La portada de mañana
Acceder
La maldición de los Borbones alcanza a Felipe VI, un rey aún sin relato propio
Por qué no se puede comparar la curva de contagios de marzo con la de julio
Las familias piden al Gobierno que reactive las exhumaciones en el Valle de los Caídos

Arte y debate para recordar el 50 aniversario del primer asesinato de ETA

Denis Itxaso durante la presentación de la exposición.

El próximo año se cumple el 50 aniversario del primer asesinato de ETA. La víctima, José Antonio Pardines, era agente de la Guardia Civil y se encontraba regulando el tráfico en la N-I  a la altura de Villabona. Con motivo de esta efeméride, el Departamento de Cultura de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en colaboración con la Instituto Vasco de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos Gogora y la Fundación Memorial Víctimas del Terrorismo, va a organizar la exposición 'Luces en la Memoria; Arte y conversaciones frente a la barbarie de ETA', una muestra para dar testimonio del terror padecido a lo largo de cinco décadas, recoger las memorias diversas sobre los hechos acontecidos y su  relato, y socializar todo ello a partir de las visiones ofrecidas desde el arte, la cultura y por sus protagonistas principales: las víctimas del terrorismo.

La exposición, que ha sido presentada por el primer teniente de Diputado General, Denis Itxaso,  abrirá sus puertas en febrero de 2018 en el Koldo Mitxelena, y reunirá la obra de cuatro artistas destacados que han reflejado en su obra el impacto de la violencia de ETA:

 - Eduardo Nave, presenta la instalación A la hora. En el lugar (2008-2013), integrada por 36 fotografías de gran formato y un dispositivo de archivo, producida por el Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo.

 - José Ibarrola, se ha interesado por crear una memoria plástica de la acción terrorista de ETA, mediante su serie pictórica Paraguas, 2002-2012 y otras obras como Donde mueren las miradas, 2006.

 - Iñaki Olazabal, presenta fotografías, maquetas y documentación sobre dos proyectos escultóricos en el espacio público. Conjunto escultórico (2007, en memoria y reconocimiento de todas las víctimas del terrorismo y de la violencia instalado en el exterior de la sede de las Juntas generales de Gipuzkoa; y ST (2004), pieza instalada en Ordizia junto al río Oria en homenaje a Yoyes.

 - Alex Carrascosa, dispone un dispositivo para generar una acción del arte en la creación de memorias. Materiales y monitor con procesos de trabajo y reflexión sobre prácticas artísticas, memoria y paz en interacción con los y las visitantes.

El Diputado Foral de Cultura ha situado la exposición en el marco de la labor que las instituciones deben desarrollar para recuperar los valores esenciales para la convivencia y, en este sentido, ha afirmado que “necesitamos recuperar y dar luz a la memoria de lo sucedido con el terrorismo de ETA para que Gipuzkoa pueda decir nunca más y mirar a un futuro de paz, convivencia y libertad”.

Paralelamente a la muestra artística, se celebrará un ciclo de conferencias, coloquios y mesas redondas, como acto de recuperación y medio para  dar luz a la memoria de personas que, desde diferentes situaciones, vivieron en primera persona la violencia de ETA.

El contenido de la exposición se completará con un espacio documental con publicaciones y conexión on line a recursos de AROVITE (Archivo Online sobre la Violencia Terrorista en Euskadi) promovido por colaboración entre el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y el Instituto Universitario de Historia Social Valentín de Foronda, y del proyecto Plaza de la Memoria, impulsado por GOGORA (Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos humanos). Asimismo, se incluirán imágenes y documentación de memoriales y de acciones de otros artistas: Oteiza (Memoria de Extebarrieta y de Pardines, de Yoyes) y Cristina Iglesias (Memorial el exterior del Parlamento Vasco).

La directora de Convivencia y Derechos Humanos Maribel Vaquero ha  señalado la  necesidad de realizar una pedagogía democrática de la memoria, expresando su deseo de que la exposición del Koldo Mitxelena contribuya a esta labor. Vaquero ha expresado que es “consciente de la dificultad de acercarse a la memoria reciente sin desconfianzas y miedos, y realizando un ejercicio real de empatía hacia las víctimas”, pero considera este ejercicio “de vital importancia para el encuentro social  y mirar al futuro”.  “Partimos de un pasado en el que nuestro territorio ha sido muy castigado por la violencia ejercida por terrorismos y violencias de signos diferentes”, relata Maribel Vaquero, y ha destacado que esta exposición es “parte muy importante del sufrimiento vivido en Gipuzkoa, que también se ha reflejado en el arte.

 

 

Etiquetas
Publicado el
17 de noviembre de 2017 - 17:54 h

Descubre nuestras apps

stats