eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ellos tienen un plan, nosotras también

Los que gobiernan las instituciones europeas de forma casi dictatorial son hoy líderes mundiales en la competición internacional por ver quién desmantela con más precisión y rapidez los Estados de Bienestar

- PUBLICIDAD -

Últimamente se habla mucho de la falta de democracia en las instituciones europeas. Hemos vivido con espanto los chantajes y humillaciones al pueblo griego, o las 'recomendaciones' por parte del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, (al que ninguno podemos votar), sobre a quién votar y qué coalición debe gobernar, en las elecciones generales de Portugal o de nuestro país. O que a pesar del evidente fracaso de las políticas de recortes y de control del déficit, sigan desde Bruselas exigiendo aún menos gasto público en los presupuestos generales. ¿A qué intereses responden? ¿A quién representan?

Ellos tienen un plan, y lo están aplicando con mano de hierro y corazón de hiel.

Los que gobiernan las instituciones europeas de forma casi dictatorial son hoy líderes mundiales en la competición internacional por ver quién desmantela con más precisión y rapidez los Estados de Bienestar, y quién bloquea mejor los procesos democráticos.

El TiSA (Trade in Services Agreement o Acuerdo para el Comercio de Servicios) uno de los varios tratados que están siendo negociados, es un ejemplo a sumar a la larga lista de proyectos legislativos que facilitan el camino para la dictadura de las multinacionales. Éste en concreto implicará a unos 50 países y persigue la liberalización del mercado de servicios a un nivel nunca visto.

Esta semana hemos votado en sesión plenaria el informe que el Parlamento Europeo elabora con la intención de marcar las líneas de negociación a la Comisión Europea, que es quien tiene competencia para negociar y redactar los acuerdos comerciales en nombre de los 28 Estados miembros. Pero este informe es solo una recomendación a los negociadores, y no una orden, a pesar de que el Parlamento sea la única institución europea que podemos elegir los ciudadanos. La Comisión puede, o no, hacernos caso. La Comisión es todopoderosa.

El TiSA se lleva negociando desde hace varios años en absoluto secreto. En secreto, como siempre, para la ciudadanía, no para las multinacionales, que son las grandes impulsoras de esta idea, y las que se sientan a la mesa con los funcionarios que redactan, principalmente, sus deseos. Conocemos más del TiSA por las filtraciones a WikiLeaks que por la propia Comisión Europea, los gobiernos nacionales o los principales partidos. Y cuando se oculta algo, y algo de tamaña importancia, es que hay temores fundados de que no guste a casi nadie.

El TiSA, este macro-acuerdo, mastodóntico en sus dimensiones geográficas, poblacionales y económicas, es un hermano del TTIP (acuerdo de inversiones entre EEUU y la UE, en negociación), y del TPP (acuerdo de inversiones entre EEUU y 11 países del Pacífico, ya redactado y a la espera de ser ratificado), y sus pretensiones son las mismas: favoreces a las multinacionales y a los fondos de inversión.

Cuando los foros multilaterales no salen al gusto de los grandes, como ha ocurrido con la Ronda de Doha en el seno de la OMC, la solución es saltarse esos foros y hacer las cosas por su cuenta. La OMC ha dejado de ser un foro válido para EEUU y la UE porque los países en vías de desarrollo tienen voz y voto, y con el mismo peso que ellos. Setenta y siete de los países menos desarrollados del mundo hicieron piña para evitar que la globalización fuera marcada solo por los grandes; básicamente para intentar salir de su situación como países-despensa de los pocos afortunados que vivimos en el primero de los primeros mundos. Occidente ha hecho lo que le ha dado la gana durante toda la vida en el hemisferio sur, y no soportan que países como Sudáfrica, Brasil o Nigeria vengan ahora a decidir también sobre el futuro del globo. Ésta es la razón de ser del TiSA. Si voy perdiendo en el juego, corto la partida, lo recojo y me lo llevo.

Si las formas son malas, el fondo no es mejor. El desarrollo de internet y del comercio mundial impulsado por él, hace necesario establecer algún tipo de regulación al respecto. En eso estamos todos de acuerdo. Pero el camino no es liquidar la regulación existente, sino mejorarla, para que ese real y potencial comercio mejore la vida del mayor número de gente posible, en todas partes. Pero ese no es el objetivo, ya que quienes dirigen esta Europa no trabajan para nosotros.

Cuando nuestros líderes europeos trabajan mano a mano con Monsanto, Goldman Sachs, British American Tobacco o Repsol, es que no están pensando en la gente corriente que intenta sobrevivir, a duras penas, a esta crisis originada por esos mismos gigantes del capital, y a sus insensatas soluciones económicas que profundizan en la recesión, pero que aumentan sus ganancias.

Algunas de las disposiciones de este acuerdo tratan de establecer mecanismos para que éstas y otras empresas puedan eludir las normativas nacionales sobre el comercio de servicios. Es un acuerdo que intenta hacer un by-pass a los procesos democráticos, que son un verdadero dolor de cabeza para las compañías, puesto que los parlamentos se dedican, básicamente, a regular todo tipo de actividad, como es lógico si no eres un animal selvático. Que haya normas para limitar las emisiones de CO2, para regular las actividades financieras, o para diseñar la compra pública, son solo un ejemplo de lo que ellos mismos llaman 'obstáculos al comercio'. Son todas aquellas normas que limitan su capacidad de acción, que les constriñen y les queman. Les arde el Estado en su faceta de protector de su gente y de su medioambiente. Pero no quieren acabar con él, quieren que trabaje para ellos.

El TiSA es una herramienta más para conseguir este objetivo. Que el Estado siga construyendo hospitales, colegios, comprando ordenadores y contratando gente, pero que ellos, los grandes, los muy grandes del mundo de las empresas, sean los únicos proveedores. Quieren que todo sea privatizable y privatizado, y que sea imposible devolverlos luego a las manos públicas. El Estado es una máquina de gastar, y ya está bien de que sea el Parlamento, la voluntad popular, quien decida cómo y dónde se gasta ese dinero público. Los ayuntamientos no podrán discriminar positivamente al proveedor local, que suele ser la opción más lógica y común, a la hora de hacer sus compras y licitaciones. Ninguna administración pública podrá tratar de forma diferente a la IBM que a Pepe, el de la tienda de informática del pueblo.

Es solo un ejemplo de hasta qué punto estos tratados comerciales modificarán profundamente nuestra forma de vivir y trabajar. Y esto no lo digo solo yo, pues son palabras del Secretario de Comercio norteamericano, refiriéndose al TTIP. Yo añado que también modificarán la forma en que nos gobernamos y legislamos. Dejará sin sentido el voto, pues dará igual quién se siente en los escaños. Podríamos, directamente, poner maniquíes en el Congreso de los Diputados, pues servirían para lo mismo: para nada.

Estas reglas del juego, donde unos pocos gigantes deciden el futuro de millones de personas sin ni siquiera informarles, no pueden continuar.

Y es entonces cuando se hace aún más evidente la necesidad de repensar y analizar por qué nuestros dirigentes, especialmente a nivel europeo, no piensan en Pepe, ni en su pueblo, y sí en la IBM. Ésta no es la Europa que todas tenemos en nuestro imaginario, es una Europa secuestrada, que se ha convertido en enemiga de los más débiles y compañera de entes avaros e inconscientes. Hace 70 años nos dimos una Carta de Derechos Humanos que ésta gente está despedazando, sin ni siquiera darnos cuenta, en nuestro patio de atrás. Urge reflexionar sobre ello y hacer algo al respecto.

Si ellos tienen un plan, nosotros, la gente y la Tierra, necesitamos otro. Un plan alternativo a esta deriva neoliberal y cruel. No podemos quedarnos sentados lamentándonos y observando las barbaridades que se les ocurren a los fondos de inversión para maximizar sus beneficios a costa de lo que sea.

Yo digo que ya basta. Ese plan alternativo, ese Plan B, ya está en nuestras mentes, aún desperdigadas, pero puede hacerse real cuando nos unamos, ponerlo en papel entre todos y todas, y llevarlo a las calles y a las instituciones. Llevarlo a todas partes: a las universidades, a los centros de trabajo, a los medios de comunicación. Es el Plan de la dignidad y del respeto por los derechos y libertades alcanzados durante décadas de lucha de nuestras madres, abuelos y bisabuelas. Se puede, claro que se puede, porque juntos somos más fuertes. Podemos protegernos y proteger nuestra Casa.

Creo que es hora de que nosotros, los de abajo, que somos muchos más, recojamos el juego y nos lo llevemos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha