eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El peor cierre de los cuatro últimos años: cinco claves sobre el empleo en 2017

El último trimestre de 2017 no ha sido bueno ni en creación de empleo ni en reducción de parados, pese a la recuperación económica

Hay más mujeres desempleadas que hombres y ellas salen en menor número del paro que ellos

El número de trabajadores con contratos temporales respecto al total de asalariados sigue subiendo: se situó en el 26,7%

- PUBLICIDAD -
Abogada UE: no readmitir empleados temporales tras un despido ilegal discrimina

En la foto, un grupo de personas hacen cola en una oficina del INEM en Alcalá de Henares (Madrid). EFE

El paro se redujo menos en 2017 en 471.100 personas, aunque la caída fue mucho menor que el año anterior, un 11% inferior. El balance de creación de empleo es positivo: el año concluyó con 490.300 empleos más, un 2,6% más que el año anterior. Sin embargo, los datos del último trimeste del ejercicio de la Encuesta de Población Activa muestran que el cierre del año no fue bueno en materia de empleo.

Además, hay algunos elementos, como la alta y creciente tasa de temporalidad, que evidencian que parte del empleo creado en este último año sigue marcado por la precariedad.

A continuación, cinco claves sobre los datos de empleo de la EPA conocida este jueves.

Peor cierre de los últimos cuatro años

Aunque en el conjunto del pasado año se crearon 490.300 empleos y el número de desempleados cayó en 471.100 personas, el último trimestre de 2017 no fue bueno. Se destruyeron 50.900 empleos y, aunque el periodo no es excesivamente favorable en materia de empleo, es el peor dato desde 2013: en 2016 se redujo el número de empleos, pero en mucha menor cuantía, y en los dos años anteriores el número de ocupados aumentó.

Peor es la cifra de recorte del paro. Entre octubre y diciembre de 2017, el número de desempleados aumentó en 34.900 personas. Se trata de la peor cifra desde 2012, uno de los años más duros de la crisis. Pese a la situación de recuperación económica que vivimos en la actualidad, el último trimestre registró un aumento de parados y se distanció notablemente de la cifra alcanzada al cierre de 2016: con una reducción del desempleo en 83.000 personas.

Más mujeres desempleadas que hombres

Las mujeres no están encontrando tanto empleo como los hombres. El pasado año, de nuevo, el empleo aumentó más entre los hombres (267.300) que entre las mujeres (222.900). Es una constante en los últimos años. Ellos son los que forman la mayor parte de la población ocupada, la que se encuentra trabajando: suponen el 54,4%.

Si miramos el descenso del número total de desempleados –que cayó en 2017 en 471.100 personas–, observamos de nuevo que ellos se vieron más beneficiados que ellas: se redujo el número de desempleados en 274.500 hombres y 196.700 mujeres. Desde 2015, la mayoría de los desempleados son mujeres: a cierre de 2017 suponen el 51,5% del total.

Mayor tasa de temporalidad

El número de trabajadores asalariados aumentó en 2017 en 537.100 personas. Del total, aumentaron más los empleos con contratos indefinidos (357.900) que los contratos temporales (179.200). Sin embargo, la tasa de temporalidad –es decir, el porcentaje de trabajadores con empleos temporales respecto al total de asalariados– ha aumentado este último año hasta situarse en el 26,7%. La temporalidad es uno de los elementos de la precariedad en el mercado laboral español que más preocupa a los sindicatos, ya que en gran medida no está justificada, sino que esconde fraudes en la contratación.

La excesiva temporalidad es un problema arraigado. Antes de la crisis, a cierre de 2007, se situaba en el 30,5% , durante los años de recesión, fueron los empleos que más se redujeron por su mayor facilidad para el despido. Ahora, con la recuperación económica, se están recuperando y aumentando su presencia sobre el total.

Reducción del trabajo parcial

En 2017 se ha incrementado el empleo a tiempo completo en 217.900 personas, mientras que el de trabajo parcial se ha reducido en 27.600 personas. La tasa de personas ocupadas que trabaja a tiempo parcial se sitúa en el 14,8% y ha ido bajando en los últimos años. El tiempo parcial es una de las fórmulas de precariedad que se ha ido reduciendo en los últimos ejercicios, marcados por la recuperación económica. El empleo parcial es eminentemente femenino: el 73,9% de las personas que trabajan con este tipo de jornada reducida son mujeres. Muchas veces, es una fórmula de subempleo: la mayoría de los empleados con contratos parciales no lo eligen voluntariamente, sino que lo escogen porque no encuentran un empleo a tiempo completo. Son el 57,3% del total.

El número medio de horas trabajadas sigue cayendo

La cifra media de horas trabajadas por todos los ocupados sigue cayendo. En el cierre de 2017 fue de 33,7%, dos décimas menos que en el año anterior y acumula tres años de caída. Hay más personas trabajando en total, pero de media, estos emplean menos horas. Uno de los factores que influyen en este resultado es el mayor peso de los contratos temporales sobre el total de asalariados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha