eldiario.es

Menú

Audi A8, inteligencia artificial sobre ruedas

El automóvil más lujoso de Audi se convierte en su cuarta generación también en el más tecnológico de la historia de la marca con equipamientos pioneros en el terreno de la seguridad y el confort

- PUBLICIDAD -
El Audi A8L mide 5,30 metros de longitud.

El Audi A8L mide 5,30 metros de longitud.

El Audi A8 es el primer coche en Europa con tecnología a bordo para ofrecer el nivel 3 de conducción autónoma, por encima de los Tesla o rivales alemanes como los BMW Serie 7 y Mercedes Clase S. Sin embargo, la conocida como Audi AI (de inteligencia artificial) tendrá que esperar en España, puesto que la legislación local no permite que el conductor se desentienda del volante.

Y es que eso es lo que hace el Audi A8 de cuarta generación. A través de 24 sensores, entre ultrasonidos, cámaras, radares y un escáner láser, la berlina de representación alemana se encarga por sí misma de arrancar desde parado, acelerar, girar el volante, frenar y reanudar la marcha manteniendo el coche en su carril. Eso sí, sólo funciona a una velocidad de hasta 60 km/h, en situaciones de tráfico denso y carreteras con mediana y líneas bien pavimentadas.

Heredado del Audi AI, el Audi A8 también incorpora el aparcamiento pilotado, un salto cualitativo frente a la actual tecnología de estacionamiento asistido. Denominados Audi AI Remote Parking Pilot (aparcamientos colectivos) y Audi AI Remote Garage Pilot (garaje propio), ambos sistemas aparcan el coche en plazas de estacionamiento de manera completamente autónoma e incluso permiten al conductor salirse del coche y activar la función a través de una aplicación del teléfono móvil.

Siguiendo por el camino del coche inteligente, el nuevo A8 ofrece una suspensión neumática predictiva. Cuando la cámara frontal del coche detecta una irregularidad del asfalto, adapta en milésimas de segundo la suspensión, llegando a absorber hasta 8 centímetros de altura. Este mismo sistema también sirve para controlar el balanceo frontal del coche en las frenadas, o en caso de un inminente impacto sobre el lateral, levanta la carrocería para aminorar los daños.

Audi apuesta por dos pantallas en la consola central del nuevo A8, desapareciendo casi por completo los botones.

Audi apuesta por dos pantallas en la consola central del nuevo A8, desapareciendo casi por completo los botones.

Esta suspensión opcional la gestiona una batería específica de 48 voltios, situada en la parte trasera del Audi A8. Esta batería se encarga de otra de las funciones estrella de la nueva generación: el apagado del motor en marcha, que favorece el ahorro de combustible (hasta 0,7 litros a los 100 kilómetros de media). De tal manera, además de encargarse de las funciones de motor de arranque, también al circular por autovía a velocidad crucero, apaga la mecánica al dejar de acelerar y vuelve a activarla al acelerar.

Incluso el diseño exterior del Audi A8, con una nueva e imponente parrilla delantera hexagonal o los grupos ópticos traseros unidos entre sí y que pueden montar pilotos OLED, esconde otra novedad tecnológica, la iluminación láser, que se reconoce por una moldura azul en los faros delanteros. Opcional, funciona a más de 70 km/h, sin ningún vehículo delante y ofrece un alcance de 700 metros, el doble que la iluminación por LED.

Mecánicamente, la oferta de lanzamiento se compone de dos motores, uno diésel y otro de gasolina. Ambos de seis cilindros en V y tres litros de cilindrada, con tracción integral Quattro y cambio automático de ocho velocidades, rinden 286 y 340 caballos de potencia, respectivamente. Entre la última parte de 2018 y 2019 se completará la gama con las motorizaciones V8 en gasolina y diésel, el A8 W12 de doce cilindros y 585 CV, y el híbrido enchufable Audi A8 e-tron con 50 kilómetros de autonomía eléctrica.

Un exquisito salón como plazas traseras

Como en el modelo saliente, el Audi A8 dispone de dos carrocerías, una de batalla corta (con un total de 5,17 metros de longitud) y otra de batalla larga (5,30 m). En cualquier de ellas, el espacio interior y el lujo en materiales y acabados son la nota predominante. Hay otro aspecto llamativo, la digitalización en detrimento de los botones, incluido el mando rotativo con touchpad MMI. Ahora, en la parte delantera hay tres pantallas: la denominada virtual cockpit que hace las veces de cuadro de instrumentos y dos en la consola central, la inferior de 10,1 pulgadas, desde la que se controla la climatización y otras funciones.

Las plazas traseras del Audi A8 disponen de sobrado espacio y gran cantidad de gadget para el mejor confort de sus ocupantes.

Las plazas traseras del Audi A8 disponen de sobrado espacio y gran cantidad de gadget para el mejor confort de sus ocupantes.

Capítulo aparte merecen las plazas traseras, lugar que ocupará en numerosas ocasiones el potencial dueño del A8. Allí, se pude contar con un sistema de entretenimiento basado en dos tablets de 10,1” con señal de televisión y navegación por internet, así como una tercera tableta de 5,7” que, ubicada entre los dos asientos y extraíble, funciona como un mando a distancia para la gestión de la climatización, la calefacción, refrigeración, regulación y masaje de los asientos, las cortinillas de las ventanillas o la iluminación interior.

Diésel

Audi A8 50 TDI: 97.460 euros
Audi A8 L 50 TDI: 100.360 euros

Gasolina

Audi A8 L 55 TFSI: 104.560 euros
Audi A8 L 55 TFSI: 107.580 euros

- PUBLICIDAD -