eldiario.es

9

Un viaje por el paisaje de la economía sevillana pre-COVID-19

Euronautas

En Sevilla, como en cualquier otra ciudad es necesario analizar el patrón de comportamiento de la estructura productiva. Este es un factor determinante de las posibilidades de su crecimiento del que muchas veces se habla y pocas se analiza. Es clave conocer las ramas de actividad más importantes y su evolución, así como la capacidad con la que cuenta para llevar a cabo un cambio estructural que sin duda es un factor indispensable de éxito, en la situación de crisis en la que nos encontramos.

La clasificación que se puede ver en el primer gráfico es clave para conocer la importancia de cada sector de la economía sevillana y está dividida en:

[1] Los inputs intermedios es lo mismo que el consumo intermedio es definido como el valor de aquellos bienes y servicios cuyo fin es su empleo en la producción de otras mercancías y se suma al valor adicional para valorar la producción total de una economia.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Por qué no hay que rescatar al turismo, y sí reconstruirlo

Pero qué es el turismo sino un gigante con pies de barro que va a mantener parado 9, 10 u 11 meses el 12 o el 14% del PIB. Todos los que viven de esto van a tener que endeudarse para sobrevivir, empresarios y trabajadores. Los que no, transformarán los ERTEs en ERES y cerraran la persiana y el coste de esto será del dinero de todos.

A estas alturas de la película queda claro que el turismo no era la solución a todos los problemas del mundo. Frente e a la industria, no es tan resiliente a las crisis, no genera riqueza ni da tanto trabajo. Eso sí, a nivel político y empresarial, te llevas tu dinero y tus votos sin meterte en problemas de reconversiones, industrias obsoletas, modernizaciones, I+D, mano de obra cualificada, sindicatos, huelgas y derechos laborales… El turismo vende patria y te permite fomentar la cultura del pelotazo constructivo, y además multiplica por 1000 el redito político cortoplacista que da proveer trabajos malos a gente que los necesita frente al industrial. Para qué dar un Ingreso mínimo vital, si los puedes explotar por el mismo dinero y te van a dar las gracias igual.

Todo esto, quién nos lo iba a decir, ha acabado provocando una dramática precarización del tejido económico nacional y una “drogodependencia” del turismo. Porque el turismo ha acabado por convertirse en un factor transversal en nuestra forma de entender las ciudades, los alquileres, los precios del ocio, los negocios e incluso define de hace tiempo la propia imagen de los territorios y quienes los habitan. De hecho, el principal problema que enfrentamos ahora es cómo volver a la “nueva normalidad” encajando la drogadicción al turismo en el nuevo puzzle que se montará después de la COVID-19.

Seguir leyendo »

Miradas desde la economía feminista y el ecofeminismo

Ecofeminismos

Hoy en día se debate mucho sobre la “crisis global”, una crisis de crisis: agroalimentaria, climática, de la democracia, de la producción, de valores y ahora también la crisis del coronavirus. Esta crisis es lo que en la Economía Feminista se define como el "conflicto capital – vida" para indicar la necesidad de poner la vida en el centro frente a un sistema biocida.

El desarrollo capitalista ha provocado un crecimiento exponencial en la explotación de los recursos y en el consumismo. Ya somos testigos de catástrofes ambientales sin precedentes causadas por el ser humano.

En este contexto entendemos que la fractura se refleja también en aspectos sociales y culturales. En el imaginario colectivo la economía ocupa una posición muy relevante que se encarga del bienestar, pero se basa en la división colonial y sexual del trabajo y la explotación de la naturaleza.

Seguir leyendo »

Flamenco en Sevilla a lo primero del siglo XXI

Prólogo de José Luis Ortiz Nuevo

Debo escribir ahora en Andalucía cuando está acabando  2019 acerca de la situación del Flamenco en Serva la Bari por estos procelosos tramos primerizos del siglo XXI que arrancó antes de hora con los horrores de Nueva York y sus torres gemelas ardiendo en vivas candelas como arde hogaño el mundo en sus esquinas ya sean prósperas o míseras en mil luchas abiertas por doquier a la aventura del avance social o del obsceno retroceso de las criaturas desfavorecidas del planeta hechas ciscos por tormentas terribles no obstante a las cuales y sus inapelables consecuencias trágico dramáticas podemos y aun debemos ocuparnos en debates que saquen a luz pronunciamientos disquisiciones  ideas y razones en torno del estado del género a su paso por Sevilla

Referencia baladí al parecer de los gestores próximos a quienes detentan poder y mando en otros ámbitos de la cultura como  los teatros  mismos principiando por el más encumbrado de la Maestranza al que se señala como faro o mascarón de proa de la considerada “alta cultura” en la ciudad y aún en las Andalucías siendo el coliseo patrio de más alto presupuesto  tanto en programación como en sustento de la en él instalada Real Orquesta Sinfónica de Sevilla pese a lo cual sucede que por un lado lo flamenco ocupa una ínfima parte de la oferta y del gasto habituales de esta empresa pública sevillana y es relegado siempre a cubrir “en corbata” huecos de segunda en su preponderante muestrario operístico sinfónico en el que otro sí se echa de menos una vera indagación por el copioso pero relegado al mausoleo de los olvidos  fondo en partituras de compositores del país de modo que tanto el teatro como la orquesta manifiesten pudieran manifestar que no solo sirven para traer lo forastero espléndido sino también útiles son a construir y mostrar escénicamente desde lo nuestro el sonde la maravilla en el concierto de las órbitas que más en el mundo brillan

y así desenvolverse con pensamiento propio a la orden primero del Flamenco después de la Ciudad y al lado de la Patria procurando remediar endémicos males como el llamado Función de estreno y despedida” virus el más malo y extendido en el evento y que engorda en el ilusionado empeño de artistas compañías grupos solistas y colistas que durante los veranos previos se afanan se esfuerzan se embargan se endeudan invirtiendo en un sueño profesional que por desgracia raramente se aproxima a ser real y en él  quedan a espuertas euros energías sudores derrochados para nada porque a pesar de que en las Andalucías hay existen se remozaron o se construyeron de nueva planta en los expansivos años 90 del siglo que pasó muchísimos espacios teatrales tantos que su censo supera los trescientoseso de poco y nada sirve pues los mismos en su inmensa mayoría como decirse suele se abren de higos a brevas y para este menester tampoco habiendo como hay legión de talento que no encuentra escenarios ni público ausentes  o cerrados a la exhibición y al cómplice aplauso de las gentes

Seguir leyendo »

¿Cuánto hace que no hablamos de Andalucía?

Busca un planeta azul. Enfoca. La mayor parte de él está cubierta de agua, pero aun así se llama Tierra. Busca un país que está en el medio de todo. Enfoca. Busca uno en el que nadie sale a la calle por una enfermedad infecciosa que ha golpeado a todo el planeta, pero que como siempre sufrirá, peor que nadie, las consecuencias de la consiguiente crisis económica mundial, la segunda en menos de 15 años.

Busca ahora una región que a pesar de haber sido uno de los mayores imperios de la historia, tierra rica en recursos, cruce de infinitas culturas y caminos vive como una de las regiones más pobres de Europa, víctima de su historia y de la de otros imperios recientes que la ocuparon. Una región donde el esplendor pasado y la decadencia actual comparten tiempo. Os suena a Andalucía, ¿verdad? Pues, espero que en esta tribuna podáis leer sobre cosas que os interesen, y dar vuestra opinión.

Inauguramos esta tribuna semanal en un momento de ruptura total, donde nada volverá a ser lo que fue a nivel del 11S, o la crisis de 2008. La inauguramos para hablar de cosas que nos afectan: ¿cómo queremos afrontar la crisis que viene? ¿Qué errores se han cometido y qué errores queremos no volver a cometer?. Sobre todo, debatiremos sobre realidades y propuestas para un territorio que sin duda lo necesita. ¿Cuánto hace que no hablamos de lo que somos y de lo que queremos ser?

Seguir leyendo »