eldiario.es

Menú

Fiat 500X: mejoras de peso para reinar entre los SUV pequeños

El renovado Fiat 500X se arma de nuevos argumentos para librar una batalla cada vez más encarnizada y contra más contendientes.

- PUBLICIDAD -
El renovado Fiat 500X.

El renovado Fiat 500X.

El segmento de los todocamino de pequeño formato no para de recibir nuevos miembros a cada día que pasa. Para los que llegaron hace tiempo, esta renovación constante comporta la necesidad de actualizarse, a ser posible incorporando no solo cambios estéticos sino también auténticas mejoras mecánicas, de equipamiento o de seguridad. Este es el caso precisamente del nuevo Fiat 500X, que se arma de argumentos ante una batalla cada vez más encarnizada y contra más contendientes.

Solo por recordar los competidores más fieros con los que debe medirse el modelo italiano mencionaremos a los Nissan Juke, Peugeot 2008, Renault Captur, Honda HR-V, Hyundai Kona, Ford EcoSport, Mitsubishi ASX o Suzuki S-Cross, pero hay muchos más. Dentro del mismo grupo FCA al que pertenece Fiat, encontramos también al Jeep Renegade, con el que el 500X comparte, de hecho, plataforma y numerosos elementos mecánicos.

La oferta de motores de gasolina del Fiat cambia de manera drástica y se acerca mucho a la del Renegade, puesto al día también recientemente. Permanece un cuatro cilindros atmosférico de 1,6 litros de cilindrada y 110 caballos al que ahora se denomina eTorq, y llegan dos propulsores turbo enteramente nuevos: un tricilíndrico 1.0 de 120 CV y un tetracilíndrico 1.3 que rinde 150 CV. Los diésel son básicamente los mismos, de 95, 120 y 150 CV, aunque adaptados a las nuevas normativas anticontaminación.

La oferta de motores del 500X se amplía: tres de gasolina y tres diésel.

La oferta de motores del 500X se amplía: tres de gasolina y tres diésel.

La gama alberga además de cuatro cajas de cambio distintas: manual de cinco y seis velocidades, y automática de seis marchas (con doble embrague) y de nueve relaciones, esta de convertidor de par. La tracción, a diferencia de muchos de los rivales, puede ser delantera o a las cuatro ruedas, de manera que, si combinamos todos estos factores, el resultado es que el 500X presenta ahora mismo una de las ofertas mecánicas más variadas.

Más tecnología y un maletero amplio

Las novedades de equipamiento lo son también básicamente de seguridad, pues el coche puede equipar ahora un sistema de reconocimiento de señales de tráfico con capacidad de actuar sobre el programador de velocidad (es decir, adecúa la velocidad al límite marcado para la vía) y faros de led, a lo que se suman dispositivos que ya estaban disponibles en el modelo anterior como el de frenada de emergencia en ciudad, detector de vehículos en el ángulo muerto, mantenimiento de carril y alerta de tráfico cruzado posterior.

A nivel práctico, el 500X, con 4,26 metros de longitud, se sitúa en la media de su categoría en amplitud interior. Otro tanto ocurre con el maletero, de 350 litros, prácticamente los mismos que tiene el Renegade, menos capaz que el de un Renault Captur (377 litros) o un Suzuki S-Cross (430) pero más que, por ejemplo, el del Ford EcoSport, que se queda en 334 litros.

El Nissan Juke, uno de los más fieros competidores del 500X.

El Nissan Juke, uno de los más fieros competidores del 500X.

De todas las opciones del segmento, la del Captur es seguramente la más pensada para las necesidades de una familia. No solo brinda una habitabilidad extraordinaria para su tamaño reducido, sino también un asiento trasero con desplazamiento a lo largo, maletero con doble fondo y otras soluciones novedosas como los asientos desenfundables y el gran cajón deslizante que hace las veces de guantera.

Otro de los superventas de la categoría, el Peugeot 2008, no brilla precisamente por el espacio interior, pero sí lo hace en el apartado dinámico. Tiene un chasis muy preciso que aporta las mejoras sensaciones de conducción, así como unos motores briosos y que consumen poco. Aunque no ofrece ni como opción la tracción total, dispone –como otros modelos del Grupo PSA– del sistema Grip Control, que puede marcar la diferencia sobre firmes resbaladizos.

La tracción a las cuatro ruedas que puede montar el 500X resulta también satisfactoria incluso en pistas de tierra y algún paraje aún más complicado, sin que eso signifique que el modelo italiano sea un auténtico todoterreno, que no lo es ni por filosofía ni por configuración. Si necesitamos verdaderas capacidades off road, conviene fijarse en el Hyundai Kona, uno de los últimos en unirse al segmento de los SUV pequeños, que dispone no solo de tracción total (según versiones), sino también de buenos ángulos característicos y altura libre al suelo, además del siempre práctico control de descenso de pendientes.

- PUBLICIDAD -