eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La pelea por el tercer rescate a Grecia se recrudece y divide a los socios del euro

Finlandia se planta y rechaza aprobar el acuerdo y el resto de países del bando de los halcones (Alemania, Eslovaquia y Eslovenia) endurece su postura

Desde Berlín se filtró un documento de uso interno en el que se barajaba una salida ya temporal de Grecia del euro

Italia y Francia abanderan el lado que apuesta por un acuerdo, posición en la que se encuentra ahora España

58 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, espera al inicio de la reunión del Eurogrupo el sábado 11 de julio. / Michel Euler AP Photo

El ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, espera al inicio de la reunión del Eurogrupo el sábado 11 de julio. / Michel Euler AP Photo

El Eurogrupo más largo de las últimas semanas (casi diez reuniones informales de ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro en quince días) terminó tocando la medianoche del sábado en Bruselas con las partes buscando un acuerdo definitivo sobre el tercer paquete de rescate a Grecia a cambio de reformas. Hubo mucha fricción durante la reunión que había arrancado a las 15:00 horas y que estuvo salpicaba de filtraciones interesadas -como un documento interno de Alemania pidiendo una salida temporal del euro que no se discutió en Bruselas- y de plantones por parte de algunos países -como Finlandia que alrededor de las 10 de la noche presentó su veto al acuerdo- y de posiciones benévolas (los italianos aseguraban que era posible un acuerdo sobre la deuda).

Finalmente las discusiones continuarán a partir de las 11 de esta mañana sin tiempo límite (al menos en el día de hoy), pues la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE prevista para las 18.00 ha sido cancelada, según ha informado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en su cuenta de Twitter. 

Todas las fuentes coinciden en que el Eurogrupo fue “largo, duro y tenso”. Las partes que se sientan a discutir ya no parecen ser Atenas, por un lado, contra los 18 gobiernos restantes con los que comparte divisa en la UE, sino que los acreedores se hallan profundamente divididos y polarizados. Algunos piden más a Grecia, y los griegos han dicho supuestamente que sí a todo. A la cabeza de los duros, lógicamente Alemania y un actor inesperado: Finlandia, cuya intransigencia provocó momentos de tensión, según portavoces de varios gobiernos de la zona del euro.

A la salida del encuentro, los ministros de Finanzas corrieron al trote, declinando algunos hacer declaraciones y desde luego sin atisbo de rueda de prensa conjunta ni comunicado. El jefe de este foro informal, Jeroen Dijsselbloem, zanjó el estado de las negociaciones con un "está siendo muy difícil pero seguimos trabajando en ello". Según el holandés, la confianza es un asunto que está sobre la mesa, pero también lo está la petición de un paquete extra de medidas que en el último momento han decidido pedir los acreedores al Ejecutivo de Alexis Tsipras.

Plantón finlandés

Alex Stubb, el ministro de Finanzas finlandés que tantas veces ha cargado –en reuniones, en los micrófonos, por Twitter- contra el Ejecutivo de izquierdas heleno, ha dado un paso más y estaría pidiendo directamente la salida del euro de Grecia ante la falta de confianza en las reformas y la negativa a aceptar un tercer paquete de ayuda. “Nos quedamos perplejos con esta salida de tono”, explica un representante de un país del Este desde el anonimato. Medios fineses informaban la noche del sábado 11 de julio sobre la soga que pendía sobre el Ejecutivo por la amenaza de ruptura de los Verdaderos Finlandeses, un partido ultraderechista y eurófobo. A la salida del encuentro, Stubb aseguró a los periodistas que se habían hecho "buenos progresos".

La postura de Finlandia ha menguado, que no liquidado, las esperanzas de que Grecia siga en el euro. Varios portavoces del Gobierno griego se apresuraron a hablar de “chantaje” al calificar la intransigencia de Stubb en conversaciones con este medio. No se trata de una severidad novedosa la que emana del país más septentrional de la zona euro: en 2012, España tuvo que aportar una garantía de 770 millones para que el Ejecutivo de Helsinki –entonces gobernado por el centro-izquierda, hoy con ultras en la coalición- a cambio de la participación de este país en el rescate de más de 100.000 millones de euros a la banca española.

La estrategia de las filtraciones

Además de la salida de Stubb, otro momento de tensión se vivió con la filtración de un documento del Ministerio de Finanzas alemán por parte del Frankfurter Allgemeine Zeitung según el cual se avalaría la salida temporal de Grecia del euro durante cinco años.

Portavoces de varios países, entre ellos Francia, han desmentido que tal iniciativa se abordase durante la reunión del Eurogrupo. Dio igual: el documento corrió como la pólvora por toda la prensa internacional, que avivó el escenario de Grexit. En Grecia apuntan a una filtración interesada del ministro Wolfgang Schäuble. Según periodistas italianos citando fuentes del Ejecutivo transalpino, el primer ministro Matteo Renzi habría espetado a los duros que ya era suficiente: “Es tiempo de de dejar de humillar a los griegos y alcanzar definitivamente un acuerdo”.

El borrador que contempla los recortes a adoptar por Atenas –las prior actions, que afectan, entre otras cuestiones, a las pensiones- sufrió varios cambios durante la velada. Del bando alemán, que cuenta entre sus filas con Eslovaquia, Eslovenia y a una sorprendente Bélgica aparte de Finlandia, se hace hincapié en la “credibilidad” y de ahí emana la idea de que depositen una suerte de fianza. “Desde 2009 he visto a muchos Gobiernos de Grecia prometer reformas que luego no se cumplen”, habría dejado caer Schäuble.

Las necesidades de financiación se habrían fijado en 74.000 millones de euros en los próximos tres años, de los que solo 8.000 millones serían para relanzar la maltrecha economía griega: otros 25.000 millones serían para la recapitalización bancaria y el resto para hacer frente a los pagos de los acreedores. Esta subida en el volumen inicial de préstamos (Atenas había pedido 50.000 millones de euros pero para la troika son insuficientes ante el grave deterioro de la economía griega tras el corralito) también está acompañada de una petición de más recortes que los que acompañaban el plan de Tsipras que ya ajustaba la economía por valor de casi 13.000 millones de euros.

 Los duros piden al parlamento ateniense, el Vouli, que legisle esta semana que entra las reformas, a ser posible el lunes. Schäuble cree que es la mejor manera de contentar a los portaestandartes –como él- de la austeridad. Además, el tiempo apremia ya que el 20 de julio vence el préstamos al BCE que marca el punto irreversible de la negociación y de la posible caída del sistema financiero heleno.

Del lado de los países flexibles incorporaron un nuevo fichaje: Holanda, cuyo ministro de Economía y presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha sido un ariete contra el Gobierno de Syriza durante las últimas semanas. Junto a Países Bajos, Francia, Italia y España.

El domingo las discusiones se harán en cierta forma a muerte súbita ya que se acaba el plazo que el Eurogrupo se había autoconcedido para llegar a un acuerdo. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha