La portada de mañana
Acceder
La tensión sobre Ucrania se desboca y alimenta una escalada militar
Cuando Hitler y Franco fracasaron en su intento de cazar al primer lehendakari
Opinión - 'La grandilocuencia en política', por Esther Palomera

La sociedad expulsada: más de 90.000 vascos solo puedan pensar en sobrevivir en el día a día

Las personas sin hogar viven 20 años menos de media que las que tienen una vivienda digna.

Un 85 % de los vascos vive en la sociedad de las oportunidades. Es decir, cuenatn con los recursos necesarios para que el ascensor social siga funcionando con ellos. Esa es la buena noticia del Informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en España y en el País Vasco, elaborado por Cáritas. Y las malas se refieren al otro 15 % restante de la población, alrededor de 334.000 personas, que se encuentran en situación de exclusión social. Se trata de una de las cifras de exclusión social más bajas de España. De forma comparada es la cuarta comunidad autónoma con las cifras más bajas en exclusión social después de La Rioja, Cantabria y Asturias.

Solo uno de cada cuatro 'sintecho' recibe la Renta de Garantía de Ingresos

Solo uno de cada cuatro 'sintecho' recibe la Renta de Garantía de Ingresos

Es lo que se conoce como 'sociedad estancada', "un grupo de personas para las que el ascensor de la movilidad social no funciona y no es capaz de subir siquiera a la primera planta", apuntan los autores del informe. Y dentro del mismo grupo, hay un colectivo especialmente vulnerable afectado por la acumulación de tantos problemas en la vida diaria que les impide tener un proyecto vital mínimamente estructurado. "Son aquellas personas", indica el trabajo, "que se encuentran en la exclusión más severa que actualmente representan unas 194.000 personas, el 8,8 % de la sociedad vasca. Son las personas y los hogares sobre las que se ceba la desigualdad y la precariedad en sus diferentes formas". La vivienda insegura e inadecuada, el desempleo persistente, la precariedad laboral extrema y el deterioro de su salud y las posibilidades de apoyo son algunas de sus características.

Por otro lado, se está produciendo un proceso de acumulación de grandes dificultades en los hogares más excluidos de todos, en la exclusión más extrema. Es un grupo de alrededor de 90.000 personas que acumulan tal cantidad de dificultades que se les denomina "la sociedad expulsada". "Son personas preocupadas únicamente en poder sobrevivir en el día a día y a las que probablemente no lleguen los mecanismos de protección o estos no sean suficientes. Es el grupo de ciudadanos y ciudadanas, donde ha tendido a acumularse la exclusión más dura de la sociedad vasca durante el proceso de recuperación económica", resalta el estudio.

La vivienda es un factor elemental de la desigualdad y un factor clave en las dinámicas de exclusión social. El acceso a una vivienda digna se ha convertido en un derecho inaccesible para muchas familias, que "sufren la inseguridad y la inadecuación de su hogar, y una influencia notable sobre sus recursos económicos, sobre su estado de salud y sobre sus proyectos vitales de los más jóvenes".

En el País Vasco la vivienda ocupa el primer lugar como generador de dificultades en la sociedad. El 22,2 % del conjunto de la población estaría afectado por esta dimensión. El otro gran factor de problemas es el empleo, que afecta en mayor o menor medida al 14,5 % de la población.

"La desigualdad en el mercado de trabajo", apunta el estudio, "está imponiendo el discurso de que el éxito final reside en la consideración del empleo como un privilegio y no como un derecho. La precariedad laboral se ha convertido ya en una forma de vida de forma estructural en nuestra sociedad".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats