eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El casino online ya factura más que el póquer

Los juegos de casino en internet superan al póquer y son ya el segundo segmento que más factura del juego online, por detrás de las apuestas deportivas.

Según el informe de la Dirección General de Ordenación del Juego del último trimestre de 2015, las cantidades jugadas por los españoles no han parado de crecer.

- PUBLICIDAD -
El casino online ya factura más que el póquer.

El casino online ya factura más que el póquer. Freepik

Si el juego online fuera un termómetro para medir la recuperación de la economía familiar española, podríamos decir que la crisis ya es historia. De hecho, desde que se aprobó la Ley de Regulación  del Juego de 2011 la facturación y el número de usuarios no ha parado de crecer de forma exponencial.

Las apuestas deportivas han sido siempre el segmento del juego que más factura en línea y pese al gran bache que sufrió en verano de 2015, su progresión en cantidades de dinero jugadas es siempre ascendente. Los operadores legales que ofrecen este tipo de apuestas se han duplicado desde el inicio de la regulación y además de las plataformas en línea, también ha crecido el número de locales de apuestas presenciales.

La otra gran pata del juego en internet es la de los casinos, que han venido creciendo desde hace cuatro años y que a mediados de 2015 superaron al póquer y se consolidaron en la segunda posición. En el último trimestre de 2015 los españoles apostamos en los casinos online más de 779 millones de euros. De los cuales, algo más de 415 se los llevó la ruleta, que se ha convertido en la gran reina de los juegos de azar.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Según el portal ruleta.com.es, “es uno de los juegos más populares de internet, pero no tiene sentido crear una cuenta de usuario en un casino que no proporciona tus juegos favoritos o no ofrezca un bono adecuado o un alto nivel de seguridad. Cualquier casino de buena reputación proporciona al menos media docena de variantes del juego  como también juegos con crupieres en vivo”

El póquer online es el tercer juego que más factura, sin embargo, no ha dejado de caer desde marzo de 2015. La principal razón de esta tendencia negativa se encuentra en la misma Ley del juego que obliga a los jugadores a tributar siempre cuando la ganancia supera los 1.000 euros. La mayoría de los mejores jugadores españoles de póquer, que se han dedicado al póquer profesional, ya se han ido a vivir fuera de España no solo porque no quieren pagar impuestos en su propio país, sino porque desean jugar contra jugadores internacionales. La ley del juego de 2011 no permite la participación de jugadores que no residan en España y este resulta ser el mayor problema para los aficionados al póquer, porque de esa manera se quita la liquidación internacional y la posibilidad de ganar mayores premios.

Por detrás del póquer están el bingo y los concursos, pero con unas cifras de facturación mucho menores. A pesar de estos números menores, el dinero que se mueve por el bingo online, por ejemplo, se ha incrementado de manera significativa en los últimos años, y ha crecido de 30 millones de euros de facturación mensual a más de 60. El fácil acceso, incluso desde el móvil, y los premios suculentos en el bingo, lo convierte en una forma de entretenimiento muy atractiva no solo para los mayores de edad, que tradicionalmente se asocian con este tipo de juegos, sino también con gente muy joven.

Las tentaciones y los peligros en este sector son muchos y por eso es necesario jugar de manera más que razonable y ser muy consciente de todo. Antes de jugar en un casino por internet, es necesario identificar los sitios de confianza donde hacerlo de forma segura y que cumplan todos los requisitos legales. Es recomendable que te pases antes por alguno de los portales de valoración de los casinos online y que te ofrecen los mejores portales para jugar según condiciones, bonos y métodos de pago fiables. Una buena preparación previa siempre es útil y puede ser muy decisiva en la elección de una buena manera de divertirse y ahorrarse posibles futuros disgustos.

- PUBLICIDAD -