eldiario.es

9

El Santander revalida la primera posición en el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg

Por tercera vez consecutiva, el Banco Santander vuelve a ocupar la primera posición en el ranking mundial sobre igualdad de género que elabora anualmente Bloomberg.

Este índice ha evaluado en esta edición a 6.000 empresas de 84 países en áreas como la igualdad salarial, la paridad de género, la integración, las políticas contra el acoso sexual, el apoyo al talento o el liderazgo femenino dentro de la organización.

Ana Botín, junto a las participantes del encuentro 'Rompiendo el techo de cristal'.

Ana Botín, junto a las participantes del encuentro 'Rompiendo el techo de cristal'.

Contenido ofrecido por Santander.

¿Crees que las empresas deben aumentar sus iniciativas para reducir la brecha de género? Banco Santander abrió a mediados de enero en su cuenta de twitter una encuesta con esta pregunta. El ‘sí’ ganó con un contundente 71%. Y es que todavía hay mucho camino por recorrer para lograr la igualdad entre hombres y mujeres y combatir la discriminación en todos los ámbitos, entre otros, en el mercado laboral.  

Según un informe elaborado por la consultora PWC y la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), “durante las dos últimas décadas en España se ha avanzado de forma positiva en materia de igualdad de género en el mercado laboral, aumentando la tasa de participación de la mujer y reduciendo las diferencias salariales existentes entre los dos sexos”. Desde el año 2002, la brecha salarial ajustada (el indicador más fiable para medir si hombres y mujeres perciben el mismo sueldo por el mismo trabajo) se ha reducido en casi un 30%. Sin embargo, la diferencia aún sigue siendo importante: del 12,2%, según los últimos datos disponibles. Dicho de otra manera, las mujeres cobran de media un 12,2% menos que los hombres.

Los resultados revelan, además, que el porcentaje de mujeres es inferior en los percentiles superiores de salario, lo que supone un claro indicio de la existencia en España del denominado “techo de cristal”, una barrera invisible que impide o dificulta el acceso de las mujeres a los puestos más relevantes de las organizaciones.

Romper estas barreras y poner fin a la brecha de género y a la discriminación es uno de los grandes retos sociales. Y la implicación de las empresas -grandes y pequeñas- y de sus líderes es indispensable. En este desafío, Ana Botín, presidenta del grupo Santander, ha asumido el liderazgo. “Llevo muchos años como ejecutiva. Años en los que he visto suficiente para saber que, en general, las mujeres no reciben un trato justo”, aseguraba hace unos meses en un artículo publicado a través de su perfil en la red social Linkedin bajo el título “Por qué me considero feminista y tú también deberías”. “Cuando se busca talento -añadía- es importante contar con un sistema capaz de identificar a estas mujeres, ofreciendo formación para mejorar su asertividad”. Sus referencias a la necesidad de promover el empoderamiento femenino son muchas. La última de ellas, durante su participación en el programa Planeta Calleja, donde, además de dejar claro su decidido apoyo a la lucha contra el cambio climático, mostró su lado más feminista y defendió la igualdad entre hombres y mujeres.

Desde su llegada a Banco Santander (en septiembre de 2014), este mensaje ha calado hasta la médula y la diversidad y la inclusión se han convertido en una seña de identidad de la cultura corporativa del grupo. La entidad definió en 2019 los principios de diversidad e inclusión que establecen los estándares mínimos que hay que cumplir en todos los mercados donde está presente. Para lograr cumplir estos objetivos ha puesto en marcha procesos, sistemas, herramientas y políticas imparciales e inclusivas. La mejor prueba es el compromiso púbico de incrementar el porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección hasta el 30% y eliminar las diferencias salariales entre hombres y mujeres en 2025.

La presencia de mujeres en el consejo de administración ya es del 40% -tras la incorporación el pasado mes de octubre de la británica Pamela Walkden-, el mayor entre todas las empresas cotizadas españolas y por encima del objetivo establecido en el Código de Buena Gobierno de la CNMV para 2020, que es del 30%. En el caso del consejo asesor internacional, un órgano que aporta visión estratégica al grupo, la representación femenina es del 50%. 

El banco cuenta también con iniciativas para respaldar la igualdad en las empresas, entre las que se incluyen fondos para apoyar a las pymes dirigidas por mujeres y programas de formación, mentoring y networking. Entre ellas, en España el programa Mujeres con S que, junto a la Fundación Woman Forward, pretende impulsar el talento femenino, reforzar el liderazgo de las mujeres e incrementar su participación en las esferas de decisión. Un objetivo similar tienen Acelerating You, en Reino Unido, o Banca Woman, en Argentina.

Dentro del programa Explorer Jóvenes con Ideas, la entidad ha lanzado el premio Woman Explorer Award, para distinguir y reconocer la participación de la mujer en proyectos de emprendimiento de alto impacto; y en voluntariado, empleadas de Banco Santander trabajan con la Fundación Integra en De Mujer a Mujer, para ayudar a mujeres que han sufrido violencia de género a incorporarse al mercado laboral. Otro ejemplo reciente ha sido el lanzamiento del fondo Santander Equality Acciones, el primer fondo de inversión en España que apuesta por la igualdad de género. Además, el banco tiene en marcha distintos proyectos de emprendimiento social a través de microcréditos, entre los que destacan Prospera en Brasil o Tuiio en México. En total, sólo el año pasado Banco Santander apoyó a 250.000 micro-emprendedores, la mayoría de ellos mujeres.

El último reconocimiento a estos esfuerzos es el Índice de Igualdad de Género de Bloomberg de 2020 (Bloomberg Gender-Equality Index, GEI), donde Banco Santander ha obtenido la mejor puntuación mundial (429 de un máximo posible de 500), por tercera vez consecutiva. Este indicador es el principal sello de excelencia para empresas de todo el mundo que hacen público su compromiso con la igualdad y el avance de la mujer en el mercado laboral. Para la elaboración del índice se evaluaron 6.000 empresas de 84 países y finalmente sólo consiguieron formar parte de él 325. Las empresas que han revelado sus datos sobre género representan una capitalización de mercado conjunta de más de 14 billones de dólares.

La evaluación para 2020 incluía 75 métricas en cinco áreas: dimensión del talento y liderazgo femenino; igualdad y paridad salarial; políticas en contra del acoso sexual; marca inclusiva e iniciativas en favor de la mujer.  “Para Santander, publicar nuestros datos por medio del Bloomberg Gender-Equality Index es un ejercicio importante porque nos permite evaluar las prácticas internas y nos ayuda a entender cómo estamos situados en comparación con nuestros competidores. Que estemos nuevamente en este índice pone de relieve el compromiso constante de Santander con facilitar un entorno inclusivo a todos nuestros empleados y favorecer la igualdad de género en la sociedad”, ha señalado Ana Botín.

En 2019, el grupo de origen cántabro también fue reconocido como el banco más sostenible del mundo en el Índice de Sostenibilidad Dow Jones, y se adhirió a los Principios de Empoderamiento de las Mujeres de la ONU.

Contenido ofrecido por Santander.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.