Urkullu rompe su techo de gasto y se acerca al presupuesto de López

No será un presupuesto expansivo el de 2014 -ya lo ha advertido el lehendakari en las últimas semanas- pero se alejará de los niveles del fallido proyecto presentado a principios de año, que tenía un techo de gasto de 9.316 millones de euros y un recorte de 1.249 millones de euros. El consejero de Economía, Ricardo Gatzagaetxebarria, presentó la semana pasada a una delegación del PSE-EE las líneas maestras de las cuentas para 2014, que "superarán los 10.000 millones de euros", según fuentes conocedoras de los presupuestos, alejados del techo de gasto recogido en el proyecto de los presupuestos que Urkullu se vio obligado a retirar al no lograr ningún apoyo entre los partidos de la oposición.

EH Bildu cree que los Presupuestos del PNV mantendrán el 'statu quo' actual y los "números rojos" en materia social

EH Bildu cree que los Presupuestos del PNV mantendrán el 'statu quo' actual y los "números rojos" en materia social

Sin embargo, el proyecto para el año que viene no alcanza los niveles de las últimas cuentas del aprobado por el Gabinete del lehendakari Patxi López para el último año de la legislatura. "Se queda a unos 200 millones de último presupuesto aprobado por los socialistas", según fuentes conocedoras de las líneas generales del mismo. Esas cuentas se acercaron a los 10.500 millones de euros e incluían un recorte superior a los 100 millones de euros frente al anterior.

El lehendakari ha reiterado en los últimos días que destinarán más recursos a la partidas de Sanidad, Educacion y protección social. Su Gabinete espera aprobar esta herramienta básica en los próximos meses -previsiblemente con el concurso el PSE-EE, tras el acuerdo sellado el mes pasado- . A la espera de conocer los números exactos -el consejo de Gobierno tiene previsto aprobar esta semana el proyecto de cuentas para 2014-, tras la reunión del último Consejo Vasco de Finanzas, Urkullu ya sabe al menos que la previsión de recaudación para esos presupuestos se incrementa en más de un 4% y que eso supondrá disponer de, al menos, 349 millones de euros más. Pero también sabe que debe seguir pagando la abultada herencia de amortización de deuda del anterior Gobierno y contar con el incremento de deuda que el propio Urkullu ha generado en tan solo un año. La previsión para 2014 supera los 800 millones de euros (que incluye la amortización de bonos e intereses de la deuda).

Pastor, contra la "demolición" de lo público

Los socialistas creen que con su pacto han vencido la "resignación " que arrastraba el Gobierno de Urkullu, que presentó unas cuentas que incluía recortes en Sanidad (4,2% menos), Educación (7%) y una reducción del 26% en el presupuesto de Empleo y Políticas Sociales. El portavoz del PSE-EE en la Cámara -y negociador de los nuevos presupuestos-, José Antonio Pastor ha asegurado que "los socialistas vamos a estar vigilantes para que lo acordado se lleve a las próximas Cuentas de la comunidad autónoma". Pastor ha defendido el acuerdo con los peneuvistas, "una excelente herramienta para evitar que aquí la crisis suponga la demolición de los servicios públicos, como está ocurriendo en otras partes de España".

Las últimas cuentas de López destinaban 3.403 millones a Sanidad, 2.645 millones a Educación y 925 millones a Empleo y Asuntos Sociales. Pero estos números no podrán ser comparados con los nuevos, porque algunos departamentos se han refundido (hay dos carteras menos) y se han redistribuido de forma diferentes determinadas direcciones y viceconsejerías.

Lo que también ha anunciado el lehendakari es que mantendrá la máxima de rigor presupuestario que ya apuntó en el debate de política general. La pasada semana desveló un dato que avalaría ese control del gasto: el ahorro de 12 millones de euros mensuales de gasto corriente en los departamento de su Gobierno.

El Gobierno ya aprobó su calendario legislativo el pasado 25 de junio. Ese calendario incluye 29 leyes, de las que 13 se aprobarían en el primer semestre de 2014, siete en el segundo y el resto, se prevé para el año 2015. Eso supone que en 2013, el Gabinete de Urkullu no aprobará ni una sola ley. El Ejecutivo aspira con ese calendario a plasmar el "compromiso" del Gobierno vasco con "el crecimiento sostenible, el desarrollo humano", así como la generación de empleo y "la cohesión y el equilibrio social", que se verán reflejados en los presupuestos de 2014. Para sacarlo adelante, Urkullu ha reiterado que su oferta a la oposición es que el calendario será "abierto y flexible" y se ha conjutado con la necesidad de "tejer amplios consensos" para aprobar las leyes.

Etiquetas
Publicado el
28 de octubre de 2013 - 15:17 h

Descubre nuestras apps

stats