La portada de mañana
Acceder
La negociación sobre la vivienda y la luz avivan la tensión en el Gobierno
Los datos no avalan el alarmismo por la variante Delta
Opinión - Las lágrimas de Garamendi, por Esther Palomera

VÍDEO | Gritos de "¡fuera!, ¡fuera!" contra Urkullu y la consejera de Salud en su visita al hospital de Cruces

Urkullu y Murga, en Cruces este lunes

En el marco de su gira por distintos hospitales, centros médicos y otras instalaciones del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) o de otros organismos, el lehendakari, Iñigo Urkullu, y la consejera de Salud, Nekane Murga –y esta vez también el director general de Osakidetza, Juan Diego–, han visitado este lunes el hospital de Cruces, el que más pacientes con COVID-19 tiene en Euskadi en este momento, con 101 en total, y que se ha tenido que reorganizar para que hasta el gimnasio, en los momentos más duros, acogiera contagiados de coronavirus. La comitiva ha sido recibida con gritos de "¡fuera!, ¡fuera!" por parte de miembros de los sindicatos ELA, LAB, UGT, CCOO y ESK, como ha quedado recogido en varios vídeos.

Los delegados sindicales han coreado también otras consignas como "¡Menos imagen y más calidad!" y han demandado de viva voz protecciones y más refuerzos para la plantilla de Osakidetza, ya que entienden que se han visto "abocados" durante la pandemia a una situación "precaria" por una "deficiente planificación y gestión" a pesar de las continuas palabras de agradecimiento a los sanitarios llegadas en los últimos meses. Más de 3.000 sanitarios han contraído el SARS-CoV-2 y hasta la pasada semana 800 continuaban de baja, según los datos recogidos por este periódico.

"Más allá de gratificaciones superficiales, la precariedad que sufre la plantilla a diario", inciden desde estas organizaciones, que demandan "recursos suficientes y adecuados para garantizar diariamente el servicio sanitario" y la "reversión de los recortes que han soportado en los últimos años". Otras organizaciones como SATSE o el SME, aunque no han participado en la protesta, también han formulado quejas similares en las últimas semanas.

El lehendakari, por su parte, ha "agradecido y reconocido el esfuerzo" de los sanitarios tras la visita al mayor hospital vasco, emplazado en Barakaldo. "En este hospital se ha concentrado el mayor número de pacientes con COVID-19 de Bizkaia, llegando a tener, en el pico de la pandemia, 270 ingresados en planta y 75 en UCI", han enfatizado. Osakidetza ha informado de que Urkullu ha estado en el gimnasio y en las plantas 2A, 5 y 6, zonas de refuerzo habilitadas.

"En estos meses, el Departamento de Salud y Osakidetza han tenido que tomar medidas difíciles como la suspensión de parte de la actividad programada, separar circuitos de pacientes COVID-19 del resto, habilitar áreas específicas para pacientes COVID-19, … Medidas necesarias y útiles que han supuesto un gran esfuerzo de adaptación para todas y todos los profesionales de los centros hospitalarios de Euskadi", ha abundado el Servicio Vasco de Salud.

Cambios en la política de comunicación

El lehendakari ha aprovechado la visita para valorar el primer día de fase 1 de desescalada de la pandemia en Euskadi, un tránsito no exento de dudas y contradicciones por la regulación diferenciada en relación a otras zonas de España. Urkullu -según las declaraciones recogidas por el propio Gobierno- ha insistido en que la "prudencia" y el "rigor" son las mejores consejeras en este momento y ha pedido "no cometer errores que desmonten el esfuerzo realizado".

Más allá de entrevistas de algunos consejeros en medios de comunicación, en el intenso primer día de fase 1 no ha habido rueda de prensa del Gobierno vasco. Desde hace semanas se ha modificado la política de comunicación y han desaparecido las comparecencias diarias, en las que la consejera Murga se alternaba con el doctor Mikel Sánchez para dar a conocer las novedades de la evolución de la pandemia. Ahora solamente Murga interviene públicamente pero no todos los días.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats