eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

ENTREVISTA | Domingo Cavallo

"La salida del euro provocaría una devaluación que afectaría al coste de la vida. Un desastre"

Domingo Cavallo, el ministro de Economía que impuso el corralito argentino de diciembre de 2001, ve similitudes entre la situación de la economía griega y la de su país hace casi 15 años

Considera que un retorno al dracma sería "un desastre" para Atenas y que sólo haciendo reformas Tsipras tendrá "autoridad" para pedir un alivio de la deuda

"Fue Europa la que no permitió a Grecia en 2010 hacer una reestructuración ordenada cuando sus acreedores eran bancos"

39 Comentarios

El exministro argentino Domingo Cavallo

El exministro argentino Domingo Cavallo

Ahora es profesor visitante en Harvard y Yale, ejerce labores de consultoría y ha publicado recientemente un libro, Camino a la estabilidad (Editorial Sudamericana, 2014). Pero Domingo Cavallo (Córdoba, 1946) fue también el superministro de Economía de Argentina durante buena parte de la era neoliberal de Carlos Menem y, entre marzo y diciembre de 2001, en plena crisis de deuda: fue él el que impuso el corralito y el corralón, la conversión de la economía nacional en pesos.

Sus devaneos judiciales rozan el centenar de casos, pero defiende su gestión a capa y espada y no se arrepiente de nada. “Argentina debió haber continuado los ajustes fiscales que permitieron eliminar la hiperinflación y tener once años de estabilidad antes de la gran crisis”, remacha.

Cavallo atiende a eldiario.es en una entrevista telefónica de cerca de una hora de duración con motivo del corralito griego, mucho menos dramático por ahora que el de Argentina hace casi 15 años. Achaca a Tsipras la responsabilidad en la ruptura de las negociaciones y le aconseja seguir con las medidas de austeridad, pero ve una vía para que Atenas consiga la reestructuración de deuda que le negaron sus socios europeos hace un lustro. “Alemania también cometió un error garrafal en 2010 al proteger a sus bancos”.

En su blog pide al Gobierno griego y a la UE que eviten que el corralito se transforme en corralón.

El corralito no lo han podido evitar, como no lo pudimos evitar nosotros: cuando la gente retira depósitos del banco y los quiere transferir al exterior, el sistema bancario agota su liquidez. Y si no hay Banco Central para proveer más liquidez, no hay otra alternativa que poner restricciones al retiro en efectivo y controles de cambio. Los griegos pudieron evitar el corralito si hubieran continuado la negociación y llegado a un acuerdo. Pero aún pueden evitar lo que nos pasó a nosotros: la pesificación de todos los contratos, préstamos y depósitos incluidos, que estaban en dólares. Eso provocó una enorme devaluación del peso que trajo consecuencias muy negativas para Argentina.

¿El corralón es la salida de Grecia del euro?

Sí. Estos días la gente puede utilizar en Grecia su dinero para pagos con tarjeta de débito y crédito, transferencia bancaria o cheques. Hoy un griego puede seguir comprando una propiedad o un automóvil, y ese dinero sigue estando en euros. Lo que no pueden es transferir dinero al exterior. Los 60 euros que se pueden retirar al día alcanza para vivir seguramente al 95% de la población. ¿Y si sale el no? Directamente se cancelará toda provisión de liquidez del BCE a los bancos helenos. Entonces no sería raro que el Gobierno reintrodujera el dracma. Todo el dinero de los griegos en los bancos pasaría a dracmas. Se produciría una salida del euro y un default de la deuda externa pero también interna, con los depositantes nacionales. Y habría una devaluación que afectaría al coste de la vida. Un desastre.

Hay economistas que defienden la salida del euro y la devaluación como la mejor salida para reactivar el consumo y la economía de Grecia.

La devaluación no va a reactivar la economía. Al contrario, la devaluación implica un ajuste fiscal brutal, una caída de los salarios reales y de las pensiones. Una recesión profunda. Una caída mucho mayor de lo que pide Europa. Al cabo de dos años, al recuperar competitividad por esos ajustes teóricamente podrían aumentar las exportaciones, pero yo lo dudo mucho. Grecia no tiene sectores exportables.

¿El BCE no debería aumentar la liquidez?

No lo hizo porque Grecia interrumpió las negociaciones. El caso de Argentina fue diferente. El prestamista de última instancia era el Fondo Monetario Internacional en medio de una corrida bancaria y cuando ya estábamos embarcados en una reestructuración ordenada de la deuda. Fue el FMI el que canceló las negociaciones y no desembolsó lo comprometido. No tuvimos otra alternativa.

¿Tienen que ver las crisis de Argentina y Grecia? Atenas tiene una divisa compartida con otros 18 estados, a diferencia de...

Sí, sí, claro que tienen que ver. Es que Argentina no tenía eso que se dice de paridad dólar-peso. Eso solo lo tenía una parte muy reducida de la economía que se manejaba con pesos, todos ellos respaldados en dólares por una caja de conversión. El 90% de las transacciones de la economía se hacían en dólares. Argentina estaba en el área del dólar, exactamente como Grecia está en el euro. Y Argentina no podía emitir dólares, como Grecia no puede emitir euros. Cuando la provisión de liquidez se interrumpe, decida esto quien lo decida, el país está obligado a imponer controles de cambio y un corralito.

La devaluación del peso y la reestructuración de la deuda están en la base de la recuperación argentina tras el corralito.

No, no… Cuando se impuso el corralito Argentina seguía cumpliendo perfectamente con sus obligaciones de la deuda. Lo que hubo fue disturbios organizados por la oposición, que no apoyó al Gobierno en su negociación con el FMI. En su lugar lo derribó y llegó un nuevo Gobierno, que bajo la influencia de empresarios fuertemente endeudados en dólares y también de los bancos extranjeros pesificó la economía. Ese golpe institucional fue en contra de los intereses de Argentina y provocó la catástrofe de 2002.

¿Y la reestructuración de la deuda?

Bueno, es que en la práctica Argentina no consiguió ningún alivio de la deuda. Al contrario, quedó aislada del sistema financiero internacional, dejó de recibir inversión extranjera y financiamiento exterior. Pudo sobrevivir y crecer unos años con los recursos propios y el ahorro interno. Pero en sectores clave como la energía o transporte que fueron expropiados se paralizó la inversión. Y por esa falta de inversión hoy hay cuellos de botella muy serios en la economía: falta provisión de gas en invierno, cortes de electricidad en verano, problema de abastecimiento de insumos… Argentina sufre una estanflación.

Argentina canceló deuda con el FMI o con países como España.

Ah sí, sí, ¡por supuesto! Argentina canceló deuda con tremendo esfuerzo aunque ayudada por los precios tan buenos de sus exportaciones. Hubiera sido mucho más razonable que en lugar de pagar por anticipado al FMI, Argentina hubiera utilizado esos recursos para una reestructuración ordenada de la deuda. Hoy se da el problema de los fondos buitre y nunca logró recuperar el acceso a los mercados de capitales.

La reestructuración parece inevitable para la recuperación. Alexis Tsipras la reclama para Grecia.

Pero una cosa es una reestructuración ordenada de la deuda y otra es un default. Grecia ya reestructuró su deuda con los bancos acreedores en 2012. Si hubiera reestructurado de la misma manera toda la deuda que tenía en 2010, hoy tendría un nivel de endeudamiento mucho menor. Pero Europa le impidió reestructurar en ese momento y le dio mucha plata a Grecia para que los griegos le pagaran a los bancos alemanes, franceses, ingleses… Resulta que le prestaron a Grecia para pagar a los acreedores en vez de forzar a éstos a hacer un bail in [rescate a costa de los accionistas y sus depositantes], y ahora el país está en una situación que por más que siga haciendo ajuste fiscal continuará con una deuda muy alta porque Europa no le quiere aliviar.

La estrategia debería ser: primero, que Grecia siga implementando reformas y medidas de austeridad, de manera más sana y transparente; y segundo, Europa tendría que otorgarle una quita o una reducción de los intereses durante un tiempo largo para no ahogarla. La deuda es cercana al 200% de su PIB: Argentina en 2001 tenía una deuda del 50% del PIB.

Usted dice que el FMI se portó mal con Argentina. El FMI ahora parece ser el único que acepta una quita a la deuda pública helena y los demás (BCE, Fondo para la Estabilidad Financiera, etcétera) están enrocados, empezando por Alemania.

Yo creo que no es así. Lo que ha impedido el acuerdo es la opinión del Gobierno de Tsipras, que exige reestructurar la deuda y no realizar a cambio reformas ineludibles que permitan al país ganar competitividad. La generosidad del sistema griego de pensiones, el sistema impositivo, el gasto público o los subsidios que reparte, todo esto no puede ser financiado con recursos propios. Así nunca saldrá de la crisis, sin un ajuste real y transparente como el que le pide Europa. Por eso no tiene autoridad para exigir una quita. Solo haciendo las reformas Tsipras puede pedir un alivio.

Grecia en realidad tenía y tiene muy buenos argumentos para hacer una quita: fue Europa la que no permitió a Grecia en 2010 hacer una reestructuración ordenada cuando sus acreedores eran bancos. Como dije, los países miembros protegieron a sus bancos para que no perdieran la plata que prestaron. Europa también tiene que ser razonable. Pero Grecia no conseguirá una solución al problema de la deuda con las sensaciones que transmite el Ejecutivo griego.

¿No cree que los ajustes hayan fallado tras cinco años aplicándose?

El error de Grecia fue aceptar el dinero de Europa para pagar a los bancos de sus socios. Ni siquiera eran bancos griegos. El Fondo lo viene diciendo: Grecia no puede pagar y nunca va a crecer si no paga esta deuda. Nosotros no tuvimos la alianza del FMI. Y empezamos el ajuste fiscal para corregir la situación, haciendo reformas dolorosas para la población. Nuestros acreedores oficiales eran pocos. Pero el FMI nos retiró el apoyo durante la negociación de la reestructuración ordenada. De ahí el corralito y el corralón, y la oposición política demagógica e irresponsable [se refiere al expresidente Eduardo Duhalde]. El Gobierno siguiente transfirió a los acreedores dinero de los ahorradores argentinos, provocando una caída del salario real y las exportaciones. El reemplazo de De La Rúa [por Duhalde] y la actitud del FMI destruyeron Argentina.

La quita a la deuda ha salido a la palestra estos días, no antes. Solo el FMI parece aceptar abiertamente el envite. Alemania se opone.

Es un error garrafal de Alemania. Si terminan obligando a Grecia a salirse del euro y a provocar un default generalizado, los banqueros alemanes y del resto de Europa no van a cobrar nada de Grecia. Perderán los griegos, porque se aislarán de Europa, tendrán inflación, estancamiento económico, caída de salarios… pero también Europa, que no cobrará absolutamente nada. Grecia ha contado además con otro aliado entre los acreedores: el BCE y Draghi han ayudado increíblemente a Grecia, dotándola de liquidez masivamente.

¿Se arrepiente de alguna decisión tomada en el pasado?

No. En absoluto. Solo lamento no haber tenido más apoyos para no haber resistido el golpe institucional que le dieron a De La Rúa en 2001. Sacaron a un Gobierno democráticamente elegido y pusieron a un demagogo populista que terminó por aceptar la presión de los acreedores extranjeros y del FMI: Duhalde, lamentablemente con el apoyo de [Raúl] Alfonsín [expresidente].

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha