Euskadi diseña ya una 'operación salida' hacia Cantabria a partir de la medianoche del jueves tras el fin del estado de alarma

El lehendakari, Iñigo Urkullu, este martes en Vitoria

El lehendakari, Iñigo Urkullu, tiene decidido ya levantar el estado de alarma en Euskadi a las 00.00 horas de la noche del jueves 18 al viernes 19 de junio, apenas 48 horas antes del final automático de esta situación excepcional en toda España. Aunque aún no conoce las conclusiones del informe sanitario "preceptivo" que ha encargado y que recibirá este miércoles y aunque tiene que deliberar en el Consejo de Gobierno, convocado de manera extraordinaria para el jueves a las 11.00 horas,  Urkullu ha explicado en una comparecencia ante los medios de comunicación que se publicará de cara a este viernes en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV) tanto el decreto del final del estado de alarma como una orden para regular las restricciones en esta nueva etapa de "nueva normalidad" con efectos retroactivos. 

Sin estado de alarma, no habrá limitaciones de movilidad con las zonas que estén en la misma situación. Y Cantabria lo levantará en el mismo momento que Euskadi para facilitar el tránsito entre ambas comunidades autónomas. Se trata de un acuerdo alcanzado con su presidente, Miguel Ángel Revilla (PRC), para adelantar unas horas la movilidad, lo que se ha interpretado como un guiño al sector turístico de la zona de Castro Urdiales, Noja o Laredo, para que pueda aprovechar el fin de semana. 

"Es evidente la vinculación de miles de ciudadanos vascos con segunda residencia en Cantabria. Estamos ya en temporada de playas. Creo que es interesante que podamos dar esa señal de normalización", ha explicado Urkullu, que prepara ya con Revilla una escenificación de la apertura de la frontera y que incluso ha admitido que la Ertzaintza trabaja en un operativo especial de Tráfico para esta primera 'operación salida'. 

Urkullu -que se presenta a la reelección el próximo 12 de julio- se ha mostrado dispuesto a dejarse ver en actos similares con María Chivite en Navarra o con Concha Andréu en La Rioja. Incluso con las autoridades de Iparralde o Aquitania, ya que llegó a escribir al primer ministro francés, Édouard Philippe, para adelantar la apertura de fronteras. Pero ha asumido que "la comunida de Navarra y La Rioja mantienen que hasta el 21 no levantarán el estado de alarma". 

Tres nuevos casos en los focos de Txagorritxu y Basurto

No conoce las conclusiones del informe sanitario pero Urkullu ha adelantado que la evolución epidemiológica en Euskadi es "satisfactoria" a tenor de la "evaluación" realizada este lunes tras el final de la primera semana de la fase 3. Incluso ha querido dejar constancia que el Ministerio de Sanidad ha felicitado a Euskadi por sus números. "Espero que nada se tuerza", ha deseado tras animar al uso más intensivo y generalizado de mascarillas y a respetar las distancias y las medidas de higiene.

A su lado, la consejera de Salud, Nekane Murga, ha insistido en que los focos de nuevos contagios de coronavirus detectados en los hospitales de Basurto (en Bilbao) y de Txagorritxu (en Vitoria) están "controlados", aunque suman uno y dos casos nuevos en las últimas horas (42 y 15 en total) y se siguen realizando test y ordenando cuarentenas. Asimismo, el denominado R0 -casos derivados de un positivo- continúa por encima de 1 -ahora mismo en 1,16-, algo que fue considerado requisito indispensable al inicio de la desescalada para pasar de la fase 0 a la fase 1.

Según la última actualización de datos sobre la pandemia, son 13 los nuevos contagios, seis alaveses, cinco vizcaínos y dos guipuzcoanos. No se han detectado nuevos focos de contagio y Murga lleva días insistiendo en que los nuevos casos se localizan rápido y con capacidad para aislarlos y controlarlos. Los positivos totales son ya 20.448 -6.835 de ellos, por cierto, localizados tarde con pruebas serológicas y no con PCR- y los fallecidos continúan en 1.596, ya que no se han registrado nuevas defunciones en las últimas horas. 

La presión en las UCI ha bajado también al registrar dos altas en las últimas horas. Pasan de 18 a 16 los enfermos graves, aunque ahora Osakidetza informa diariamente de que algunos casos -seis exactamente- son de pacientes infectados pero cuyo estado de salud no se ha visto empeorado por la COVID-19, sino por otras patologías. Una de las altas corresponde al último paciente del área de Intensivos del hospital de Txagorritxu de Vitoria.  El volumen de hospitalizados totales se resiste a alejarse de esa cifra de 200 y se sitúa en 199 personas. Se pueden leer aquí datos detallados por barrios, municipios o residencias.

Etiquetas
Publicado el
16 de junio de 2020 - 12:56 h

Descubre nuestras apps

stats