eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Surge el descontento en Baviera, durante años modelo de seguridad y bienestar

- PUBLICIDAD -
Surge el descontento en Baviera, durante años modelo de seguridad y bienestar

Surge el descontento en Baviera, durante años modelo de seguridad y bienestar

Baviera, una de las regiones más ricas de Alemania con un desempleo del 2,8 %, el más bajo del país, y un crecimiento del 2,8 % el año pasado, ha sido durante mucho tiempo modelo de seguridad y bienestar, pero ahora aparece el descontento en parte de la población.

El estado libre de Baviera, al sureste del país, es el estado federado más grande de Alemania en extensión y tiene una población de 13 millones de habitantes.

Siete empresas que cotizan en el índice DAX 30, el selectivo de la Bolsa de Fráncfort, tienen su sede en Múnich: el grupo automovilístico BMW, el tecnológico e industrial Siemens, el productor de semiconductores Infineon, el fabricante de gases industriales Linde, la aseguradora Allianz y el reaseguradora Münchener Rück, y la compañía de sistemas de pago electrónicos Wirecard.

Adidas y Puma también tienen su sede en Baviera y Amazon, Microsoft o Google tienen su representación en Alemania en Múnich, la ciudad con los precios de la vivienda más elevados.

La región tiene una cuota de inversión de más del 22 % en los últimos tres años.

El 30 % del valor añadido de la industria bávara depende del sector del motor, que debe afrontar importantes cambios los próximos años porque se imponen nuevas tecnologías como la electrificación, automatización y la conexión a internet del automóvil, así como otras formas de movilidad como el coche compartido.

El producto interior bruto (PIB) de Baviera es de casi 595.000 millones de euros, tan sólo tiene por delante a Renania del Norte Westfalia, que con 18 millones de habitantes es el estado federado con el mayor PIB en términos absolutos, de 692.000 millones de euros.

El PIB per cápita de Baviera es de 45.810 euros, tercera posición por detrás de Bremen con 49.570 euros y Hamburgo, con 64.567 euros.

Hamburgo y Bremen son ciudades hanseáticas a las que van a trabajar muchas personas que no viven en ellas, por lo que no integran su población pero contribuyen al PIB y por eso tienen las cifras de PIB por habitante más elevadas de Alemania.

Por Baviera, que el año pasado creció un 2,8 % y es una de las regiones que más crece en Alemania, han entrado la mayoría de los 1,3 millones de refugiados llegados al país desde 2015.

El crecimiento de toda Alemania, que tiene un PIB de 3,263 billones de euros, fue del 2,2 % el año pasado.

Baviera es el mayor contribuyente a las arcas del estado en la compensación presupuestaria interterritorial entre los Länder.

Pero esta prosperidad económica no va ser suficiente para dar la victoria absoluta en las elecciones regionales del domingo a la Unión Socialcristiana (CSU), que integra el bloque conservador de la canciller alemana, Angela Merkel, ni para evitar un fuerte castigo del electorado a este partido.

La crisis por la llegada los refugiados ha polarizado a la sociedad bávara y creado rechazo en parte de la población, pero no en toda, porque otros muchos ciudadanos han participado de forma muy activa en la acogida.

El elevado precio tanto de alquiler como de compra, hace que para un ciudadano de clase media sea muy difícil encontrar una vivienda.

Los precios de compra en Múnich oscilan entre los 6.000 y casi 12.000 euros por metro cuadrado y para muchos ciudadanos el pago del alquiler representa la mitad de sus ingresos.

Un piso de 75 metros cuadrados cuesta con frecuencia más de 700.000 euros en Múnich.

Existen dificultades para encontrar una plaza en una guardería para algunas familias y falta personal en las residencias de ancianos.

Los sondeos pronostican la pérdida de la mayoría absoluta para la CSU y una caída hasta porcentajes entre el 33 y el 35 %, su peor resultado en los últimos sesenta años y reflejo de una erosión similar a la que sufre a escala nacional la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel.

Fundada en 1945, la CSU gobierna la región de forma ininterrumpida desde 1957, con mayoría absoluta desde 1962 y hasta 2008, año en que comenzó a gobernar en coalición con el Partido Liberal (FDP) hasta 2013.

Ahora los Verdes (Die Gruenen) podrían beneficiarse de ese descontento y lograr alrededor del 18 % de los votos, y también la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) con un 10 %, según los últimos sondeos.

En la vecina Baden-Württemberg, donde está la sede de Daimler, Bosch y Porsche, gobierna desde hace años la CDU con los Verdes del primer ministro, Winfried Kretschmann.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha