Fagor Electrodomésticos buscaba un plan de viabilidad desde hace casi cuatro años

Fagor Electrodomésticos buscaba un plan de viabilidad para la compañía desde hace tres años y medio, aunque hasta finales del pasado año no comunicó al Gobierno vasco la situación de grave crisis de la cooperativa, según fuentes consultadas por el Diario Norte. La pérdida progresiva en la facturación, iniciada con la crisis en 2007, llevó a pergeñar una salida ya en 2010.

Fagor Electrodomésticos planteó cerrar 8 de sus 12 plantas y aliarse con la empresa china Haier

Pero la cooperativa tuvo que prescindir del trabajo inicial de asesoría realizado por no convencerle y contratar otro para realizar el plan de viabilidad, lo que retrasó la decisión y complicó la situación con el empeoramiento de los resultados, que en 2012 ya fueron negativos con pérdidas de 89 millones de euros. Ese plan de viabilidad, como ha informado El Diario Norte, era radical al plantear el cierre de 8 de sus 12 plantas, la alianza con la empresa china Haier que trasladaba toda su producción a Polonia y reducir los 5.700 empleos a cerca de 3.000.

Al final el Grupo Mondragón, el primer grupo empresarial vasco y el séptimo de España con 80.000 trabajadores, decidió ayer dejar de inyectar dinero a su empresa insignia, Fagor Electrodomésticos. La cooperativa, con 5.700 empleados (de ellos 2.000 en Euskadi), comunicó a primera hora de la tarde de ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMW) que entra en un preconcurso de acreedores ante los problemas para hacer frente a su deuda de más de 800 millones de euros.

La empresa, dedicada a la fabricación de electrodomésticos de línea blanca como frigoríficos o lavadoras, ha comunicado al juzgado de lo mercantil número 1 de San Sebastián “el inicio de negociaciones con sus acreedores para alcanzar un acuerdo de refinanciación que garantice la estabilidad financiera de Fagor en interés de sus socios y acreedores”. La comunicación a la CNMV está firmada por el presidente de la cooperativa, Xabier Bengoetxea.

La decisión se ha tomado tras dos días de frenéticas reuniones para buscar una salida a una situación muy complicada. En mayo, el grupo ya inyectó 70 millones de euros. Ahora se había planteado otra ayuda de 50 millones pero esta vez ha sido desechada por la corporación, porque las cooperativas están “al límite de sus capacidades” y realizar ese “esfuerzo adicional” tampoco iba a ser “la solución definitiva” para esta empresa, informa Europa Press.

“En el grupo hay otras cooperativas y el grupo tiene que seguir existiendo y tenemos que seguir generando actividad y creando empleos. Es un ejercicio de responsabilidad con el resto del grupo”, han añadido fuentes del Grupo Mondragón. La aportación de esos 50 millones tampoco se veían como la “solución definitiva” para la situación de Fagor Electrodomésticos. “El futuro no estaba garantizado con eso”, han añadido.

Los trabajadores ya comentaron ayer que van a celebrar reuniones con la dirección durante estos días para buscar una salida a cada situación, ya que, si se consigue salvar la empresa, será con un alto coste de empleo. Las soluciones pasarían por prejubilaciones y la colocación en otras cooperativas del Grupo Mondragón.

La empresa insignia del Grupo Mondragón buscaba una salida para hacer frente al agujero económico que se ha ido agrandando los dos últimos años. En 2010 tuvo pérdidas de 89 millones de euros y en los primeros seis meses ha sumado otros 66,8 millones.

Fagor Electrodomésticos ha elegido la opción que la ley le da más margen de tiempo para solventar sus problemas. Podía optar por un preconcurso de acreedores o en un concurso. La primera alternativa supone más margen de tiempo para una posible salida, ya que da una prórroga de cuatro meses antes de la presentación oficial del concurso y evita desde su comunicación al juzgado el pago a los proveedores. El concurso ya inicia de forma automática el proceso, en el que la gestión de la empresa ya queda en manos de un juez, que nombra administradores concursales para ver si la empresa puede pervivir y, en caso contrario, la liquidación con la recuperación del mayor número de activos posibles para pagar a los acreedores.

El declive de Fagor Electrodomésticos viene de lejos. Llegó a tener 9.402 empleados en 2007, casi el doble de la actualidad. La crisis económica le afectó de lleno y las ventas desde 2007 han bajado un 33% en los últimos seis años: de los 1.750 millones que facturó en 2007 ha pasado a los cerca de 1.200 en 2012, más de 550 millones menos. El pasado mes de mayo, la Corporación Mondragón aprobó por unanimidad la creación un fondo de reestructuración y empleo societario de apoyo a la cooperativa de 70 millones de euros, así como una rebaja salarial de casi el 6,5%, que se unía a la renuncia de la paga extraordinaria de verano.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats