Los exdirigentes del PNV de Álava condenados por corrupción eluden la cárcel pero no podrán salir de España

Alfredo de Miguel, a su entrada al juzgado

Los cinco principales condenados del mayor de corrupción en Euskadi, el conocido como 'caso De Miguel', es decir, los exdirigentes del PNV de Álava Alfredo de Miguel, Koldo Ochandiano y Aitor Tellería, el exdirector de Juventud del Gobierno vasco, Xabier Sánchez Robles, y el exconcejal en Leioa y empresario Iñaki San Juan, han quedado este viernes en libertad de manera provisional con medidas cautelares como la obligación de comparecer ante el juzgado más cercano a su domicilio quincenalmente o la prohibición de salir de España. Se les retirará el pasaporte y deberán comunicar también cualquier cambio de domicilio o incluso sus vacaciones.

La Fiscalía, por haber recibido penas superiores a cinco años de prisión por graves delitos de corrupción y aunque la sentencia sea recurrible ante el Tribunal Supremo, había entendido como inaplazable el ingreso en la cárcel de De Miguel, Ochandiano, Tellería, Sánchez Robles y San Juan nada más hacerse público el fallo de la Audiencia Provincial de Álava, como adelantó este periódico. Como marca la ley, dentro de un plazo de 72 se ha celebrado una vista a la que han asistido estos cinco excargos del PNV así como Jon Iñaki Echaburu y Josu Montés, con penas de entre dos y cinco años y para los que no se pedía la entrada en prisión. Los penados con castigos de menos de dos años o cono penas de inhabilitación no han tenido que acudir al Palacio de Justicia.

San Juan alega que trabaja para el Gobierno

Finalmente, la vista ha sido conjunta a pesar de que las medidas cautelares han sido analizadas de manera individual. En ella, los condenados han podido tomar la palabra para defender su arraigo en la sociedad y despejar el riesgo de fuga para eludir a la Justicia, el principal factor para dictaminar el ingreso en prisión sin que la condena sea firme. Uno de ellos, Iñaki San Juan, condenado por recibir contratos irregulares del Gobierno vasco e incluso por haber cobrado por algunos de ellos sin haberlos ejecutado, ha argumentado que se encuentra trabajando para la Administración como elemento para evitar la cárcel.

Terminada la sesión, que no ha sido muy larga, se ha iniciado un período de deliberación 'in situ' en el que los acusados han aprovechado para compartir confidencias en tono distendido entre ellos y con los letrados en los pasillos del Palacio de Justicia. Minutos después, la Audiencia de Álava les ha comunicado a todos ellos que ha rechazado la petición de la Fiscalía, así como la propuesta subsidiaria de que se fijaran fianzas para garantizar el cumplimiento de la parte económica de las penas. "Todo un éxito", se ha felicitado un letrado al término de la vista.

En el auto de urgencia se indica que el "dato objetivo" de la gravedad de la pena no es el único factor para decretar la privación de libertad, ya que hay que tener en cuanto el "arraigo" familiar y laboral, "conexiones con otros países" y sus "medios económicos". Al tribunal "le consta que los acusados en ningún momento han tratado de eludir la acción de la Justicia y, así, pese a las penas solicitadas, han comparecido a cada uno de los llamamientos, en todas las instancias, y en el día de hoy, a la hora indicada". La jurisprudencia empleada por la Audiencia de Álava es el auto de Baleares en que dejó en libertad provisional a Iñaki Urdangarin. El yerno del Rey Juan Carlos I entró en prisión años después una vez firme la condena.

De cara al futuro, otros como el letrado de De Miguel, Gonzalo Susaeta, han adelantado ya que pelearán por revocar las condenas y han mostrado su confianza de que los recursos ante el Supremo puedan dar la vuelta al fallo de primera instancia. El plazo de presentación de las alegaciones es de cinco días, pero sólo empezará a correr a partir de que se notifique personalmente la resolución judicial a todos y cada uno de los acusados, un total de 26. Se estima que este trámite burocrático aparentemente sencillo se prolongará hasta febrero.

De Miguel, sin comentarios y con su hermana

La expectación ante la puerta del Palacio de Justicia era máxima a primera hora de la mañana, antes de la vista. Era la primera imagen de los principales condenados del 'caso De Miguel' tras la dura sentencia. De Miguel, ex 'número dos' del PNV de Álava penado con más de 13 años (9 de cumplimiento efectivo) ha llegado caminando y acompañado de Susaeta, quien como es costumbre traía su propia toga en una funda. Un desconocido, sin embargo, ha importunado a la pareja al entrar, pero el incidente no ha pasado a mayores. Quien todos conocen como Txitxo no ha hecho comentarios y se ha limitado a pedir paso a los periodistas que le esperaban. De Miguel ha estado acompañado durante toda la mañana por su hermana mayor, Eguzkiñe, que es alto cargo del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza). En un momento de la mañana, aunque la vista era a puerta cerrada, Eguzkiñe de Miguel ha sido autorizada a pasar a la sala de vistas para estar con su familiar.

También han guardado silencio Tellería, Ochandiano, Sánchez Robles y Echaburu, quien más discretamente ha conseguido entrar al Palacio de Justicia. San Juan, como hizo durante buena parte del juicio celebrado el año pasado, ha pretendido cubrirse con una capucha para eludir las imágenes de su persona. Finalmente, Josu Montés, al advertir que estaba siendo esperado por los medios de comunicación, se ha cubierto la cabeza y ha echado a correr en dirección a la entrada de los juzgados.

A la salida, el primero en salir ha sido Ochandiano. Muy educado, ha rehusado hacer comentarios y ha esperado a su abogado, Carlos Chacón. Luego Txitxo De Miguel ha acaparado todos los focos, momento que han aprovechado Tellería y Sánchez Robles para tratar de marcharse con más tranquilidad.

Etiquetas
Publicado el
20 de diciembre de 2019 - 14:32 h

Descubre nuestras apps

stats