Sánchez pide por carta a Urkullu que acuda a la Conferencia de Presidentes y le asegura que la Comisión Mixta se celebrará "en breve"

El lehendakari Iñigo Urkullu. EFE/Adrián Ruiz de Hierro/Archivo

El Gobierno ha pedido al lehendakari Iñigo Urkullu, que acuda de manera presencial a la Conferencia de Presidentes que se celebrará el próximo viernes en La Rioja y le ha trasladado su  "firme compromiso" de la celebración de la Comisión Mixta "en el plazo más breve posible", una de las razones por las que el lehendakari confirmó la semana pasada que no acudiría a dicha reunión si no se cumplían ciertas cuestiones.

Este martes, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ya solicitó la presencia tanto de Urkullu como del presidente de la Generalitat, Quim Torra y, este miércoles, el Ejecutivo lo ha vuelto a hacer vía carta: “Tal y como nos comprometimos en la última Conferencia de Presidentes, este próximo viernes 31 de julio en San Millán de la Cogolla celebraremos la XXI Conferencia, la decimoquinta desde la aparición de la COVID-19. Es muy importante su asistencia a este crucial encuentro”, puede leerse en los dos escritos firmados por el presidente Sánchez.

Aunque en el texto se detalla que en el futuro se alternará la modalidad presencial con la telemática, insiste: “En esta ocasión debe ser presencial”. Durante la conferencia, se abordarán temas como la coordinación sanitaria o la planificación de los programas asociados a los fondos europeos de reconstrucción.

El presidente del Gobierno central ha asegurado que la voluntad del Gobierno de España es "actuar de forma sensible a las necesidades y peticiones fundamentales" de las administraciones autonómicas y ha pedido "idéntica comprensión" hacia su "esfuerzo" por "arbitrar los distintos intereses para alcanzar un sistema que permita garantizar la solidaridad entre territorios".

Sobre las cuestiones manifestadas por Urkullu con respecto a la convocatoria de la Comisión Mixta, Sánchez ha señalado que "las comprende", pero ha pedido al lehendakari "que comprenda las circunstancias que ha sufrido el país", pero le ha trasladado que "que no le quepa la menor duda" de su "firme compromiso" con su celebración "en el plazo más breve posible".

El presidente del Gobierno ha recordado que tanto el Ejecutivo español como el vasco "vienen trabajando ya en las cuestiones que tienen que ver con los objetivos de déficit y deuda del País Vasco" para poder marcar "unos objetivos satisfactorios para ambas partes" y que, su intención es "seguir trabajando ahora y en el mes de agosto, si es necesario". Además, ha comunicado que pretende convocar la Conferencia de Presidentes Autonómicos "con periodicidad mensual, alternando la modalidad presencial y la telemática", en función de las materias que se aborden, pero precisa que la asistencia a la prevista este viernes sea "presencial".

"Dos retos esenciales e importantes"

Los dos temas que quiere tratar este viernes el presidente del Gobierno con los presidentes autonómicos son, según sus palabras, "dos retos esenciales e importantes". El primero, una coordinación sanitaria "que permita controlar los rebrotes" en el país. El segundo, el desarrollo y coordinación de "la planificación de los programas asociados a los fondos europeos de reconstrucción, con el fin de alcanzar juntos la mayor cohesión económica y social".

Por último, Sánchez ha recordado a Urkullu que, durante la emergencia sanitaria, "siempre ha demostrado un espíritu de unidad y colaboración leal", al que dice haber correspondido "con igual determinación". "Sigamos demostrando que la cogobernanza, el diálogo y la cooperación son las vías que nos conducirán a la superación de las difíciles circunstancias a las que nos enfrentamos", concluye la carta recibida este miércoles.

Según informó el Gobierno Vasco, las razones de declinar la invitación por parte del lehendakari eran que "no sería coherente, en el caso de Euskadi por lo menos", acudir a una reunión para hablar de fondos europeos "sin que se haya celebrado la Comisión Mixta de Concierto Económico para acordar la capacidad de endeudamiento como consecuencia de la caída de recaudación. Además, Urkullu argumentó que Euskadi tampoco participa de uno de los tres tramos de ayudas del Gobierno, un fondo extraordinario no reembolsable dotado con 5.000 millones de euros, que sí recibirán otras comunidades autónomas, aunque las tres que tuvieron superávit en ejercicios anteriores -Canarias, Navarra y el País Vasco-, podrán gastar esos remanentes. Recordó además que esta situación llega tras "reiteradas apelaciones" por parte de los consejeros vascos, especialmente del responsable de Hacienda y Economía, "incluso en una relación intensa con responsables del Ministerio de Hacienda", y del propio Lehendakari de manera verbal, "en la propia Conferencia de Presidentes, y escrita, ni siquiera respondidas".

Etiquetas
Publicado el
29 de julio de 2020 - 12:20 h

Descubre nuestras apps

stats