El líder de Podemos en Euskadi, sobre Más País: "No tiene sentido presentar una candidatura en Bizkaia para conseguir votos para Madrid sin proyecto vasco"

Lander Martínez, secretario general de Podemos en Euskadi y portavoz de Elkarrekin Podemos en el Parlamento Vasco

Lander Martínez (Vitoria, 1989) ha logrado la cuadratura del círculo al frente de Podemos en Euskadi. De procedencia errejonista, el secretario general vasco defiende la estabilidad del proyecto original ante la escisión de Más País, al que no le ve futuro en su aventura en Bizkaia.

Martínez afronta con naturalidad las elecciones generales por segunda vez con dos candidatos pablistas en Bizkaia y Gipuzkoa –quien fuera secretario general, Roberto Uriarte, y Pilar Garrido–, además del exlíder de Equo por Álava, Juantxo López de Uralde, ya desvinculado del partido verde tras su decisión de aliarse con Íñigo Errejón. El sector anticapitalista ocupa responsabilidades a nivel municipal y la coalición con IU y Equo ha quedado "preservada" de los movimientos sísmicos a la izquierda del PSOE.

Martínez no quiere ser "presuntuoso" pero considera que la "gestión de la pluralidad interna" en Euskadi puede ser un "ejemplo" para Pablo Iglesias. No cierra la puerta a convertirse incluso en socio presupuestario del Gobierno de PNV y PSE-EE.

¿Cuándo ha dejado usted de ser errejonista?

La realidad es más bien cuándo a uno le dejan de poner la etiqueta, ¿no? Soy el secretario general de Podemos Euskadi. Es mi labor y mi responsabilidad está en esta organización. Y punto. Sin más adjetivos.

¿Nunca apoyó a Errejón dentro de Podemos entonces?

Han pasado muchas cosas desde Vistalegre II. Todo el mundo sabe cuál fue mi postura en ese momento. Pero yo entiendo que la estabilidad de un partido político también depende del compromiso que tú tomas con los acuerdos a los que se llega a nivel mayoritario, independientemente de cuál sea tu posición política. Entonces, una vez terminó Vistalegre II, nuestro trabajo en Podemos Euskadi –y yo no era secretario general todavía en ese momento– era adaptar nuestras líneas políticas a los acuerdos mayoritarios.

¿Está diciendo que lo que no ha hecho bien Errejón en este proceso es no aceptar esa derrota?

Ahí no entro a juzgar, porque todo el mundo tiene derecho a tomar ciertas decisiones y también el partido político tiene que aprender a gestionar la pluralidad. Creo que ahí hemos sido bastante más efectivos en Euskadi que lo que se ha sido en Madrid.

Y no sólo por esto, sino por muchas cosas. ¿Que se forma otro movimiento político? Yo eso no lo critico. Al fin y al cabo, Podemos es un partido que tiene cinco años y muchas personas que lo componen han llegado de otros partidos

Cuando dice que no se ha gestionado bien la pluralidad, ¿quién es el responsable?

El responsable es el colectivo y, al final, la dirección. Y yo también soy parte de la dirección estatal como secretario general de Euskadi. Es verdad que creo que en Euskadi hemos hecho un trabajo muy importante, que puede ser ejemplo, que puede ser punta de lanza para conservar y gestionar la pluralidad en una organización tan compleja como Podemos. Creo que es uno de nuestros grandes valores.

Evidentemente, si hubiéramos gestionado mejor la pluralidad, pues no hubiéramos tenido una serie de conflictos. Cada uno tiene que ver cuál ha sido su parte de culpa y cuánto ha aportado a pacificar o a alterar o a calentar. Desde el primer militante hasta el último dirigente.

Y ese último dirigente, Pablo Iglesias, ¿qué grado de responsabilidad tiene en esta gestión de la pluralidad?

Si lo que se quiere es que haga señalamientos a una persona en concreto, no va a suceder. Cuando yo estaba en desacuerdo con algo, lo he expresado. Muchas veces en privado y otras veces en público. Pero las decisiones tomadas están tomadas. Lo único que digo es que desde Euskadi hemos sido capaces de trabajar en términos de pluralidad interna y creo que eso es lo más sano para una organización. Para reducir la conflictividad de Podemos a nivel estatal puede ser un ejemplo.

¿Ha sido tentado para marcharse al partido de Errejón?

En ningún caso. No. Mi proyecto político es este, con desacuerdos o conflictos a veces, pero este. Ya no sólo se trata de una defensa identitaria del partido como un fin en sí mismo, sino porque me creo la herramienta que estamos construyendo.

No hablo sólo de Podemos, hablo también de Elkarrekin Podemos, de una coalición con tres partidos. Los tres nos reafirmamos en nuestro compromiso a seguir formando parte de esa coalición. Creo que estamos consiguiendo construir un proyecto de izquierda amplio que es capaz de llegar a muchísimos sectores, que es capaz de ocupar un espacio que en su día estaba huérfano. No tengo razones para romper ese espacio.

¿Ha hablado con Errejón estos días?

No.

¿Y con Pablo Iglesias?

Estuve el sábado con él. Hablamos un poco de las reflexiones que había hecho en una entrevista y, en general, de cuál puede ser el resultado electoral aquí en relación con una posible candidatura en Bizkaia de Más.

¿Llegaron a alguna conclusión?

En términos plurinacionales, en mi opinión no tiene mucho sentido presentar una candidatura en Bizkaia para conseguir votos para Madrid exclusivamente y sin proyecto vasco.

¿Qué futuro le ve a Unidas Podemos en las elecciones de noviembre?

Es muy complicado augurar un futuro. Yo deseo un buen futuro. Sé que estamos en un marco complicado. Si el 28 de abril estábamos en un momento complejo, ahora lo es más. Si algo hemos visto en los últimos cinco años es que el trabajo más difícil es el de encuestador. Y eso se demuestra en que estos días estamos teniendo encuestas que dan todo tipo de resultados diferentes. Es muy difícil aventurarse.

Lo que yo sí sé es que seguramente en Euskadi, con la dificultad añadida de una posible candidatura de Más País, podemos mantener nuestra representación, nuestros cuatro diputados y diputadas. Los números en Euskadi son bastante estables en ese sentido. Tenemos un apoyo consolidado y estable.

¿Tenía que haber aceptado Pablo Iglesias la oferta de la vicepresidencia con los tres ministerios de finales de julio?

A veces obviamos el contexto. La pregunta es: ¿es posible aceptar una propuesta para conformar un Gobierno estable con un diálogo de 48 horas? Yo lo veo muy difícil porque se necesita mayor desarrollo, mayor trabajo, generar confianza. Se necesita reunirse y pasar tiempo juntos. Todos sabemos que siempre empiezas con desconfianza y vas construyendo poco a poco. La muestra de que había un lugar común en esa propuesta es que nosotros en septiembre estábamos dispuestos a trabajar con ella. ¿Por qué ya no valía? ¿Qué pasó en verano?

¿Cree que Errejón al final logrará una candidatura que pueda presentarse en Bizkaia?

Hombre, encontrar a ocho personas para una lista no es difícil. Pero encontrar un buen candidato o candidata es mucho más difícil, sobre todo cuando Elkarrekin Podemos y los partidos que lo conforman han demostrado la solidez suficiente como para que todos sus miembros hayan mostrado compromiso con sus organizaciones y el espacio de la izquierda transformadora. El proyecto está asentado, tiene proyección de futuro y está pensando también en cuál va a ser su papel en las elecciones autonómicas dentro de seis meses.

¿No teme fugas?

No ha habido un escape. Vistos los movimientos, quien se tiene que preocupar es Idoia Mendia. Quizás nos encontremos con una lista de Más Madrid con exmilitantes del PSOE. [Una pequeña escisión llamada Solidaria está negociando su entrada en Más País].

El hermano de Errejón vive en Bizkaia y ha estado en Podemos en Euskadi. ¿No es una alternativa?

No es una figura política o una persona que participe activamente en política.

Equo ha apostado por Errejón. Sin embargo, en Euskadi han decidido preservar el marco de la coalición con Podemos. ¿Esto es una buena noticia para ustedes?

Sí, claro, claro, claro. Hay un compromiso de Equo en Euskadi a continuar con el trabajo que llevamos haciendo los últimos más de tres años. No sólo eso: han rechazado participar en las elecciones generales, participar en la candidatura de Más País, cuando puede ser muy tentador para cualquiera sabiendo que seguramente estén necesitadas de gente.

En este contexto, ¿se pueda hablar de que Euskadi es la organización más estable dentro de todas las territoriales de Podemos?

No quiero ser presuntuoso y habría que medir cómo están las demás organizaciones. Los andaluces, por ejemplo, tienen bastante trabajado también este tema. Pero sí que es cierto que hemos alcanzado un grado de estabilidad muy alto. Esta es una organización política de hace cinco años que ha conseguido gestionar su pluralidad interna, que ha conseguido gestionar su diversidad incluso en los órganos de dirección y los candidatos a las elecciones. Y no sólo eso, sino que además se ha conseguido una estabilidad con los aliados. Llevamos tres años con Elkarrekin Podemos en el Parlamento y ahora en 2019 nos hemos presentado juntos a las elecciones en más de 50 municipios y en las tres Juntas Generales. Son más de 70 las instituciones en las que estamos juntos, con la dificultad que implica manejar la coalición de tres partidos. No ha habido ningún tipo de problema o conflicto relevante.

¿Y qué tal lleva que el candidato principal en Bizkaia, Roberto Uriarte [exsecretario general], sea una persona impuesta por la dirección estatal y que no sea precisamente afín a la línea política de la dirección en Euskadi?

Eso ya se habló y dimos nuestra opinión. Ya dijimos que entendíamos que era mejor que las elecciones primarias se hicieran a nivel autonómico y no a nivel estatal. Bueno, pues fuimos una minoría y, una vez pasadas las primarias, los candidatos están seleccionados y esos candidatos fueron elegidos diputados. Ahora que toca repetir elecciones, no tuve ninguna duda a la hora de decir claramente que lo lógico es repetir las listas.

Otra candidata, la de las autonómicas de 2016. ¿Cuál es el papel de Pili Zabala en el grupo parlamentario de Elkarrekin Podemos?

Lleva una serie de trabajos sectoriales. Evidentemente, trabaja en las cuestiones de Memoria. Está en la ponencia de Memoria, en la comisión de Derechos Humanos y en la comisión de Política Lingüística y Cultura.

Pasados ya tres años, ¿se puede considerar que fue un error haberla propuesto como candidata a lehendakari?

No voy a considerar un error una decisión tomada y menos sobre una persona que es una representante pública nuestra. Esa fue la decisión que tomamos en ese momento. El resultado fue bueno, con una entrada muy potente de Elkarrekin Podemos en el Parlamento Vasco como tercera fuerza con 150.000 votos y 11 escaños.

Parece evidente que el lehendakari ha virado en su estrategia política y que quiere pactar los presupuestos vascos de 2020 con Elkarrekin Podemos.

Sí, hay un viraje por parte del lehendakari y por parte del PNV. Después de tres años machacando, machacando y machacando con una serie de temas era inevitable ponerlos encima de la mesa. Los retos del futuro exigen hablar de igualdad entre mujeres y hombres, de cambio climático y transición ecológica, de la brecha territorial o de migraciones.

En un momento dado deciden poner estos temas encima de la mesa… Pues yo creo que es un elemento que demuestra la influencia que ha tenido en la agenda política vasca Elkarrekin Podemos en los últimos años. Nos invita a mantener un diálogo al que no podemos renunciar cuando están poniendo nuestra agenda encima de la mesa.

¿Tanto ha cambiado el discurso del PNV al que criticaban para que se estén planteando negociar?

Nosotros siempre nos hemos sentado y siempre hemos llevado una lista de propuestas. Siempre hemos medido cuáles eran las posibilidades de apoyar un presupuesto. Pero nos hemos encontrado con que en los últimos años estaban orientados al PP. Entonces, evidentemente, eso generaba muchas dificultades. Este año no hemos visto el presupuesto, pero sí las directrices. Hicimos una valoración positiva. Y luego también añadimos una serie de cuestiones que echábamos de menos. No se sabía el nivel de transversalidad que iba a tener la igualdad entre mujeres y hombres, como tampoco el asunto de la crisis climática. Nosotros marcamos un camino y, si el Gobierno quiere tener unos presupuestos este año, estos son los elementos que tienen que estar presentes en los presupuestos. Veremos qué es lo que lleva el Gobierno al Parlamento, pero el lehendakari habló de ello en el pleno de política general.

Voy a leerle una frase de hace tan sólo un año: "La izquierda no debe ser muleta del PNV, el PSE está en el Gobierno con él y Bildu le ofrece pactos y ofertas permanentemente. Por eso hay una serie de demandas mayoritarias, sociales y de izquierdas con las que a día de hoy Elkarrekin Podemos carga solo".

Bueno, hay cosas que no han cambiado, como que el PSE-EE sigue estando en el Gobierno con el PNV y que sigue estando invisibilizado. Sigue teniendo que ser Elkarrekin Podemos quien pone encima de la mesa una serie de demandas mayoritarias y, desde luego, quien tiene que arrastrar al resto de fuerzas políticas para sacarlas adelante. Lo que ha cambiado es que cuando antes nos encontrábamos con un muro, ahora nos hemos encontrado con los debates encima de la mesa. La agenda de Elkarrekin Podemos no ha cambiado. Ha cambiado la agenda de los demás agentes políticos.

¿Este viraje supone que van a orillar la función de oposición al Gobierno de Urkullu? Sin ir más lejos, han sido ustedes los más beligerantes con el tema de las oposiciones de Osakidetza.

Lo que no podemos es exigir que se tomen soluciones respecto al cambio climático, la igualdad entre mujeres y hombres, etc. y que, cuando alguien está dispuesto a hablar de ello, decir 'ya no quiero'. Hay que ser coherentes. ¿Es incompatible eso con ser oposición? Nosotros no somos el PP. Nosotros no regalamos legislaturas. En las cosas en las que tengamos que hacer oposición haremos una oposición clara. Un ejemplo: no me gustan nada las declaraciones que hizo ayer el lehendakari sobre la huelga del metal. No me gustan nada de nada. Haremos la oposición necesaria para estar del lado de los trabajadores y trabajadoras.

No sé si será un desliz, pero ha dicho antes que piensan ya en elecciones autonómicas en seis meses.

Bueno, sí, es una previsión que hacen todos los partidos. Seis meses, siete, ocho, ... Más o menos todos tenemos la misma previsión de que pudieran darse antes del verano. Eso sí, yo prefiero acabar la legislatura. Lo he dicho siempre. Creo que quedan muchísimas leyes por aprobar, queda muchísimo trabajo legislativo por hacer. Sólo se han aprobado un tercio de las leyes. La Ley de Transparencia está ahí sin avanzar. La Ley de Cambio Climático ni siquiera llega al Parlamento, como tampoco la ley contra la violencia machista.

¿Y usted va a ser el candidato de Elkarrekin Podemos a lehendakari?

Se harán unas primarias que todavía no están convocadas. Tampoco creo que tardemos mucho en convocarlas, eso sí. Si en un momento dado decido presentarme, ya lo anunciaré.

Etiquetas
Publicado el
1 de octubre de 2019 - 20:19 h

Descubre nuestras apps

stats