eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno descarta hacer concesiones para aprobar los objetivos de déficit pese a la derrota en el Congreso

Los socios de Pedro Sánchez han alegado entre otros motivos la falta de diálogo previo para justificar su abstención en la votación sobre la derrotada senda de estabilidad presupuestaria

Estos grupos políticos también han pedido abrir el melón de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria

Dentro de un mes el Gobierno volverá a presentar los mismos objetivos de déficit y deuda para su votación en el Congreso

- PUBLICIDAD -
El Gobierno facilitará la refinanciación de deuda autonómica a corto plazo

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero EFE

La  derrota que sufrió este viernes el Gobierno en el Congreso de los Diputados a costa de los objetivos de déficit público podría reeditarse dentro de poco más de un mes. Según la Ley de Estabilidad Presupuestaria en dicho plazo Hacienda deberá volver a llevar al Consejo de Ministros y después a la Cámara Baja una senda de estabilidad y un límite de gasto no financiero. 

Según fuentes gubernamentales, los objetivos de estabilidad presupuestaria para el periodo 2018-2021 volverán a ser los mismos, es decir, los que se han negociado con Bruselas y a los que la Comisión ha dado el visto bueno de manera informal. Esto es, el 1,8% del PIB en 2019, el 1,1% en 2020 y el 0,4% en 2021, con lo que se relajan los objetivos previstos anteriormente (-1,3% en 2019, -0,5% en 2020 y +0,1% en 2021). La mayoría de la "relajación" prevista se había destinado a las Comunidades Autónomas y, en menor medida, a la Seguridad Social. Son unos 6.000 millones al año, 18.000 en los tres ejercicios. 

Varias fuerzas parlamentarias como Unidos Podemos, PDeCAT, ERC y Compromís se han mostrado críticas con las maneras del Gobierno de Pedro Sánchez, cuya moción de censura contra Mariano Rajoy apoyaron. Han asegurado que apenas ha habido comunicación, más allá de una llamada para notificarles las cifras. Y han reclamado negociaciones paralelas en otras materias de política económica directamente relacionadas tanto con el techo de gasto como con los objetivos de déficit y deuda, como la propia Ley de Estabilidad Presupuestaria. 

Sin embargo, las fuentes consultadas descartan que se vayan a abrir negociaciones paralelas con el objetivo de que los grupos que este viernes se han abstenido voten a favor dentro de un mes. Aunque destacan que el Gobierno está dispuesto a seguir hablando, aseguran que seguirá siendo en el marco de las limitaciones presupuestarias precisas para cumplir los objetivos comprometidos con Bruselas.

Tanto Unidos Podemos como el PDeCAT apuntan que el Gobierno no ha llegado a negociar con ellos ninguna de las cifras presentadas. "Cuando se tienen 84 de 350 diputados lo que se tiene que hacer es consensuar. Y a nuestro grupo sólo le llamaron el sábado por la mañana", cuando ya estaban aprobadas las cifras en Consejo de Ministros, recalcó el portavoz de PDeCAT, Ferrán Bel.

"No están en condiciones de servir lentejas, nuestra abstención no es un 'no'. Tómesela como una invitación franca a hacer bien las cosas", afirmó por su parte el diputado de Unidos Podemos Txema Guijarro. "Aprendamos de nuestro errores", le animó al Gobierno el portavoz de Compromís Joan Baldoví.

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra explicó así la abstención de Compromís, que gobierna en coalición con el PSOE: "No queremos más tiritas encima de la herida que nos desangra; queremos primero que nos cosan la herida, porque, si no, seguiremos desangrándonos, y segundo que nos hagan una transfusión, de dinero en este caso", informa Efe.

Presupuestos de 2019 con la senda restrictiva

En paralelo a la aprobación de la senda de estabilidad para volver a ser votada en el Congreso, el Ministerio de Hacienda va a trabajar en el proyecto de Presupuestos para 2019 que deberá presentar tras el verano. Lo hará con la anterior senda de déficit, más restrictiva, aunque apenas influirá en este proyecto, ya que la mayoría del margen presupuestario se había destinado a las comunidades autónomas y a la Seguridad Social, y no al estado central. 

De hecho, la nueva senda solo concede una décima adicional de déficit para la administración central en 2019, ha recordado este viernes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que podría compensarse con los recursos del Estado. Por tanto, el rechazo "no afectará prácticamente al límite de gasto no financiero" aprobado la semana pasada, que asciende a 125.064 millones de euros, un 4,4 % más que un año antes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha