Otra muerte más: décimo fallecido entre los internos de la residencia de ancianos de Sanitas en Vitoria

Vista exterior de la residencia de Vitoria

El contador de fallecidos con coronavirus en Euskadi no para de crecer y tampoco entre los internos de la residencia de Sanitas en el barrio de San Martín de Vitoria. Este jueves ha fallecido un interno más, el décimo del centenar de mayores de este centro, según fuentes de las familias. En este brote hay -según datos del lunes no actualizados- 43 positivos, 38 internos y 5 trabajadores, estadística que no incluye los familiares y otros contactos, como las ambulancias que hicieron sin protección los primeros traslados, según las denuncias de los trabajadores. Hay varias residencias en España con una problemática similar.

Esta residencia es el foco más importante de Covid-19 en Vitoria, la ciudad con más incidencia del neovirus en Euskadi y posiblemente en toda España. Sólo en esta residencia se han producido más muertes que en varias comunidades autónomas. Sin embargo, las autoridades sanitarias vascas en ningún momento han dedicado una línea en sus comunicados a esta residencia y en sus ruedas de prensa despejan las preguntas alegando que no se pueden identificar los casos. "No podemos estar especificando cuántos hay en cada lugar", fue el último mensaje público de alguno de los portavoces del Departamento de Salud. Este centro tiene una treintena de plazas concertadas con la Diputación de Álava, que sí ha informado en una rueda de prensa esta semana de la grave situación.

Fuentes de las familias indican que el servicio de atención telefónica de Sanitas ha ofrecido a lo largo del día datos confusos a quienes contactaban con ellos, como que el número de muertos era de cinco o que todos los casos positivos estaban hospitalizados en Txagorritxu, cuando muchos internos se hallan en "aislamiento respiratorio" en sus habitaciones y sin poder recibir visitas desde que se decretó oficialmente una cuarentena allí el domingo 8 de marzo. Los allegados se quejan de que tienen dificultades para comunicarse con los residentes, algunos con problemas cognitivos.

Desde Sanitas indican que se ha seguido un "cumplimiento estricto" de las medidas de prevención en todo momento y que incluso se han dado pasos "adicionales" a los que ha exigido el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) desde que el 29 de febrero un primer interno que había estado en Txagorritxu ingresado regresó unas horas y volvió al hospital con síntomas. Indican en Sanitas que ese domingo 1 de marzo se "chequearon" posibles síntomas entre el centenar de internos y que se "higienizaron" las instalaciones. Se pusieron siete trabajadores ya en cuarentena. Las pruebas PCR a los internos han corrido a cargo de la empresa y no de Osakidetza.

El 3 de marzo dio positivo ese primer interno y falleció a las pocas horas. Ese 4 de marzo hubo ya un segundo caso de coronavirus y se individualizaron las habitaciones -salvo una par de excepciones justificadas-. La empresa gestora viene a decir que antes de que el Departamento de Salud aislara el centro y lo declarara en cuarentena ellos ya estaban por la labor, al menos a tenor de sus medidas planteadas los días 5 y 7 de marzo. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps