Sánchez se compromete a "profundizar" en el autogobierno de la "nación" vasca

Urkullu y Sánchez, flanqueados por Idoia Mendia y Andoni Ortuzar, en Vitoria

“Egun on!”, ha saludado el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada a la sede de la Presidencia del Gobierno vasco en Vitoria, donde, acompañado por Idoia Mendia, se ha reunido con el lehendakari, Iñigo Urkullu, y con el presidente del Euzkadi Buru Batzar del PNV, Andoni Ortuzar. Sánchez, como ha repetido a los periodistas en media docena de ocasiones, buscaba indisimuladamente en los nacionalistas un aliado en las Cortes Generales de cara a su propuesta de reforma constitucional en clave federal. Quizá por ello ha colocado insistentemente un segundo adjetivo a su nuevo Estado, el de “plurinacional”, y ha prometido ser un defensor de las transferencias pendientes e incluso de la “profundización” del Estatuto actual, uno de los objetivos políticos fundamentales del PNV.

Rajoy elogia a Urkullu como ejemplo de "pacto" frente a Puigdemont

Rajoy elogia a Urkullu como ejemplo de "pacto" frente a Puigdemont

Reunión con agua mineral

La reunión de Sánchez con Urkullu y los líderes de PNV y PSE-EE –no hay que olvidar que gobiernan Euskadi en coalición desde el pasado año y las tres capitales y diputaciones desde 2015- ha sido cordial, muy cordial. El nuevo líder socialista, que ya tuvo un encuentro con el mismo formato en Vitoria hace exactamente dos años, en su anterior etapa, ha atendido antes de la cita a los periodistas durante siete minutos, lo que ha retrasado la reunión otro tanto. Los cuatro líderes políticos, sentados en un sofá de la sala de recepciones de Lehendakaritza, no han tenido inconveniente en posar juntos (y sonrientes) para camarógrafos y fotógrafos mientras Urkullu explicaba a Sánchez el modelo “confederal” en que se organiza internamente el PNV y en una esquina se preparaban cuatro vasos de agua mineral.

Después se ha iniciado la reunión a puerta cerrada. Tras ella, fuentes de ambos partidos han dejado clara la “valoración satisfactoria” de las relaciones entre PNV y PSE-EE y específicamente de la coalición de Gobierno en Euskadi. Se están “cumpliendo los objetivos” y, además, ha mejorado “el clima económico y político”. "Está siendo bueno para el país", han constatado desde el PNV. Antes, en declaraciones a los periodistas, Sánchez ha negado que los socialistas vascos estén diluidos en su papel de socio de los 'jeltzales', que a su vez mantienen un hilo directo con el Gobierno del PP mientras los socialistas han retomado el ‘no es no’ a Mariano Rajoy.

El PNV recuerda los "derechos históricos"

Sánchez, como era su pretensión, ha encontrado en el PNV una “coincidencia” en “abordar” una “reflexión compartida y serena sobre el modelo de Estado”, algo que pretende articular a través de una subcomisión en las Cortes Generales. Para los nacionalistas, sin embargo, no es tan importante la reforma constitucional siendo conscientes de que la actual mayoría en las Cortes Generales "no parece la más adecuada" para barnizarla con toques de plurinacionalidad. Abrir el melón podría ser "un tiro en el pie", interpretan. En este sentido, han recordado al PSOE los “derechos históricos” vascos amparados ya en la Constitución de 1978 y que esa percha es "suficiente" para reforzar el autogobierno vasco.

Sánchez, en un foro más institucional que de partidos, no ha entrado en detalles sobre las fórmulas parlamentarias que empleará el PSOE en torno a este asunto. Será en todo caso el grupo parlamentario que dirige Aitor Esteban en Madrid o Sabin Etxea quienes fijarán la posición de los cinco diputados 'jeltzales' sobre esta cuestión, en ningún caso el lehendakari.

En su búsqueda de complicidades, los guiños de Sánchez al PNV y a sus postulados han sido numerosos. Ha dicho, por ejemplo, que el País Vasco es “una nación” y ha reclamado para el euskara un nuevo estatus en el Estado, ya que es “patrimonio de todos los españoles”.

En este escenario, el PNV se ha llevado el “compromiso” de que el PSOE respetará los acuerdos del PSE-EE en materia de desarrollo del Estatuto de 1979. De hecho, en esta legislatura se ha fijado como “prioridad” la transferencia de Prisiones y del régimen económico de la Seguridad Social, dos materias que gestionaría precisamente una de las tres consejeras socialistas del gabinete de Urkullu, la titular de Trabajo y Justicia, María Jesús San José. Sánchez sí ha matizado en una entrevista a ETB que la Seguridad Social, en todo caso, no debería romper la denominada "caja única", aunque el propio PNV no lo reclama al respetar la letra del Estatuto de Gernika.

En esas mismas declaraciones a la televisión pública vasca, el secretario general del PSOE se ha mostrado igualmente "abierto" a la aprobación de la reforma del Concierto Económico y de la actualización del Cupo en las Cortes Generales. Ha precisado, eso sí, que antes de marcar directamente su posición los socialistas tendrán que "destripar exactamente los aspectos más técnicos" de la nueva norma.

"Abordar la cuestión de los presos" de ETA

Sánchez también ha mencionado a los periodistas que Euskadi tiene abierto un debate sobre la superación y reforma de ese Estatuto. El proceso, según han constatado las partes, podría ser paralelo a la reforma constitucional y el líder del PSOE ha coincidido con el PNV en la “necesidad de avanzar en el futuro político de Euskadi con la actualización y profundización del autogobierno”. ¿Qué significa este compromiso del PSOE? No ha habido más explicaciones al respecto.

Fuentes de ambos partidos sí han puntualizado que cuestión de los presos de ETA ha ocupado a los asistentes durante unos minutos. De nuevo siguiendo la ‘hoja de ruta’ marcada en el acuerdo de gobernabilidad de 2016 entre PNV y PSE-EE, Sánchez ha aceptado “abordar la cuestión de los presos” de un modo “acorde a la nueva situación social” aunque siempre “dentro del marco de las posibilidades legales vigentes”. La competencia, se transfieran o no Prisiones a Euskadi, será siempre del Gobierno central en esta materia.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats