La portada de mañana
Acceder
ENTREVISTA | Castells: "La derecha ha perdido un poder que siempre creyó suyo"
España, pendiente de cuándo Europa cortará el grifo del gasto público
OPINIÓN | Razón y servicio: sobre quién nos ha de gobernar, por Elisa Beni

La Junta Electoral no suspende la 'cumbre' de Urkullu y Revilla, pero advierte al lehendakari que no puede difundirlo como un "logro"

El lehendakari, Iñigo Urkullu, con la presidenta del Parlamento, Bakartxo Tejeria

La Junta Electoral del País Vasco, reunida este jueves, no ha acordado suspender el acto conjunto organizado para este viernes a primera hora por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, con motivo de la reapertura de la frontera entre ambas comunidades. Sin embargo, el organismo todavía presidido por Juan Luis Ibarra sí ha determinado que se hará un requerimiento genérico al también candidato del PNV en las elecciones del próximo 12 de julio para que el evento se desarrolle conforme a los artículos 68 y 68 bis de la ley electoral vasca, es decir, con los mensajes "imprescindibles para la salvaguarda del interés público o para el correcto desenvolvimiento de los servicios públicos" y sin destacar "logros".

El letrado de la coalición Elkarrekin Podemos-IU había registrado minutos antes de la reunión ordinaria de este jueves ante la Junta Electoral un escrito para denunciar que el acto no podía celebrarse tal y como estaba concebido teniendo en cuenta el contexto de precampaña electoral. Según se ha anunciado, Urkullu y Revilla se encontrarán en la playa de Cobarón, en el linde entre Euskadi y Cantabria, con motivo de la reapertura de la movilidad entre ambas comunidades tras el final anticipado en 48 horas del estado de alarma.

La convocatoria oficial enviada por el Gobierno vasco explica que ambos mandatarios, "tras un breve recorrido por la Vía Verde del Paseo de Itsaslur (Euskadi) que conecta con la Vía Verde del Piquillo (Cantabria), harán declaraciones ante los medios de comunicación". "Es evidente la vinculación de miles de ciudadanos vascos con segunda residencia en Cantabria. Estamos ya en temporada de playas. Creo que es interesante que podamos dar esa señal de normalización", argumentó Urkullu el martes cuando confirmó sus planes para adelantar a la medianoche del jueves al viernes la "nueva normalidad" y realizar un acto con Revilla. Fuentes del Gobierno indican que en el acto la única intención es recordar la necesaria "precaución" en los desplazamientos entre Euskadi y Cantabria.

Consideraba Elkarrekin Podemos-IU que la normativa electoral veta actos más allá de lo "imprescindible" y cita expresamente la prohibición de difundir "logros". "Las medidas que van a ser comunicados en el encuentro de mañana, ya aprobadas en el Consejo de Gobierno, serán publicadas oficialmente en el Boletín Oficial correspondiente y están siendo comunicadas por prácticamente todos los medios de comunicación. Así las cosas, entendemos que el acto entre presidentes convocado para mañana se trata de un acto de campaña electoral y no cumple las condiciones necesarias", argumentan los servicios jurídicos de la coalición de izquierdas.

Para Elkarrekin Podemos-IU, el acto de Revilla y Urkullu constituye una "infracción" y, aunque en el requerimiento a la Junta Electoral no se aludía expresamente una prohibición, sí se pedía "advertir" a la candidatura del PNV. Recordaba la confluencia de Podemos e IU que se prevén "sanciones" de hasta 2.700 euros en caso de que se detecten componentes electoralistas.

El asunto ha suscitado debate en el seno de la Junta Electoral, que se está reuniendo por medios telemáticos en esta convocatoria de autonómicos. Sin embargo, ha pesado sobremanera el hecho de que en el escrito de Elkarrekin Podemos-IU en ningún momento se aludiera directamente a la paralización del acto. Este organismo no actúa de oficio salvo una flagrante infracción que no concurre en este supuesto. Sí que hay un precedente de algo similar que se retrotrae a las elecciones de 2012. Entonces gobernaba el PSE-EE y había organizado un acto con su entonces consejero de Salud, Rafael Bengoa. El PNV, mediante una solicitud formal, logró paralizarlo por ser electoralista.

EH Bildu quiere parar la Comisión de Transferencias

A la Junta Electoral también ha solicitado amparo la coalición EH Bildu, que sostiene que la celebración la próxima semana de la Comisión Mixta de Transferencias en la que el Estado traspasará tres materias pendientes del Estatuto de 1979 es también electoralista. Su representante legal reclama un "cambio de la fecha" o, si no fuera posible, "medidas cautelares" para que no se convierta en una "campaña de publicidad".

Tanto el Gobierno vasco como el PNV han reaccionado en tromba contra la izquierda abertzale y le han acusado de querer obstaculizar el desarrollo del autogobierno. "Es algo que viene inexorablemente exigido. Oponerse es ponerse en contra del autogobierno vasco", ha dicho el portavoz del Ejecutivo de Urkullu, Josu Erkoreka, que ha recordado que la cita "estaba prevista" para marzo y que se pospuso por la pandemia.

Etiquetas
Publicado el
18 de junio de 2020 - 18:33 h

Descubre nuestras apps

stats