Estado calcula ese desfase y permite contabilizarlo como un crédito con Hacienda. Si además la compañía tiene pérdidas, éstas también podrán ser compensadas con beneficios del futuro y engordar esos DTA. Hasta el punto de que empresas con beneficios pueden acabar sin pagar un duro a Hacienda en base a esas compensaciones.

La reforma financiera española, con compras de bancos en quiebra, pérdidas abundantes y demás estragos ha cargado a la banca de este tipo de créditos. Pero, ¿qué pasa si esos beneficios no llegan y la compañía acaba en quiebra? ¿Paga alguien ese dinero?

Ante las dificultades para llegar a cobrar esos DTA en ausencia de beneficios o en caso de quiebras, los reguladores financieros internacionales cambiaron de criterio. Las reglas del sector, conocidas como Basilea III, han prohibido lo que hasta entonces estaba permitido, que esos DTA pudieran ser considerados capital de máxima calidad (aquel que es el mínimo exigible para que una entidad sea considerada viable), y ha dado a los bancos un plazo de cinco años para sacar esas cuantías del Core Capital Tier1, donde están los activos de mayor calidad de los bancos.

Un regalo a la banca

¿Hay motivos para el pánico? Sin esos DTA como capital de máxima calidad, la mayoría de los bancos, al menos los españoles, no cumplirían los requisitos de solvencia exigidos por la regulación. Es decir, no llegarían al capital mínimo de máxima calidad que exigen los reguladores. Según El Confidencial, Abanca y BNM serían las entidades con más problemas. Bankia, Sabadell y CaixaBank también tendrían que captar más capital y solo Santander, BBVA y Popular podrían respirar tranquilos.

En marzo de 2013, el entonces comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, amplió el plazo para sacar los DTA del capital de máxima calidad de cinco a diez años. Pero a algunos no les pareció suficiente ayuda. Para evitar un nuevo descalabro financiero, países como Italia o España, entre otros, echaron un capote adicional a sus bancos. Arroparon esos DTA con la cobertura pública. España aprobó el 29 de noviembre de 2013 un real decreto que los más críticos calificaron como un regalo a la banca, por el cual el Gobierno se comprometió a avalar la mayoría de los DTA que los bancos españoles tenían en sus balances.

El texto servía para asegurar que, en caso de problemas, el Estado pagaría esas cuantías derivadas de los DTA. De esta forma transformó el derecho fiscal en dinero casi seguro que por tanto podía seguir contando como capital de máxima calidad en los balances de la banca. Bajo este estatus se encuentran 40.800 millones de euros. Esa decisión del Gobierno español fue supervisada y aprobada tanto por el Fondo Monetario Internacional como por Bruselas, que en aquellos momentos vigilaban al sector financiero rescatado.

Gracias a eso, los bancos españoles pudieron superar con buena nota los test de estrés a los que fueron sometidos por el Banco Central Europeo, el pasado mes de octubre.

"No somos Italia ni Grecia"

Lo que ahora se plantea Bruselas es si este 'aval' es legal o constituye una ayuda de Estado para favorecer a un determinado sector económico. Más allá del estupor por la noticia, los banqueros españoles aseguran estar tranquilos por haber hecho todo conforme a la ley. "Desde junio de 2012, la reforma del sistema financiero español ha estado supervisada hasta la última coma por Bruselas. Durante el año pasado, el Banco Central Europeo y la Autoridad Bancaria realizaron una investigación a conciencia en las entrañas de nuestros bancos. Dudar ahora de lo que se ha hecho durante todo este tiempo no tiene ningún sentido. No somos Italia ni Grecia", aseguran fuentes financieras.

La única explicación posible llega desde los ámbitos políticos. Primero, la cartera europea de Competencia, en manos del español Joaquín Almunia durante toda la crisis, ha pasado ahora a manos de la danesa Margrethe Vestager. "A su mesa han llegado varias preguntas y requerimientos de información por parte de diversos parlamentarios, y tanto ella como el BCE están obligados a responder. Además, el nuevo equipo europeo de Competencia tiene interés en este cambio de criterio", explica otra fuente de sector.

La jugada, de acuerdo con esas fuentes, tiene mucho que ver con el interés de Alemania por "desviar la atención del supervisor financiero, de nuevo, a los países del sur, y evitar que escudriñe con esmero lo que hay en su sistema financiero". Un nuevo pulso de los alemanes contra la banca de los países bautizados en los momentos más agudos de la crisis como PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España).

Aunque los financieros consultados aseguran que los bancos españoles están fuera de todo peligro, lo cierto es que la investigación de Bruselas sigue su curso y si ese aval sobre los DTA es considerado como una ayuda de Estado ilegal, la banca debería captar a toda prisa esos 40.800 millones para cumplir con las exigencias de tener en sus balances un capital de máxima calidad que al menos sea del 5,5%, según el escenario más estresado de los test de esfuerzo.

De no conseguirlo, la receta pasaría al Estado y se sumaría a los 61.500 millones gastados directamente en rescatar a los bancos, a los que se añaden los casi 300.000 millones puestos a disposición del sector por el Estado español.

"Lo que realmente había que hacer es un seguro anticambios regulatorios. No es coherente que cada dos años se modifiquen las leyes. Eso no hay negocio que lo aguante", sentencia un financiero nada contento con las noticias llegadas desde Bruselas. El asunto, en cualquier caso, tardará mucho tiempo en resolverse.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha