Los vascos suspenden a Urkullu y Sánchez por la gestión de la crisis sanitaria

Sánchez y Urkullu tratarán de hilar una relación estratégica entre PSOE y PNV

Suspenso. Es la nota que ponen los vascos a la gestión de la crisis sanitaria de la COVID-19 de los gobiernos de Iñigo Urkullu (integrado por PNV y PSE-EE) y de Pedro Sánchez (PSOE y Unidas Podemos). Esta es una de las conclusiones del DeustoBarómetro Social de verano de 2020, una encuesta realizada entre el 5 y el 15 a 1.004 vascos. El Deustobarómetro, una encuesta puesta en marcha por la Universidad de Deusto, se ha centrado en esta ocasión en las actitudes y percepciones de la sociedad vasca durante la pandemia del coronavirus y las implicaciones sobre sus vidas.

DeustoBarómetro Social de verano de 2020

Cuando los ciudadanos son interpelados por la gestión de los políticos, el suspenso es generalizado en casi todos los aspectos. Así, el Gobierno vasco recibe un 4,2 a la hora de rendir cuentas "de manera transparente a la ciudadanía"; un 4,6 cuando se les pregunta por la administración "eficiente" del dinero público; un 4,7 cuando se les cuestiona si representa adecuadamente los intereses de la ciudadanía vasca; un 4,5 su gestión a la hora de desarrollar políticas para reducir la desigualdad social, y un 4,7 la toma de medidas "eficaces" para contener la pandemia.

Atendiendo a sus simpatías políticas, solo los votantes del PNV aprueban la gestión en todos los ámbitos, aunque la calificación no llega al 6. Mientras, los del PSE-EE dan aprobado cuando se les pregunta por la administración "eficiente" del dinero público, si representa adecuadamente los intereses de la ciudadanía vasca, y si toma medidas "eficaces" para contener la pandemia.

Este suspenso supone un mal precedente el lehendakari Iñigo Urkullu a las puertas de las elecciones autonómicas (fijadas para el 12 de julio) y mediatizadas en exclusiva por la crisis sanitaria y la gestión que ha hecho el Ejecutivo de Vitoria.

Cuando le toca el turno al Gobierno central, las calificaciones son peores en algunos ámbitos. Por ejemplo, los vascos califican con un 3,5 su actuación en general; con un 3,6 la administración "eficiente" del dinero público; con 3,5 la representación adecuada de los intereses de la ciudadanía vasca; con un 4,2 su gestión para reducir la desigualdad social, y con un 4,5 la toma de medidas eficaces para contener la pandemia.

En este caso, solo dan aprobado los votantes del PSOE cuanto se les pregunta por las política desarrolladas para reducir la desigualdad social (5,3) y la toma de medidas "eficaces" para contener la pandemia (5,7), mientras que los votantes de Elkarrekin Podemos solo aprueban, con una calificación de 5,1, las medidas adoptadas contra el covid-19.

Los encuestados suspenden a todos líderes políticos por su comportamiento durante la crisis del coronavirus. Los que más se acercan al aprobado son el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el vicepresidente, Pablo Iglesias, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, con una puntuación de 4,2, 4, y 4,1, respectivamente. Por detrás se sitúan Maddalen Iriarte (3,9), Idoia Mendia (3,6), Miren Gorrotxategi (3,6), Arnaldo Otegi (3,2), Inés Arrimadas (2,2), Carlos Iturgaiz (1,3), Pablo Casado (1,2), y Santiago Abascal (0,7). Los dirigentes políticos solo reciben el aprobado de sus respectivos votantes.

Efectos sanitarios

Los efectos sanitarios de la pandemia del coronavirus es la preocupación principal de la mayoría de vascos (62,5 %) Y los efectos económicos y el paro se sitúan en segundo lugar (38 %). La sanidad entra por primera vez entre los cinco principales problemas de Euskadi (18 %), según la encuesta.

Y en esta línea, las cinco líneas rojas sobre las que la ciudadanía no aceptaría ningún recorte del gasto público son: sanidad (79 %), educación (65 %), pensiones (63 %), prestaciones por desempleo (39 %) e inversión en ciencia e I+D (38 %).

Por otra arte, una de las 'novedades' masivas que ha traido la pandemia ha sido el teletrabajo. La mayoría de la ciudadanía (54 %) es favorable a su generalización porque "incrementa la productividad y mejora la conciliación". Entre los teletrabajadores, la disposición a seguir en esta situación es aún más alta: asciende al 70 %.

A pesar de la incertidumbre y la zozobra, los sentimientos positivos han estado más tiempo presentes en los hogares vascos que los negativos, aunque la sensación que más veces ha tenido la ciudadanía vasca ha sido la de preocupación, según el Deustobarómetro. Un 70 % reconoce que ha pasado alguna vez miedo durante el confinamiento.

Etiquetas
Publicado el
29 de mayo de 2020 - 17:19 h

Descubre nuestras apps

stats