Ser mujer y deportista: doble reto

Lourdes Oyarbide, del equipo ciclista Movistar

En 2017, Emma Stone protagonizó 'La batalla de los sexos', una película que narra la historia de la tenista Billie Jean King y su lucha por el reconocimiento del tenis femenino en 1973. De eso hace cuatro décadas y los logros de King se muestran como una victoria. Sin embargo, hace dos años, el tenista Novak Djokovic afirmó que “los hombres deberían ganar más que las mujeres” tras una victoria en el Indian Wells. El pasado año, lo más importante sobre Garbiñe Muguruza  para titular su triunfo en Wimbeldon fue “bonitas piernas y pocos novios” por parte del medio Periodista Digital. Y estos no son los únicos ejemplos de sexismo en el deporte.

“bonitas piernas y pocos novios” por parte del medio Periodista Digital 

 El deporte femenino sufre discriminación desde los vestuarios hasta el impacto mediático. Las 'chicas' del Athletic, frente a los 'leones' que son el equipo masculino, son solo un ejemplo más de ello. Las deportistas de distintas disciplinas han denunciado varias veces el trato que han recibido, por ejemplo, cuando las entrevistan tras un logro en una competición y el interés informativo se muda a aspectos como la vida sentimental o el 'look' y que constituyen discriminaciones de género.

Arantzazu Alonso, Maitane Carballo y Olatz Alonso presentaron el pasado viernes el documental 'Rompiendo moldes' tras ganar el concurso Haziak de ideas jóvenes del Ayuntamiento de Vitoria. Sus autoras han querido denunciar las “desiguales condiciones en las que hombres y mujeres se dedican al deporte profesional, a la vez que el optimismo y la determinación de seguir adelante”, entre otras cosas. Afirman que esta situación se puede extrapolar a toda la población.

“El rugby femenino, ni es rugby ni es femenino” es una de las frases que recoge 'Rompiendo moldes', una frase que se ha aplicado generalmente al fútbol y que numerosas personas siguen perpetrando en redes sociales o en la vida diaria. El documental trata de los inicios de esas deportistas que han dado voz y personalidad al documental. En septiembre de 2016 fue cuando el Ayuntamiento acogió el proyecto y cuando comenzaron las entrevistas.

Eider García es jugadora de rugby en el Gaztedi. No sale en el documental, pero es un ejemplo más de todas esas voces femeninas de la vida deportiva cotidiana a las que este representa. En cuanto a su deporte, se refiere a los estereotipos como el principal mal: “La gente usa muchas veces la palabra 'marimacho' y es algo que entristece mucho. La gente lo ve un juego bruto o agresivo cuando no es así, es un deporte de contacto”. García se lamenta de que sea esa la razón de muchas mujeres a no lanzarse a probar un deporte en concreto, algo que 'Rompiendo moldes' buscaría eliminar: “Muchas mujeres, por ser mujer, creen que no son capaces de jugar por ser un 'deporte de hombres' o 'de fuerza'. El Gaztedi tiene poca gente, como el rugby femenino en general, muchas veces por los estereotipos”, añade García.

En Álava han despegado deportistas como la balonmanista Eli Pinedo, la jugadora del Athletic Yulema Corres, la ciclista Lourdes Oyarbide o la baloncestista del Araski Marta Tudanca. Sin llegar a hablar de la brecha salarial entre hombres y mujeres, entre otras cosas, la cobertura mediática ya supone un gran obstáculo para la mujer en el deporte.

Oier Bravo es redactor en deportes de Radio Vitoria. Afirma que cosificar a una deportista “es otro tipo de periodismo”, que el problema de los medios en lo estrictamente deportivo es la poca cobertura que se le da a la mujer. “En medios locales, por ejemplo aquí, se le da más bola al Araski, pero es algo residual. Al deporte femenino en general no se le da nada de espacio”. Pone el ejemplo del Alavés cuando estaba en segunda división B, que ocupaba “un millón de veces más espacio” que el Aurrera, equipo femenino de Vitoria que juega en segunda.

En el dilema del huevo o la gallina, siendo el huevo el interés del público y la gallina el interés de los medios, Bravo no tiene respuesta: “Siempre me pregunto si no se habla porque no hay interés o porque los medios no dan pie a ello. Creo que no hay interés porque no se habla, pero no lo sé”. El periodista valora “dar visibilidad” al equipo femenino del Araski, porque en cobertura “no se equivale” al baloncesto masculino aunque el equipo rinda muy bien en la liga.

Llamada a los medios

Uno de los aspectos que más afecta al deporte femenino, según las autoras, en una entrevista en la SER, son precisamente los medios de comunicación. La entrevistadora lanza una autocrítica y se refiere a las periodistas, cuyas voces están pormenorizadas en cuanto al deporte en los medios. Las autoras del documental hablan también de la falta de patrocinios, una “pescadilla que se muerde la cola”.

El documental empieza con los comienzos de las protagonistas en el deporte, porque “nadie nace deportista”. Pretenden, así, acercar el deporte al público, un objetivo que podría conseguirse con los más jóvenes si, como esperan, el proyecto llega a los centros de enseñanza. Uno de los objetivos es, precisamente, llevar el mensaje a las niñas y niños para que tengan a esas mujeres luchadoras como referentes deportivos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats