Vitoria estrena el primer juzgado de violencia de género en España que separa físicamente a víctimas y agresores

Acto de inauguración del nuevo juzgado de Vitoria especializado en violencia contra la mujer

Si dar el paso de denunciar una situación de violencia de género no es sencillo, hacerlo con la presión ambiental de tener clavada la mirada del agresor lo es menos. Por ello, Vitoria ha estrenado este viernes un primer juzgado especializado en violencia contra la mujer en España -hay 106 en total- con estancias y accesos rigurosamente separados, servicios especiales de atención para la mujer pero también para sus hijos pequeños, y sistema de vigilancia permanente. "Es un día grande para la Justicia", han coincidido en la inauguración el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra, la presidenta de la Audiencia de Álava, Mercedes Guerrero, el decano de los jueces de Vitoria, José Luis Núñez, la fiscal superior, Carmen Adán, y las consejeras de Justicia y Seguridad, María Jesús San José y Estefanía Beltrán de Heredia.

El nuevo juzgado, cuya titular es la magistrada Cristina Hidalgo, no se mueve de la tercera planta del Palacio de Justicia pero sí se aleja de los juzgados ordinarios. Dispone de una superficie de alrededor de 200 metros cuadrados -un 30% más que el anterior- y ofrece salas con servicios e intimidad para que las víctimas, dentro de lo posible, se vean en un entorno "confortable". En 2020, las salas especializadas han cumplido 15 años. Son ya cinco en Euskadi -dos en Bilbao, una en Barakaldo, otra en Donostia y la de Vitoria-. Algunas voces abogan porque la de Vitoria asuma también competencias en la zona de Amurrio, si bien otras advierten de la dificultad de desplazamientos desde el norte de Álava hasta la capital para las denunciantes.

"Nuestro propósito es continuar con la adaptación de los espacios de todos los Juzgados de Violencia sobre la Mujer de Euskadi y contamos en los presupuestos de este ejercicio 2020 con la partida para realizar los proyectos de ejecución”, ha prometido la consejera de Justicia, la socialista María Jesús San José. En Euskadi, el Gobierno vasco es competente para proveer de medios materiales y humanos a jueces y fiscales. El Ejecutivo aspira a extender este modelo que se prueba en Vitoria el resto de salas especializadas. 

El máximo representante del Poder Judicial en Euskadi, Juan Luis Ibarra, ha destacado que la violencia de género es la "expresión más cruel" de la desigualdad y ha admitido que "se puede hacer mucho más". No obstante, ha destacado que la "cooperación interinstitucional" ha permitido la apertura del nuevo juzgado de Vitoria. Para Mercedes Guerrero, es la sala "más moderna e innovadora" de Euskadi y cumple el objetivo de "alejar a la víctima del ciclo de la violencia": "No podían estar compartiendo espacio con delincuentes". Guerrero ha sorprendido al auditorio recordando el primer caso de maltrato registrado en España, el de Francisca de Pedraza, que denunció su caso en Alcalá de Henares en el siglo XVI. La fiscal superior vasca, Carmen Adán, ha apostillado que "el diseño de un juzgado puede animar u oprimir" a la víctima, "proteger o aumentar su vulnerabilidad", y ha aplaudido las mejoras porque se producen "sin quiebra de los derechos que asisten al investigado".

Más reivindicativo se ha mostrado el decano de los jueces de Vitoria. José Luis Núñez ha reclamado que el siguiente paso sea especializar un juzgado de lo penal en violencia contra la mujer para cerrar el ciclo de atención especializada a estos casos. "Conferiría agilidad y eficiencia", ha dicho sobre un modelo que ya opera en partidos judiciales más grandes pero también en ciudades medianas como Oviedo o Algeciras. Vitoria, en todo caso, sólo tiene dos salas de este tipo, ambas con elevada carga de trabajo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats