eldiario.es

Menú

Viajes

La Costa del Sol: las claves por las que no pasa de moda

Esta costa es como una ciudad gigante que va adoptando diferentes nombres, con especial relevancia para Torremolinos, Marbella y Benalmádena.

- PUBLICIDAD -
Playa de Torremolinos Málaga.

Playa de Torremolinos Málaga.

La Costa del Sol no deja de estar de moda por archiconocida que sea, de hecho, su cosmopolitismo va in crescendo, fruto de la cantidad de foráneos que la habitan durante buena parte del año gozando de la buena vida y del extraordinario clima de Andalucía. Torremolinos es el foco de atractivo principal, pero no se quedan atrás Benalmádena, Marbella, Puerto Banús, Estepona… y, sobre todo, Málaga, la capital de la provincia, que va a dar más de una sorpresa en los próximos años.

Torremolinos, un barrio de Málaga

Torremolinos era un barrio de Málaga hasta que se independizó en los 80. Décadas después, ha comenzado su proceso de reconversión y modernización, empezando por su oferta hotelera; siguiendo por el ocio (Aqualand, Crocodile Park…) y culminando por la diversificación de públicos.

Ya no son solo intenta atraer a las familias enteras, o a los jóvenes que la atestan los fines de semana. No, ahora también se ha convertido en un referente del turismo gay en el sur de Europa hasta el punto de que lo llaman Chueca II porque hay bares, chiringuitos, discotecas y festivales específicos, sobre todo en La Nogalera.

Para cenar, la inmensa playa de La Carihuela es la meca del pescaíto frito dentro de toda la costa occidental de Málaga, y para variar, el TIKI, de comida asiática, en el paseo marítimo. En los chiringuitos del mismo hay que disfrutar del chill out durante la puesta de sol y, para salir de fiesta, aparte de la calle San Miguel, en la Nogalera despuntan Edén Copas y Ritual Copas por sus actuaciones de drags. 

Espetos malagueños.

Espetos malagueños.

La vecina Benalmádena

Benalmádena y Torremolinos están unidas por el paseo marítimo, así que la playa prácticamente es la misma. El turista acude a su amplia oferta hotelera familiar de hoteles a pie de playa y resorts, pero hay que decir que el pueblo también cuenta con uno de los puertos deportivos más bonitos de España, con sus apartamentos sobre el agua (Puerto Marina); así como con el Acuario Sea Life, el zoológico Selwo, el parque temático Tivoli World, el Castillo-Monumento de Colomares y un teleférico que sube hasta la montaña. Y para cenar con vistas a toda la Costa del Sol, La Cúpula lounge. 

Marbella, la joya de la Corona

Marbella continúa teniendo la mayor concentración de hoteles de alto standing y campos de golf de Europa. Pero como aquí escribimos para todos los públicos, en Marbella, te recomendamos, en el Casco Viejo, el Bar el Estrecho, en la calle San Lázaro; la sidrería La Paca, en Calle Peral; La Lonja, de ambiente local y buenos productos, pescados y frituras; y la Polaca, ambientazo con djs que pinchan vinilos de los 60, 70 y 80 en directo. En el Puerto deportivo, que es semipeatonal, encuentras cantidad de bares como el de la Sociedad de pesca y La Sirena para tapear, y el Arturo’s y el Punto Faro para copear por la tarde.  

Y si quieres arte, vete al Museo del Grabado Español Contemporáneo y déjate caer por la galería Van Gestel, en el Patio de los Naranjos, donde expone este verano el colectivo cultural y artístico La Kavra.

Estepona también mola
La Costa del Sol, un clásico del verano español.

Se trata de una población con una playa inmensa y un centro histórico de casas blancas encaladas y con balcones llenos de geranios, con cantidad de restaurantes como Casa Andrés, para comer el mejor choco frito regado con manzanilla, la Taberna del Chato, con unas tapas y unos vinos generosos de premio, y La Casa del Rey, para comer con una buena carta creativa con vinos de todas las DO. En el Puerto Deportivo, es muy frecuente escuchar música en vivo en el LOUI LOUI y en el Bar la Pepa, que ha montado también el bar de copas La Pepa Centro.

Mijas y Nerja, las dos perlitas

Después de callejear por su centro histórico, es obligatorio bajar a la zona de Mijas Costa, a comer en El Bombo, o en La Navarra, para buenas carnes, o en el Hoyo 19, excelente pescado. Y de ahí, a bañarse a La Cala y a Las Lagunas, que se integra dentro de la ciudad de Fuengirola, donde te puedes tirar a la bartola en los chiringuitos de La Cubana y La Cepa Playa o cenar en el Moncayo 35.

Y no te debes perder Nerja, el Balcón de Europa, con sus vistas al Mediterráneo y a las calas y playas de arena.

Málaga, capital mundial próximamente

Málaga, ¿próxima capital mundial?

Málaga, ¿próxima capital mundial?

La capital de la Costa del Sol es una belleza que mira por completo al mar, desde su Alcazaba, desde el castillo de Gibralfaro y desde las terrazas de hoteles como el Málaga Palacio, ideal para tomarte un cóctel mientras te bañas en la piscina con vistas a ‘la Manquita’. Otra terraza maravillosa para tumbarte al sol es la del hotel Room Mate Valeria, con balcones al Puerto y al Paseo del Parque, verde en contraste con el azul de sus playas de arena amarilla…

Por cierto, para playa, la de la Malagueta, claro, y para chiringuito de pescaíto frito en la arena, el Tintero, donde te van sacando platos y tú eliges cuáles quieres quedarte en la mesa. También da gusto el bar-restaurante de El balneario, Baños del Carmen, con su calita colindante.

Y para echar la cervecita, qué mejor que ir directamente a la MECA: la Fábrica de Cerveza Artesanal de Cruzcampo, con restaurante y actuaciones en directo, en pleno Soho, donde se concentra todo el ambiente noctámbulo.

Contenido ofrecido por Logitravel.
- PUBLICIDAD -