El BEC, con 330 millones de deuda, paga un premio de tres meses de salario a sus trabajadores más antiguos

Fachada del Bilbao Exhibition Center, en Barakaldo.

El BEC (Bilbao Exhibition Centre), la principal Feria de Muestras de Euskadi y con una deuda acumulada de más de 300 millones de euros, paga tres meses de salario a sus trabajadores que cumplen 25 años en la empresa. En 2014 se han devengado 200.000 euros "en concepto de premio de fidelidad", según se refleja en las cuentas del pasado año aprobadas por el consejo de administración.

La oposición critica las ayudas al BEC porque el “dinero público no lo puede aguantar todo”

La oposición critica las ayudas al BEC porque el “dinero público no lo puede aguantar todo”

Aunque el BEC lleva funcionando diez años, la mayoría de los trabajadores proceden de la antigua Feria de Muestras de Bilbao, que conservaron sus condiciones salariales y sociales como la antigüedad cuando empezó a funcionar el recinto ferial de Barakaldo. Un portavoz del BEC recalcó a eldiarionorte.es que se trata de una gratificación contemplada en el convenio colectivos sucrito entre el comité de empresa y la dirección, y un equivalente al concepto de antigüedad que puede haber en otras firmas.

Desde 2004, cuando se abrió la nueva instalación, el funcionamiento del BEC, aparte de la amortización anual para costear los 520 millones de euros de su construcción, ha sido deficitario todos los años salvo en 2008. Desde 2005, su primer año completo de funcionamiento, el BEC acumula solo en su explotación un déficit de 38,7 millones de euros, lo que supone una media anual de casi cuatro millones al año. Solo hubo un superávit de 817.000 euros en 2008.

El pasado año, las pérdidas fueron de 1,7 millones de euros y para este ejercicio se prevén casi cuatro millones de déficit. La diferencia es que cada dos años se celebra la Bienal de Máquina Herramienta, su principal certamen y fuente de ingresos, que tuvo lugar en 2014 y volverá a celebrarse en 2016. En 2012, cuando fue la anterior Bienal, las pérdidas se elevaron a tres millones. Esa reducción del déficit es lo que lleva a las instituciones a mostrarse optimistas, que, según sus planes, debe llevar al BEC a números negros el próximo año.

La plantilla actual del BEC es de 69 trabajadores, de los que nueve son directivos, una cifra (uno por cada 7,6 empleados) que se ha considerado excesiva por los partidos políticos de la oposición. La feria es una entidad en manos públicas, ya que el el Gobierno vasco y la Diputación de Bizkaia tienen el 98,6% del accionariado, mientras que el 1,4% restante está en los ayuntamientos de Barakaldo y Bilbao y la Cámara de Comercio de Bilbao.

El gasto en personal el pasado año fue de algo más de cuatro millones de euros, de los que 600.000 euros corresponden al comité de dirección. Supone, con los nueve directivos existentes, una media de casi 67.000 euros.

El BEC tuvo que recibir en el verano de 2013 otros 3,2 millones de euros de dinero público para saldar su déficit de funcionamiento, la primera vez en su historia que se ampliaba capital para absorber las pérdidas de explotación. Hasta el pasado año, se suscribían ampliaciones de 24 millones (12 del Gobierno y 12 de la Diputación) destinadas a financiar la construcción de la infraestructura, que costó 520 millones de euros. Esta cantidad se elevó el pasado verano hasta los 35 millones, que se deberá abonar hasta 2027, por otro crédito de 150 millones pendiente que todavía no se había empezado a pagar. Actualmente, la deuda ronda los 330 millones: esos 150 millones y otros 180 millones que están pendientes de préstamos que dio el Banco Europeo de Inversiones la pasada década.

Etiquetas
Publicado el
3 de julio de 2015 - 18:32 h

Descubre nuestras apps

stats