La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

La casa "rodeada de viñedos" que rifó Cárdenas era en realidad un bajo con okupas, inundaciones y deudas

La casa que sorteó Cárdenas era un bajo con deudas, okupas e inundaciones

A finales de 2016, Javier Cárdenas organizó una rifa benéfica en la que el premio era una casa para donar 123.000 euros al padre de Mara, una niña con una enfermedad rara. Cárdenas emitió papeletas por un millón de euros porque el premio estaba valorado en 200.000 y Hacienda pone de límite cinco veces el valor del premio que se quiere sortear. Se vendieron 540.000 euros en boletos, de los cuales la empresa organizadora, propiedad al 50% del presentador, declaró 157.000 euros de beneficio en el año de la rifa, después de los gastos y la donación. Las rifas benéficas solo pagan un 7% de impuestos, frente al 20% del resto.

La estrategia es perfectamente legal, se ajusta a la regulación del juego en España y es la que usan algunas empresas para hacer negocio en el inmobliario. Aunque él lo niega y prefiere no dar explicaciones porque cree que eldiario.es intentará "hacer daño en lugar de buscar lo bonito de la historia", los documentos recopilados por este periódico muestran que la empresa, participada al 50% por el presentador, se lucró con esta rifa benéfica, que además fue promocionada en la televisión pública. TVE canceló el programa de Javier Cárdenas el pasado mes de agosto y no ha querido hacer comentarios sobre este asunto, del que contamos todos los detalles este lunes.

La zaragozana Teresa Pardos compró un boleto la noche antes de que finalizara el plazo. Pardos era seguidora de Cárdenas y le gustaba escucharlo en la radio porque a veces habla sobre discapacidad. Su hijo pequeño tiene una discapacidad psíquica y física, así que compró una papeleta para apoyar la causa del padre de Mara. "Me gustaba cómo [Javier] hablaba y los defendía", explica. "Pero cuando vi la realidad, no he podido volver a escucharlo en la radio. Y mis amigas dicen lo mismo, que no lo quieren ni oír".

"Ojalá no me hubiera tocado", continúa. "Han sido tres años de sufrimiento. Fue un engaño: ellos han quedado como que han donado una casa de 139.000 euros que en realidad no vale ni una tercera parte y me ha costado mucho en abogados. Ha sido un calvario".

La verdad sobre la casa rodeada de viñedos

En las bases del sorteo y en la autorización de la rifa por Hacienda, la vivienda aparece valorada en 139.000 euros. A ellos se suman los 21.000 euros de una plaza de garaje y un trastero y 8.000 euros de cheque regalo para comprar muebles. El premio va libre de cargas y, además, la empresa se compromete a pagar los impuestos derivados del cambio de titularidad. Todo junto da un valor de 200.000 euros.

La descripción que hace la web unacasaunavida.es y que repite el presentador es poco menos que paradisíaca. "La vivienda de Cárdenas se ubica en una zona vinícola cercana al mar, donde el periodista ha veraneado buena parte de su vida y donde siempre deseaba volver a respirar aire fresco, desconectar y sentirse libre", dice la web. "¿Imaginas una mecedora en estas habitaciones llenas de luz, para relajarte durante las vacaciones? ¿O mejor aportar un estilo rústico a la vivienda con muebles de madera oscura? ¿O quizá, lo que mejor le iría sería un estilo minimalista? ¡Tú decides!".

Por el año de construcción, es complicado que el periodista veraneara "buena parte de su vida" en esa casa. La vivienda está en una promoción construida en 2010, solo seis años antes del sorteo, cuando Cárdenas ya tenía 40 años. A Miguel Ángel Orquín, el padre de Mara, le dijo que era una herencia de sus padres. En antena decía que era su segunda residencia. Por la redacción del anuncio, en los ganadores caló la idea de que era la casa de su infancia.

La vivienda tiene 59 metros útiles y está en El Plà del Penedés, un pueblo de poco más de mil habitantes, mal comunicado y a una hora en coche de Barcelona. Pardos es de Zaragoza, está divorciada y, con su hijo pequeño pasando parte del tiempo en un centro de atención a discapacitados, desde el primer momento quiso venderla para "ir más desahogada". "Estaba ahí tan lejos, en un pueblo, que prefería venderla. Yo quería el dinero", cuenta.

El 1 de enero de 2017 Cárdenas congregó al padre de Mara y a la ganadora en su programa en Televisión Española para hacer una entrega simbólica del premio. El presentador ya había utilizado el espacio para publicitar el concurso. Pardos fue en AVE. Compró dos billetes, uno para ella y otro para su hijo mayor. "Me dijeron que me los abonarían después", relata. "Más tarde me dijeron que pagaban solo el mío, no el de mi hijo. Solo les interesaba yo. Así Cárdenas quedaba como una persona generosa y altruista".

Una vez hecho el sorteo, el ganador tenía tres meses para reclamar el premio. "Nos costó. Llegaba el 22 de marzo y ahí nadie decía nada", cuenta el hijo mayor de Teresa, Javier, que la ha acompañado en todo el proceso. "Al final dije: esto se pasa. Organizamos algo rápido, fuimos a Barcelona, vino Javier, se fue y nos llevó otra persona a ver la casa. Cuando entramos, dijo: '¿y esta es la casa donde se crió Javier? ¡¿Perdón?!' Las fotos no se correspondían. Habían puesto fotos de otra del mismo edificio, más maja y luminosa. Un Mercedes vende más boletos que un Seat Ibiza. Era una estafa".

La vivienda fotografiada también era un bajo, como se aprecia en las fotos de la web. Sin embargo, era el que da a un descampado, frente al que no hay nada más. El bajo de Cárdenas daba a una calle con otro edificio y, en consecuencia, tenía mucha menos luz. Desde ninguno de los dos se ven los famosos viñedos.

La plaza de garaje y el trastero no estaban en mejores condiciones. "El garaje estaba inundado y sin luz. Había que ir con linternas, era una piscina", relata Pardos. "Y el trastero no existía. Todo una barbaridad". En las bases del concurso se mencionaba que el garaje y el trastero estaban en "una finca de 15 metros cuadrados". En las escrituras no había trastero.

"Él en antena decía que era una casa donde se crió, rodeada de viñedos. Pero resultó que era un piso que compró para especular. Es legal. Pero ¿qué pasó? Que entraron okupas, llegó la crisis y no lo pudo vender. Cuando entramos dijimos: esto no vale 140.000. Los trasteros estaban reventados para robar, en las escrituras no estaba nuestro trastero, Javier debía 2.000 euros de comunidad... También nos dieron 8.000 euros para gastar en muebles, pero nos imponían cuáles comprar", continúa el hijo de Pardos. "Han hecho autobombo para darnos una casa con deudas y okupas. Y nos ha costado muchísimo dinero".

La documentación aportada a eldiario.es por Teresa Pardos y su hijo incluye fotografías del estado de los trasteros de la promoción, el garaje y la vivienda, la cuota de comunidad de todos estos años sin pagar (2.240 euros), una carta de la Agencia Tributaria de Catalunya reclamándoles 937 euros del impuesto de actos jurídicos documentados (pese a que las bases decían que la empresa asumía los impuestos derivados) y una tasación hecha por un arquitecto que valora la vivienda en 66.500 euros, en lugar de 139.000, y la plaza de garaje en 5.000 euros, frente a los 21.000 publicitados.

"El tasador lo cogimos de la zona", cuenta el hijo. "Nos dijo que ni en pleno boom inmobiliario hubiera valido esa casa 140.000 euros, que como mucho 80.000". Desde Fincas Vilafranca, una inmobiliaria de la zona ajena al caso, también consideran que 140.000 euros por esa casa es "carísimo". "Es un sitio muy pequeño y sin comunicación. No tiene valor turístico. Y hace tres años, saliendo de la crisis, ya ni te cuento. En el pueblo hay aparcamiento por todos lados. Hemos vendido plazas de parking por 3.000 euros, 21.000 es una barbaridad. Además, el pueblo está lleno de okupas porque las promociones nuevas se las quedó el banco malo. Y esa es carne de cañón", confirman.

Ahora mismo se vende un segundo en el mismo bloque por 80.000 euros.

Cárdenas desapareció

El calvario de la ganadora no tuvo solo que ver con la inflada valoración. Cárdenas no volvió a comunicarse con ella y delegó toda la comunicación en su colaboradora Lourdes y en Alejandro Muñoz, el administrador de Great Chance, la empresa de la rifa. "Quedamos en comer con Javier y sus colaboradores, ver el piso, hacer fotos y pasar el día. Pero el pobre no tuvo tiempo y terminamos comiendo con su chófer. No se disculpó", dice. "El día que fuimos al notario, nos quedamos mi hijo y yo con él fuera y estuvo con el móvil sin parar, no nos hizo ni caso. Dijo que tenía que preparar el programa, pero lo que quería era esquivarnos".

Por si fuera poco, cuando el exmarido de Pardos se enteró de que había ganado un premio valorado en 200.000 euros, la demandó. Alegaba que había salido económicamente perjudicado en el divorcio y que como ahora tenía dinero, debía disminuir su pensión. "El juez cogió las bases y dijo: sí, esta señora ha tenido un incremento en su patrimonio", dice el hijo. Teresa Pardos tuvo que pagarle 12.000 euros, además de ver reducida su pensión. "Te toca algo, te quitan la pensión y encima tienes que pagar. Tuvimos que pedir un préstamo".

Desesperados, Pardos y su hijo escribieron una carta a Javier Cárdenas. El presentador se había quitado de en medio diciendo, falsamente, que la empresa no era suya. Y Muñoz también había dejado de contestar.

"En los días siguientes a la rifa, Alejandro y Carlos estaban muy pendientes de mí, de hacerme fotos, salir en prensa... Todo eran buenas palabras", dice el texto. "Se ofrecieron a gestionar la venta y me dijeron que tenían un comprador. Querían gestionarlo todo. Alejandro se permitió el lujo de decirme que me dieran lo que me dieran por el piso, debería estar agradecida. Intentamos varias veces que Great Chance nos diera una explicación de por qué nada de lo indicado en la rifa coincide con el premio recibido, ni es la casa soñada de la infancia rodeada de viñedos. No volvimos a saber nada de Alejandro ni de Great Chance. Intenté contactar contigo para explicarte las irregularidades, pero ha sido imposible".

La carta concluía diciendo que habían puesto todo en conocimiento de un abogado y que procedían a demandar a Great Chance. Hasta la fecha ha habido dos juicios y una sentencia, revisada por eldiario.es, que condena a la empresa a entregar el trastero anunciado en las bases de la rifa e inexistente en la vida real. Respecto al precio del piso, la jueza considera que en esta valoración se obvia "la crisis económica-financiera", que "el anuncio debe analizarse desde la perspectiva de un consumidor medio" y "perspicaz" y que descarta la infracción de la Ley General de Publicidad. La sentencia no es firme. Pardo y su hijo esperan ahora al recurso en el que reclaman que se les pague la diferencia entre lo publicitado y el valor que da su tasación.

Alejandro Muñoz no se ha presentado a ninguno de los dos juicios. Great Chance ha sido declarada "en rebeldía" por la jueza. Preguntado por este diario, el empresario de las rifas dice "no tener ni idea de esa condena".

"Todo parece apuntar a que la sociedad ya estaba extinguida cuando se presentó la demanda y por eso no notificaron nada", dice.

Como Cárdenas no figuraba como socio, Pardos y su hijo no lo demandaron. Tras conocer la información publicada por eldiario.es, entre cuya documentación está la prueba de que era dueño del 50% de la empresa, consultarán a su abogado si ve factible demandarlo. "Nosotros sí lo haríamos", indican.

Finalmente, la casa y la plaza de garaje se vendieron este verano por 47.000 euros. Eso es una cuarta parte del valor total del premio.

¿Cómo pudo pasar una valoración de 200.000 euros por algo que en el mercado está a casi una cuarta parte? Desde la Dirección General del Juego dicen que piden documentos que justifiquen el valor del premio y que en caso de ser un inmueble requieren la tasación "elaborada por un experto independiente". Pardos y su hijo sospechan que hubo truco en esa tasación. Muñoz dice que "han sido muchas las gestiones realizadas para encontrarle un comprador y para solventar los problemas que hubo, por no entrar en otras cuestiones delicadas de la beneficiaria de la rifa". Cárdenas no contestó a más preguntas después de dejar claro que "desestimaba" hablar para eldiario.es.

"Yo no quiero dinero, yo quiero el premio y ya está. Fin de la historia. Le dije a Lourdes (la colaboradora de Cárdenas): mira, lo voy a hacer público. Y ella decía: Javier está súper preocupado, pero está muy ocupado con la tele. Yo le decía que me llamara a las tres de la mañana, cuando fuera, que yo le cogería el teléfono", concluye el hijo de Teresa Pardos. "Yo confío en la gente y pienso: si la empresa le hubiera engañado a él y se estuviera lucrando con su nombre, él iría lógicamente a por la empresa. Pero si no lo hace... ya dices: pues igual los que engañan son los dos".

Etiquetas
Publicado el
10 de febrero de 2020 - 21:29 h

Descubre nuestras apps

stats