eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

EEUU demanda a Volkswagen y a su ex director general Martin Winterkorn por fraude con los motores diésel

El regulador bursátil estadounidense destaca que "de abril de 2014 a mayo de 2015, Volkswagen emitió más de 13.000 millones de dólares en bonos y valores cuando sabían que más de 500.000 vehículos excedían los límites de emisiones"

"Al ocultar el engaño de las emisiones, Volkswagen obtuvo centenares de millones de beneficios al emitir los valores a tipos más atractivos para la compañía", añade la SEC en su demanda

EE.UU. demanda a VW y Winterkorn por fraude con sus motores diésel

El ex director general de Volkswagen Martin Winterkorn.

La Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC) acusó a Volkswagen (VW) y su exdirector general Martin Winterkorn de fraude por valor de miles de millones de dólares por el escándalo de los motores diésel trucados. LaSEC presentó la acusación contra VW y Winterkorn en la noche del jueves en los tribunales de California.

El regulador bursátil estadounidense señaló en un comunicado que, "de abril de 2014 a mayo de 2015, Volkswagen emitió más de 13.000 millones de dólares en bonos y valores respaldados por activos en los mercado estadounidenses cuando los principales ejecutivos sabían que más de 500.000 vehículos excedían los límites de emisiones".

La demanda de SEC afirma que VW "realizó declaraciones falsas y engañosas a los inversores y suscriptores sobre la calidad de los vehículos, su cumplimiento medioambiental y la situación financiera de VW".

"Al ocultar el engaño de las emisiones, Volkswagen obtuvo centenares de millones de beneficios al emitir los valores a tipos más atractivos para la compañía", añadió SEC.

La codirectora de la División de Cumplimiento de SEC, Stephanie Avakian, declaró que VW "ocultó su engaño de emisiones durante una década a la vez que vendía miles de millones de dólares de bonos a inversores a precios inflados".

En septiembre de 2015, las autoridades medioambientales de EE.UU. revelaron que los vehículos del Grupo Volkswagen equipados con motores diésel 2.0L TDI estaban equipados con un software que ocultaba las emisiones reales de óxidos de nitrógeno.

Según los datos de la Agencia de Protección Ambiental del país (EPA) y de las autoridades de California, los vehículos vendidos entre 2009 y 2015 emiten hasta nueve veces más óxido de nitrógeno que los máximos autorizados por la legislación estadounidense.

Los motores contaban con un software que detectaba cuándo estaban siendo sometidos a pruebas de emisiones y reducía el rendimiento del motor para que dichas emisiones de óxidos de nitrógeno se ajustasen a los máximos permitidos en Estados Unidos. El óxido de nitrógeno es una sustancia considerada cancerígena por las autoridades sanitarias.

Tras el estallido del escándalo, el entonces presidente del Grupo Volkswagen, Martin Winterkorn, se vio forzado a dimitir aunque rechazó cualquier responsabilidad en el escándalo y fue imputado en marzo de 2018 por el llamado "dieselgate".

Los fiscales estadounidenses han indicado que en julio de 2015 Winterkorn fue informado de la manipulación de los motores diésel y del mecanismo utilizado para hacerlo, y que durante la reunión se discutieron "las consecuencias potenciales" si VW era descubierta.

A pesar de ello, Winterkorn decidió no revelar la trampa en los motores ni cesar el fraude. El trucaje fue descubierto poco después de forma casual por una universidad estadounidense.

En julio de 2018, los tribunales aprobaron un acuerdo de compensación entre VW y los propietarios de vehículos de la compañía con motores diésel trucados, que contempla algo más de 10.033 millones de dólares en compensación para los dueños.

Además, VW acordó destinar 4.700 millones de dólares a dos fondos para "mitigar los efectos causados por las emisiones ilegales de óxidos de nitrógeno" e invertir en tecnologías de cero emisiones. 

Esta misma semana, el presidente de la compañía alemana,  Herbert Diess, explicó que su Grupo va a lanzar casi 70 modelos eléctricos nuevos en los próximos diez años, en vez de los 50 anunciados hasta ahora.

Como un vehículo eléctrico se puede producir con un 30% menos de esfuerzo que un vehículo de motor de combustión, "vamos a recortar empleos", apostilló Diess. En Alemania la ofensiva de eléctricos va a suponer el recorte de entre 7.000 y 8.000 empleos hasta 2023 y 2024, la mayor parte de ellos administrativos en las factorías de Hannover y Emden.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha