eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

UGT y CCOO cierran filas frente a la patronal: "No es lo mismo estar en desacuerdo que haber sido marginado"

Ambos sindicatos unen fuerzas después de que CCOO anunciara ayer un preacuerdo con UGT y el Gobierno para modificar la reforma laboral del PP, que desmintieron el resto de partes

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha mostrado su enfado con el Ejecutivo: "El árbitro sale al campo de la mano del equipo contrario"

Los líderes de ambos sindicatos han recriminado la "sobreactuación" de la patronal y han asegurado que los empresarios han estado presentes en todas las reuniones de negociación de la reforma laboral

Pepe Álvarez, secretario general del UGT, y Unai Sordo, secretario general de CCOO, en la rueda de prensa previa a la celebración del 30 aniversario de la huelga general del 14-D.

Pepe Álvarez, secretario general del UGT, y Unai Sordo, secretario general de CCOO, en la rueda de prensa previa a la celebración del 30 aniversario de la huelga general del 14-D. @UGT_Comunica

Los sindicatos UGT y CCOO han aunado fuerzas y compartido discurso este viernes respecto a las negociaciones de la 'contrarreforma' laboral que mantienen con el Gobierno y la patronal. Después de las evidentes diferencias de ayer, cuando CCOO anunció un preacuerdo con UGT y el Ejecutivo para aprobar modificaciones sustanciales a la política laboral del PP que el resto de partes negaron, esta mañana los líderes de ambas organizaciones sindicales han cerrado filas y lo han hecho frente a las críticas de los empresarios. "Hay que diferenciar entre estar en desacuerdo y haber sido marginado", ha sostenido Pepe Álvarez. 

Así se expresaba el secretario general de UGT en la rueda de prensa previa a los actos de conmemoración del 30 aniversario de la huelga del 14-D, el paro general "irrepetible" en el que se paralizó España. Álvarez, aunque ha precisado que aún no existe un documento cerrado con el Gobierno para modificar la reforma laboral, ha afirmado que "no vamos a ocultar" que hay varios elementos en los que las negociaciones con el Ministerio de Trabajo están muy avanzadas y en las que confían que acabe existiendo "un acuerdo definitivo". 

Estas cuestiones son las que enmarcaron ayer en Comisiones Obreras dentro del "preacuerdo" con UGT y el Gobierno, como la recuperación del subsidio para mayores de 52 años, de la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa y de la ultraactividad de los convenios colectivos (prórroga cuando no se acuerda uno nuevo), entre otras medidas. 

Los líderes de UGT y CCOO han precisado que estos avances se han producido en la mesa de diálogo social en la que estaban presentes los empresarios. "No ha habido ningún espacio de negociación sin los empresarios", ha destacado Unai Sordo, secretario general de CCOO, que ha recordado que el referente de la exclusión de los agentes sociales está en "la reforma laboral de 2012". 

Enfado de los empresarios

El presidente de la CEOE, y de Cepyme hasta que renueve su dirección, Antonio Garamendi, ha expresado hoy su enfado a propósito del preacuerdo anunciado por CCOO. "Nos vimos sorprendidos, nos enteramos por la prensa y si es cierto (el preacuerdo), atenta contra el propio diálogo social", ha afirmado el líder de los empresarios en una conferencia en la Cámara de Comercio en Bilbao. 

Garamendi ha sostenido que si existe este principio de acuerdo entre los sindicatos y la patronal "que legisle el Gobierno, pero que no se llame diálogo social, porque es un acuerdo bipartito entre sindicatos y Gobierno". Y ha criticado la parcialidad del Ejecutivo de Pedro Sánches: "El árbitro sale al campo de la mano del equipo contrario".

Los sindicatos han calificado de "sobreactuación" esta respuesta de la patronal, ya que aseguran que conocían los avances que han ido cerrando los representantes de los trabajadores con el Gobierno socialista, a los que no han querido sumarse por el momento.

"La CEOE lleva meses en las mesas de negociación prácticamente sin entrar en el debate. Igual piensan que por la vía de no debatir, no hay ninguna posibilidad de que se reforme la reforma laboral. Si esa era la estrategia, lo que tienen que explicar es que efectivamente se han equivocado", ha sostenido Pepe Álvarez. 

Los líderes sindicales han defendido que quieren seguir negociando otras cuestiones, pero que consideran que hay elementos de la reforma laboral que hay que derogar ya. Esa presión es la que han traslado al Ministerio dirigido por Magdalena Valerio esta semana, por la que exigen cambios legislativos en forma de decreto ley. 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha