eldiario.es

9

GALICIA

Caixa Galicia "manipuló" el mercado de valores con las acciones de Parquesol

La CNMV le impone a Abanca una multa de 80.000 por una "infracción muy grave" cometida por la antigua Caixa Galicia en 2008

Rótulo en una sucursal de la antigua Caixa Galicia / Merixo

Rótulo en una sucursal de la antigua Caixa Galicia / Merixo

La onda expansiva de las alegrías inmobiliarias de las antiguas grandes cajas gallegas parece no tener fin. Una sanción de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) acaba de convertirse en una nueva muestra de la manera en que estas entidades operaron en el mercado del ladrillo hasta pocos días antes de que la crisis financiera internacional explotara definitivamente y, con ella, se pinchase definitivamente la burbuja inmobiliaria en la que, en gran medida, se había sustentado el crecimiento económico español durante más de una década. Esto, concretamente, sucedió hasta tres días antes de que Lehman Brothers entrara en quiebra y, con ella, el pánico financiero se extendiera por el mundo.

La CNMV ha certificado este jueves a través del BOE de que Abanca, compradora de los restos de las antiguas cajas gallegas y, por lo tanto "sucesor en la responsabilidad declarada" de la desaparecida Caixa Galicia, tendrá que hacerle frente a una multa de 80.000 euros "por la comisión de una infracción muy grave" contra lo estipulado en la ley del mercado de valores. La sanción se debe a que entre el 26 de junio y el 12 de septiembre de 2008 la entidad que entonces encabezaba José Luis Méndez realizó "prácticas de manipulación de mercado en relación con las acciones" de la inmobiliaria Parquesol.

Según el contenido de la propia resolución, que es firme en vía administrativa y contra la que cabe un recurso contencioso-administrativo, Caixa Galicia infringió lo estipulado en el artículo 83 de la ley que regula este tipo de operaciones. Y, ¿qué indica este artículo? Que las entidades financieras y cualquier otro operador del mercado tiene "el deber de establecer las medidas necesarias para impedir el flujo de información privilegiada entre sus distintas áreas de actividad". Además, este precepto les impone a quienes "realicen, publiquen o difundan informes o recomendaciones" sobre el mercado que trabajen de manera "leal e imparcial".

El gran lastre del Grupo Sanjosé

La sanción a Caixa Galicia no es la primera que recibe una empresa gallega relacionada con Parquesol. Según dictaminó la CNMV en 2014 la constructora Grupo Sanjosé incurrió también en una práctica de "manipulación del mercado" en relación a las acciones de la misma inmobiliaria entre el 3 de septiembre y el 12 de diciembre de 2007, "infracción muy grave" por la que tuvo que pagar 120.000 euros. Esto sucedió poco después de que Sanjosé se convirtiera en accionista mayoritario de Parquesol, en julio de ese año, y un poco antes de que acabara absorbiéndola, en abril de 2008.

La entrada de lleno en el que fue uno de los emblemas de la burbuja se convirtió, tras muy poco tiempo, en uno de los principales lastres del grupo de empresas dirigido por el pontevedrés Jacinto Rey. El pinchazo provocó que a finales de 2008 Parquesol tuviese alrededor de un tercio del valor por el que Sanjosé la había comprado. Este revés llevó a la constructora a tener que comenzar una dura negociación con las entidades que eran sus acreedoras. Entre ellas estaban las dos cajas gallegas y el Banco Pastor y otras como el Banco Popular, que acabaría comprando el propio Pastor.

Las negociaciones entre Sanjosé y las entidades continuaron durante años y en marzo de 2014 el grupo de Rey lograba pactar una salida. El Banco Popular y lo que entonces era Novagalicia Banco se quedaron con su división inmobiliaria, la que había nacido tras la integración de Parquesol. En ese momento se estimó que la deuda de la constructora con las antiguas cajas gallegas superaba los 300 millones de euros.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha