eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Congreso amurallado

44 Comentarios

El urbanismo es la representación de la estructura social sobre el mapa. Cambiando la ciudad, cambiamos la sociedad, y viceversa. Si analizamos los edificios, las calles, los arrabales y las plazas, es fácil deducir los equilibrios de poder y sus mutaciones a lo largo de la historia. Las grandes avenidas de París, por ejemplo, fueron una doble reforma de Napoleón III: modernizó la ciudad al tiempo que la vacunaba contra una nueva revolución al derribar el laberinto de callejuelas estrechas, fecundas en barricadas y protestas. La Ciudad Prohibida de Pekín es a la China Imperial lo mismo que el Palacio de Versalles al Rey Sol; lo mismo que la Sudáfrica de las urbanizaciones de lujo rodeadas de alambradas electrificadas al apartheid, o el Muro de Berlín a la Guerra Fría. Desde lo alto de las pirámides de Egipto, lo que nos contempla es el legado bello y terrible de una autocracia corrupta y caprichosa, capaz de gastarse un inmenso porcentaje del PIB del país en algo tan inútil como una tumba.

La evolución del urbanismo y la arquitectura es también la evolución de las clases sociales; por eso hay que fijarse en las señales sobre el mapa: apuntan las líneas del futuro y en ellas el aumento en la desigualdad y la ruptura social ya se nota. No es casual, por ejemplo, que el PP de Madrid quiera abrir en la Puerta del Sol una terraza de copas, a ver si así evita las manifestaciones y acampadas. O que el Congreso de los Diputados lleve varios meses blindado, constantemente rodeado por vallas y rejas que no se sabe si pronto crecerán hasta convertirse en murallas. Su altura es directamente proporcional al descrédito de los políticos en las encuestas.

No es tampoco casual que sea este año, justo este año, cuando el PP decida aparcar la jornada de puertas abiertas usando como excusa unas obras. Tampoco que ese circo se traslade al Senado, más fácil de proteger y poco simbólico. Bastante menos rodeable.

Seguir leyendo »

Se vende ciudadanía

110 Comentarios

Una ecuación sencillita: amnistía fiscal para el dinero negro + permiso de residencia para extranjeros que compren pisos = una gran oportunidad de negocio para las mafias. A las claras: dice el Gobierno que esta ideaca que ha parido la FAES está diseñada para " el mercado chino y ruso". Como ninguno de esos dos países queda precisamente a mano, cabe preguntarse por qué se piensa en ellos. Es una pregunta retórica. Tenemos que ser competitivos y, siguiendo el precedente de Eurovegas –toda ley está en venta y todo BOE sumergido en dinero experimenta un empuje hacia arriba equivalente a la pasta que desaloje–, el Gobierno ha decidido subastar también la ciudadanía. Es coherente, a su manera.

La primera cifra que barajó la FAES fue de 250.000 euros por un piso y los papeles. Ahora son 160.000, tal vez porque la detención del muy honorable emprendedor Gao Ping ha afectado a los cálculos previstos. Más allá de la indecencia moral de ligar el permiso de residencia a la compra de una vivienda, cabe preguntarse también su utilidad práctica y a quién beneficia la medida. Ahora que los pisos están bajando de precio, ¿debe el Gobierno actuar para que tal catástrofe no se produzca? ¿Qué parte del artículo 47 de la Constitución –ese que dice que la vivienda digna es un derecho y que el Gobierno debe impedir la especulación– no he entendido? ¿No vale con el rescate público al ladrillo a través del banco malo que además hay que ayudar concediendo los papeles para mejorar la oferta inmobiliaria? Si compras un piso de medio millón de euros, ¿te dan dos pasaportes y un tercero envuelto para regalo?

La gran pregunta, aún por contestar, es qué modelo de país tiene el Gobierno en mente: cuál es su apuesta estratégica para recuperar la economía; cuál es su diseño de país para los próximos años. ¿La respuesta? No lo dicen en voz alta, pero basta con enumerar algunas de sus medidas. 1. Amnistía fiscal para el dinero negro. 2. Promocionar la inversión exterior en España vendiendo que nuestros impuestos ni se notan. 3. Abaratar el despido y los salarios. 4. Recortar en I+D y en educación superior. 5. Poner una alfombra roja a Eurovegas. Y por último: vender el permiso de residencia por 160.000 euros. ¿El futuro de España? Queda claro: la apuesta estratégica no parece estar en las energías renovables –un sector donde somos punteros y que el Gobierno está podando con motosierra–, ni en la industria ni la ciencia ni en las nuevas tecnologías.... El modelo económico de futuro está claro: vamos a ser un paraíso fiscal de saldo.

Seguir leyendo »

Por pelotas

77 Comentarios

Los hechos. Hay un chaval de 13 años con el cráneo sangrando tras una carga policial. Hay también una mujer que ha perdido la visión en un ojo, víctima de un pelotazo de goma. Y hay un conseller de Seguridad de la Generalitat catalana, señor Felip Puig, que ni dimite ni investiga ni abre expediente alguno. “A los malos les seguirán persiguiendo los Mossos d´Esquadra”, dice el señor de las porras con el lenguaje chulesco de cualquier matón de barrio. Los malos: una mujer tuerta y un crío con el cráneo sangrando.

Las explicaciones. Para Puig, lo del chaval fue un hecho “fortuito”, cuestión de “mala suerte”. Más indignante es lo que cuenta sobre esa bola de goma que le dejará a Ester Quintana sin un ojo de por vida. Según Puig, tal cosa no sucedió, a pesar de lo que vieron varios testigos. “Durante todo el día no se dispararon pelotas de goma”, dice el conseller; será que la mujer se destrozó el ojo ella sola.

Las consecuencias. ¿Qué tiene que pasar para que alguien tome medidas contra estos abusos policiales?, se preguntaba Isaac Rosa hace unos días. La respuesta es obvia: da igual lo que suceda porque nunca pasa nada. No es ni el primer cráneo roto ni el primer ojo perdido: desde 1990, ya van 24 tuertos en toda España por obra y gracia de las pelotas de goma, un armamento antidisturbios que está prohibido en muchos países más civilizados que éste. Ni siquiera basta con que haya un muerto: ya lo hemos tenido, hace unos meses en Bilbao por uno de estos pelotazos. Algunos políticos aprovecharon aquella noticia para “plantear un debate” sobre este tipo de armas, tan dañinas. El debate quedó en nada. ¿Hace falta otro muerto para que se reabra?

Seguir leyendo »

La letra pequeña del plan antidesahucios

35 Comentarios

Algunos datos para explicar qué entiende el Gobierno por «extrema necesidad» y cuántas «familias de buena fe» se pueden beneficiar del nuevo plan de urgencia contra los desahucios. De todos los hogares españoles, solo el 3,7% son familias numerosas -tres hijos o más- y alrededor del 4% están formadas por un adulto con al menos dos hijos a su cargo. Apenas el 1,1% de los españoles menores de 65 años padecen una discapacidad total que les impide trabajar y poco más del 2% de la población tiene 3 años o menos. Cerca del 3% de las mujeres -el 1,5% de la población- han denunciado en alguna ocasión violencia machista y no hay datos sobre el último requisito: que todos los miembros de la unidad familiar estén en paro y sin prestación alguna. Además de ingresar menos de 19.200 euros al año entre toda la familia, hace falta pertenecer al menos a una de estas minorías estadísticas para beneficiarse de la prórroga de dos años para los desahucios que ha aprobado el Gobierno. La conclusión es obvia: el decreto de urgencia solo soluciona una pequeña parte del problema, una mínima fracción de la catástrofe. Pero el porcentaje más desolador es otro: ni uno solo de los tres suicidas que en las últimas semanas han colocado este debate sobre la mesa del Consejo de Ministros cumplía con estos requisitos. El 100% de ellos habría quedado fuera de la solución tomada. Es un 0% de eficacia, un auténtico logro.

Más en El Periódico

Seguir leyendo »

Vídeo: Así ha visto la huelga Telemadrid

106 Comentarios

Telemadrid no ha podido emitir en todo el día, pero sus periodistas han elaborado un informativo que han difundido a través de Internet. Cuesta imaginarse un informativo más tendencioso, más parcial, menos independiente y más manipulador. Así es la tele pública en Madrid.


Seguir leyendo »

Documento: los argumentos internos del PP sobre la huelga general

87 Comentarios

Cada día, el Partido Popular difunde entre sus dirigentes un argumentario con las consignas del día. Hoy está dedicado a la huelga general y, de segundo plato, a las elecciones catalanas. Estos son sus argumentos.


Argumentos Populares 14-11-2012

Seguir leyendo »

eldiario.es informará el 14N exclusivamente sobre la huelga general

123 Comentarios

El 14N este diario cerrará parcialmente su edición. Solo actualizaremos nuestra web con información sobre la huelga general. También eliminaremos la publicidad de nuestras páginas. He tomado esta decisión después de un largo debate interno con la redacción y tras esta encuesta en la que, durante el día de ayer, consultamos la opinión de nuestros socios.

En la encuesta han participado 1.471 socios de un total de 1.820: el 78.9%. La gran mayoría de ellos, el 81%, se ha mostrado a favor de que cerremos parcialmente eldiario.es e informemos solo de la huelga, frente a un 19% que prefiere un cierre completo. La razón por la que solo han podido participar los socios en esta encuesta es porque su opinión nos importa especialmente, porque tenemos con ellos una relación de confianza y queremos que participen en algunas de las decisiones editoriales de eldiario.es y porque creemos que su criterio es bastante representativo de la visión general de nuestros lectores. Os recomiendo que repaséis los comentarios que han dejado en la encuesta. Son realmente interesantes.

Más allá de esta decisión, que asumo personalmente como director de eldiario.es, el derecho a huelga es individual, y corresponde a cada uno de los trabajadores de esta redacción. De hecho, varios de nuestros redactores harán huelga mañana y no vendrán a trabajar. Otros si trabajaremos, en las condiciones que os he explicado, porque creemos que la mejor manera de apoyar una huelga general es informando sobre ella.

Seguir leyendo »

Yo apoyo la huelga del 14N

106 Comentarios

Pues claro que es una huelga general política, por supuesto que sí. Es una jornada de protesta contra las políticas injustas y equivocadas del Gobierno, que no solo no nos están sacando de la crisis, sino que están agravando las peores consecuencias para una sociedad que está a punto de estallar. La palabra política no sobra: es una huelga contra esa política y por una política distinta; es una protesta para cambiar ese futuro que nos quieren robar aquellos que presentan su política como una inevitable decisión técnica, como si no hubiese otra opción. Por eso resulta indignante que sean los propios políticos conservadores –empezando por la "funcionaria" Esperanza Aguirre, esa liberada del PP– quienes utilicen la palabra "política" como si fuese un insulto, como una forma de descalificar la huelga e incluso pedir su ilegalización.

Por mucho que le moleste al PP, y a Esperanza Aguirre aún más, la política no es solo cosa suya. No es su monopolio. No son ellos los únicos privilegiados que pueden opinar e intentar influir en lo que afecta a la polis: a toda la sociedad. Ni siquiera la mayoría absoluta les da esa potestad porque la democracia no solo consiste en votar y callar. La huelga no es solo un derecho. En las circunstancias que vivimos, es casi una obligación.

Frente al tópico de que no sirve de nada, claro que las huelgas y las manifestaciones sirven para transformar la realidad. Fueron efectivas incluso en el franquismo, durante una dictadura, y en democracia lo son todavía más. Está quedando otra vez claro estos días, con los dos grandes partidos forzados por el malestar ciudadano a parar a toda prisa los desahucios antes de que sean ellos los desahuciados. Su actual urgencia por resolver esta tragedia insoportable no es solo por los recientes suicidios, las últimas gotas que han desbordado el vaso. Antes de esas muertes ha habido miles de personas –especialmente esa Plataforma de Afectados por la Hipoteca a la que tanto debemos como sociedad– que han dicho basta en vez de callarse y han preferido luchar. Porque la peor derrota de todas es la de quienes se rinden sin más.

Seguir leyendo »

Vídeo: varios nombres de la cultura respaldan la huelga general del 14N

27 Comentarios

Seguir leyendo »

Hay opiniones que no son respetables

50 Comentarios

Una obviedad que conviene dejar clara: contra el dicho popular, no todas las opiniones son respetables. No es respetable el racismo ni el machismo ni el fascismo... Por educado y cortés que se sea en las formas, no merece respeto alguno quien argumente que la mujer es inferior y tiene menos derechos que el hombre, o que la esclavitud debería estar permitida. Opiniones así afortunadamente son hoy minoritarias y marginales, pero no lo fueron en otros tiempos. La civilización y la democracia consisten en parte en eso: en dejar atrás discriminaciones que en su momento fueron de lo más honorables para poner los derechos humanos y la libertad por encima de abusos y supersticiones con varios siglos de historia.

Decir que un homosexual tiene menos derechos que un heterosexual tampoco es una opinión respetable. No debería serlo, no deberíamos tolerarlo, por mucho que haya una larga tradición al respecto y que incluso hoy sean minoría los países que no discriminan a sus ciudadanos por su orientación sexual. La homofobia, como el racismo o el machismo, no es aceptable en ningún caso: tanto cuando se trata de ejemplos evidentes hoy superados -como esa ley de vagos y maleantes que encarcelaba a los homosexuales- como cuando son discriminaciones más sutiles, como negar su derecho a formar una familia. Quienes argumentan que no están en contra de que los homosexuales se casen, pero que no lo llamen matrimonio, no están planteando un inocente debate semántico. Tras la palabra está el derecho: a la adopción, a la pensión de viudedad en caso de fallecimiento o a la herencia. Quieren arrebatar la palabra porque tras ella ha llegado la verdadera igualdad para estas parejas. Por eso fue tan importante la legalización del matrimonio homosexual, por eso ha sido tan necesaria la sentencia del Constitucional, aunque haya tardado siete años. Y por eso es indignante oír a todo un ministro del Interior asegurar que la sentencia no le hace cambiar su rechazo a esta ley y su oposición frontal a que los homosexuales puedan adoptar.

Tras las palabras de Jorge Fernández –o las de los obispos, que se comportan como si el matrimonio civil fuese también suyo– no hay una opinión respetable. No es tolerable la discriminación ni tampoco la hipocresía, esa tradición que consiste en tolerar la homosexualidad pero sin que se vea mucho; los homosexuales han adoptado y dado a luz a hijos desde mucho antes de que se reconociesen sus derechos. Y si el ministro quiere ser coherente, no vale con quejarse de que la sentencia no le gusta; ese gesto para la galería. Si está incómodo con la Constitución, que dimita. Él está ahí para que se cumpla.

Seguir leyendo »