La portada de mañana
Acceder
La crisis post COVID-19 alienta el viejo urbanismo camuflado de golf
Proyección electoral – El PNV puede sumar hasta tres escaños
OPINIÓN | El espacio de batalla, por Elisa Beni

Los primeros estudiantes vascos vuelven a pisar las aulas: "El que se quite la mascarilla, a casa"

Un centro escolar vacío ubicado junto a la sede central del Gobierno vasco

Un punto del decreto de prórroga aprobado por las Cortes Generales y una breve orden de la consejera de Educación, Cristina Uriarte, publicada este sábado en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) dan luz verde a la reapertura desde este lunes de los centros escolares, aunque todavía de manera no general y con un formato nada similar a las clases de antes de la pandemia. Quienes reabren lo hacen con estrictos protocolos -"el que se quite la mascarilla, a casa"- pero hasta un 80% de los institutos públicos podrían continuar con las clases telemáticas, según los datos que manejaba el Gobierno vasco el pasado viernes. En FP sí parece que habrá más normalidad y en institutos concertados la patronal más importante, Kristau Eskola, ha planteado una vuelta "gradual" de sus 125 instalaciones.

Tres centros de Euskadi, los dos de Labastida y Odón de Apraiz en Vitoria, fueron los primeros de España en cerrar para evitar contagios de coronavirus allá por el 9 de marzo. El 10 de marzo la medida se extendió a todo Vitoria y en los días sucesivos al resto de Álava, a Bizkaia y a Gipuzkoa. El plazo de reapertura de 15 días quedó sepultado por el alud de restricciones del estado de alarma. 

La consejera de Educación, a principios de mayo, presentó un plan para el retorno escalonado desde el 18 de mayo, en plena fase 1 de salida de la pandemia. Se limitaba al último curso de ESO, al Bachillerato y a la FP, pero era una vuelta que se dio como general y obligatoria. No sin polémica con el Estado y con la comunidad educativa casi al completo, el Gobierno de Iñigo Urkullu reculó y pospuso sus planes siete días, hasta la fase 2. Además, la vuelta al cole de este lunes es diferente a lo que planteaba inicialmente, ya que es voluntaria y centrada más en el refuerzo que en retomar todas las asignaturas como se impartían hasta marzo.

Quejas sindicales

Son unos 90.000 los estudiantes de los cursos y ciclos afectados. En el resto de etapas, la docencia continuará como en estos últimos meses. No obstante, la orden del BOPV sí dispone la reincorporación "durante la primera semana del mes de junio" del personal. 

Con todo, sigue habiendo voces críticas desde los sindicatos. La central Steilas ha definido la situación como de "caos": "La confusión existente hasta ahora en los centros se ha acentuado en los últimos días". Steilas alude a centros que no reúnen las garantías de seguridad exigibles y que no han recibido el visto bueno de la Inspección y a otros que ni siquiera tenían una respuesta el viernes. "El caos que el Departamento de Educación ha creado a final de curso debería llevar a la reflexión al propio Gobierno. Steilas no aceptará este tipo de situaciones para el curso 2020-21", asegura la central. Además de Steilas, ELA, LAB, CCOO y UGT han advertido de que no descartan ni siquiera la huelga si el retorno puede suponer un riesgo para escolares y docentes.

Los centros han recibido dos documentos, uno el 'Protocolo general de actuación en los centros escolares frente al coronavirus' y otro sobre 'Medidas de prevención de riesgos laborales en los centros escolares de la CAPV', coeditado por Osalan (Instituto Vasco de Seguridad Laboral). La consejera Uriarte ya explicó que las mascarillas serán obligatorias, que los pupitres tendrán que estar alejados entre sí y que se establecerán circuitos de entrada y salida para evitar aglomeraciones. 

"Está en juego la salud de todos"

Un instituto público de Vitoria ha enviado a sus alumnos un plan más concreto con orientaciones para "antes de entrar", para acceder, para la estancia en las aulas y zonas comunes y para uso del baño. "Usar mascarillas es obligatorio. El que se la quite, a casa. Está en juego la salud de todos", se puede leer textualmente en el documento recibido por las familias desde el IES Lakua BHI. 

Es obligatorio tomarse la temperatura antes de salir de casa y, en caso de contacto con algún contagiado de COVID-19, se plantea una cuarentena de 14 días sin ir a clase. La mejor manera de ir al instituto es caminando o en bicicleta, argumentan. Para el acceso, este instituto ha creado corredores de dirección única y el ascensor queda limitado a situaciones excepcionales y siempre para uso individual. Habrá controles de empleo de los baños y se pide que se limite su utilización a lo "imprescindible" ("beber agua no, traedla de casa"). Se adjunta un pequeño mapa con los cambios. Igualmente, no se puede compartir material, no se puede tocar la papelera y durante las lecciones hay que evitar frotarse ojos, boca o nariz. Las mesas serán individuales, cada uno con un número. "No se puede cambiar de puesto", remarca el plan de este centro.

Mientras, en otro centro concertado de la capital vasca solamente volverán quienes tengan evaluaciones pendientes. En 2º de Bachillerato, primero tendrán clases de repaso y, la semana siguiente, recuperaciones presenciales. Adiós a las aulas de hasta 35 personas. "Los que hemos aprobado todo tenemos clases optativas para repasar ciertas cosas para algunos exámenes de subir nota que se hacen desde casa", explica Jokin, que prepara la Selectividad. En su colegio, Urkide, se han preparado turnos de acceso escalonados para grupos reducidos y se recuerda también el uso de protecciones y el lavado de manos. 

Etiquetas
Publicado el
24 de mayo de 2020 - 20:29 h

Descubre nuestras apps

stats