eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las inspecciones irregulares costarán a Subaru 150 millones de euros

- PUBLICIDAD -
Las inspecciones irregulares costarán a Subaru 150 millones de euros

Las inspecciones irregulares costarán a Subaru 150 millones de euros

El fabricante automovilístico nipón Subaru remitió hoy al Ejecutivo nipón las conclusiones de su investigación sobre el falseo de inspecciones de seguridad en sus vehículos, un problema que le acarreará un coste de 20.000 millones de yenes (unos 150 millones de euros).

Tras descubrir esta práctica irregular, que se prolongó durante más de tres décadas en dos de sus plantas en Japón, el fabricante nipón se vio obligado a llamar a revisión unos 395.000 vehículos comercializados en el país asiático.

Subaru admitió estas irregularidades a finales del pasado octubre, y desde entonces ha llevado a cabo una investigación interna cuyas conclusiones fueron presentadas hoy al Ministerio nipón de Industria, Transporte y Turismo, según anunció la empresa en un comunicado.

El problema reside en que se usó personal no cualificado para realizar las inspecciones de seguridad en dos de sus plantas en la prefectura de Gunma (centro), debido a que Subaru aplicaba su propia normativa para que dichos procedimientos las realizara personal con experiencia técnica aunque sin la certificación exigida por la ley nipona.

Subaru llamó a revisión a todas las unidades de nueve modelos de automóviles comercializados hace menos tres años.

El coste total de estas llamadas a revisión ascenderá a unos 20.000 millones de yenes (150 millones de euros), lo que ha obligado a la empresa a rebajar su previsión de beneficio neto para el año en curso en un 9,4 por ciento, hasta los 207.000 millones de yenes (1.559 millones de euros).

El informe presentado hoy por la empresa incluye el compromiso de adoptar medidas para garantizar el cumplimiento de la normativa nipona, y para reforzar los mecanismos de control interno.

Las acciones de Subaru han registrado una caída acumulada del 8 por ciento en la Bolsa de Tokio desde que el caso salió a la luz el 27 de octubre.

El fabricante nipón desveló las irregularidades detectadas en sus plantas semanas después de que el gigante nipón del sector Nissan anunciara un caso similar que llevó a llamar a revisión a 1,2 millones de vehículos en Japón.

En el caso de Nissan, los vehículos afectados pasaron revisiones de seguridad por parte de personal que no contaba con la cualificación necesaria, y por tanto incumplían la normativa nipona, según reconoció el mayor fabricante del sector de Japón.

Los fabricantes del automotriz en Japón están obligados a realizar inspecciones de mecanismos como los frenos o la dirección para garantizar su seguridad antes de ser distribuidos y estas deben ser llevadas a cabo por empleados certificados por las autoridades.

Además de Subaru y Nissan, Mitsubishi protagonizó otro escándalo reciente en el que manipuló datos de consumo de sus vehículos, mientras que Kobe Steel, el tercer mayor fabricante acerístico de Japón, está envuelta también en un caso de falseo de datos técnicos de sus materiales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha