eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Padres de la escuela pública piden al Gobierno que saque la Religión de las aulas

La Federación Regional de Asociaciones de Padres de Alumnos quiere que el futuro pacto educativo elimine la asignatura de los centros públicos

La consejera Esther Gutiérrez, satisfecha con los cambios de la LOMCE en Religión  

CCOO critica la posibilidad de designar a estos profesores como tutores de grupos de ESO y Bachillerato para el curso 2018-2019 en Extremadura

- PUBLICIDAD -
Europa Laica pide no matricular a los niños en Religión y que salga de la escuela

EFE

La Federación Regional de Asociaciones de Padres de Alumnos de Centros Públicos (Freapa-CP) apoya la medida del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte para que Religión deje de contar académicamente, aunque ha pedido que esta asignatura no se imparta en centros públicos.

Entienden que la asignatura de Religión no es un conocimiento objetivo como pueden ser otras materias como matemáticas o lengua, motivo por el que está de acuerdo con este cambio por parte del nuevo Gobierno central. El presidente de FREAPA, Joaquín León, aboga por ir más allá y pediría que en un futuro pacto educativo se acordase que esta asignatura dejara de impartirse en centros públicos. Para Joaquín León, si las distintas creencias religiosas quieren impartir esta materia, deben hacerlo en las sinagogas, mezquitas, iglesias o cualquier otro templo.

Cambios en la LOMCE

La consejera de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez, aplaude los cambios que la ministra de Educación ha anunciado que introducirá en la LOMCE para que la asignatura de Religión deje de contar para la nota media.

Ha recordado que la Junta había reclamado que la religión dejara de computar con efectos académicos y así se lo habían "exigido" y defendido" ante el anterior Gobierno de Mariano Rajoy.

Explica que estos planteamientos se habían llevado a las distintas Conferencias Sectoriales de Educación y ha confiado en que el Gobierno de Pedro Sánchez cuente con los apoyos suficientes en el Congreso de los Diputados para que pueda ahora sacar adelante estas reformas. 

Tutores de ESO y Bachillerato 

Por otro lado la Federación de Enseñanza de CCOO de Extremadura ha manifestado su "total oposición" a la propuesta de la Consejería de Educación sobre la posibilidad de designar a los profesores de la asignatura de Religión como tutores de grupos de ESO y Bachillerato para el curso 2018-2019.

La propuesta, realizada por la Consejería en la Comisión Paritaria, plantea también la posibilidad de formar desdobles en la materia de Religión a partir de 5 alumnos, informa la Agencia Efe. Una medida a la que igualmente el sindicato se opone, dado que esta condición "no se aplica al resto de materias del currículo a las que se les exigen ratios mucho más elevadas". De aplicarse, implicaría también la posibilidad de que estos profesores accedieran a jefaturas de departamento y a cargos directivos, según informa CCOO en un comunicado de prensa. 

Ha exigido que la Administración muestre "la misma sensibilidad", como mínimo, ante "la precarización laboral" sufrida por otros colectivos docentes que están bajo su tutela directa (interinos, laborales), que "aún no se han recuperado de los recortes de los últimos años". Así como del resto de docentes de otras materias que "han visto reducida su carga horaria reforma tras la reforma (Música, EPV, Tecnología, Filosofía, etc.)".

Advierte que la propuesta que plantea Educación supondría, de ser aplicada, menos horas para los docentes interinos el curso próximo y para el resto de docentes de las asignaturas mencionadas, "corriendo el riesgo de ver reducidos sus destinos y ser suprimidos o desplazados".

Han recordado que el acceso de los profesores de Religión a los centros se realiza por designación directa del Obispado, sin pasar por el proceso selectivo de concurso-oposición requerido para los docentes del resto de materias que se imparten en los centros educativos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha