eldiario.es

9

GALICIA

El PP reactiva sin querer el debate sobre la parálisis de los traspasos de competencias a Galicia

El apoyo del PPdeG a una iniciativa del BNG a favor de más autogobierno ha sido leído como una nota discordante con el giro recentralizador de Pablo Casado y ha obligado al presidente de la Xunta a matizar su postura apresuradamente

En Marea, PSdeG y Bloque forzarán votaciones parlamentarias para que los populares tengan que votar "sí" o "no" a más traspasos

Feijóo, en la celebración de su tercera toma de posesión como presidente de la Xunta en noviembre de 2016

Feijóo, en la celebración de su tercera toma de posesión como presidente de la Xunta en noviembre de 2016 Xoán Crespo / Xunta

A finales del pasado enero o, lo que es lo mismo, en el inicio del undécimo año desde la llegada a Galicia de los últimos traspasos de competencias del Gobierno de España, el PP gallego dio lo que parecía un giro en la materia. En una de las comisiones parlamentarias cuyos debates suelen pasar desapercibidos los conservadores decidían apoyar una iniciativa del BNG para reclamar nuevos traspasos. Concretamente, las "ya reclamadas" hace una década y "aquellas nuevas" que la Xunta considere "convenientes". El grupo que sustenta al Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo pretendía con este movimiento alentar la tesis de un supuesto agravio a Galicia por parte del Gobierno del PSOE para beneficiar a Catalunya, pero acabo reactivando, sin querer, el debate sobre la parálisis del autogobierno gallego.

Aquella votación generó una onda expansiva que fue más allá de la política gallega. De alguna manera, el PPdeG recuperó el manual de la confrontación con el Gobierno central empleado exitosamente en los tiempos de Zapatero. Pero ahora, en pleno giro recentralizador de la cúpula de Pablo Casado, la reclamación de nuevas competencias por parte de un líder territorial del PP sonó a nota discordante. En este contexto Feijóo se apresuró en subrayar que a su juicio "España no está para hacer transferencias a las comunidades autónomas" por la "deslealtad de Catalunya". El PP gallego sólo pide, dijo, por si los gobiernos vasco o catalán logran nuevos traspasos.

Pero, con aclaración o sin ella, el debate ya había revivido. O, cuando menos, ya había recobrado el pulso. El PP intentó reconducirlo por boca del propio presidente, que antes de iniciar un viaje oficial de cinco días a los Estados Unidos aseguró que no iba a permitir "ocultar" tras el "velo de las competencias" la "falta de respeto" que a su juicio supone para Galicia el proyecto de Presupuestos Generales del Estado planteado por el Gobierno de Pedro Sánchez, en los que la caída de la inversión territorializada cae en el caso gallego un 19% interanual -la Xunta elevó esa cifra en un comunicado oficial a un 30%, sin especificar la fuente del dato-.

Tras múltiples declaraciones cruzadas, muestra evidente de esa reactivación será el próximo pleno del Parlamento gallego, en el que todos los grupos de la oposición forzarán al PP, con diferentes iniciativas, a votar "sí" o "no" al incremento del autogobierno. Para el portavoz de En Marea, Luís Villares, cabe anticipar que la respuesta será "no" porque Feijóo ejercerá de "presidente veleta, que antes miraba el viento según le venía de Madrid y ahora, según le viene de Andalucía. "Qué poco le ha durado el disfraz de autonomista", ironiza Villares, desde cuyo punto de vista "Abascal y Casado han debido darle el toque" y, de ahí, los múltiples matices posteriores a la reivindicación inicial de más traspasos.

Luís Villares (En Marea), Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) y Ana Pontón (BNG)

Luís Villares (En Marea), Xoaquín Fernández Leiceaga (PSdeG) y Ana Pontón (BNG) Praza.gal

La recuperación del paquete de 70 competencias acordado por unanimidad hace una década en el propio Parlamento debería, a juicio del portavoz de En Marea, ser el inicio de la reactivación de unos traspasos que el portavoz del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, avanza que también serán apoyados por la bancada socialista. Feijóo, dice Leiceaga, "nos tiene acostumbrados a hacer declaraciones en un sentido y a actuar en la dirección contraria" y esta es una muestra más. Por eso, subraya, el PSdeG fuerza una votación sobre la reclamación de las competencias en materia de tráfico, fracasada en 2010. Se trata de saber si la voluntad del presidente es real o si sigue teniendo la misma "alergia al autogobierno" que cuando "bloqueó la reforma del Estatuto de Autonomía" en enero de 2007, concluye.

Por poarte del BNG su portavoz nacional, Ana Pontón, tampoco cree que Feijóo realmente quiera competencia nueva alguna, más aún después de que contrapusiera la cuestión de las competencias con el rechazo al proyecto presupuestario de Pedro Sánchez. "Hubo un tiempo en el que el PP presumía de tener un presidente al que le cabía un Estado en cabeza; a Feijóo no le pedimos tanto, pero sí, como mínimo, que sea capaz de defender dos iniciativas a favor de Galicia" al mismo tiempo, afirma: "Conseguir más inversiones en los Presupuestos del Estado y, al menos, las mismas competencias que Euskadi y Catalunya".

"O bien Feijóo es un incompetente en términos políticos para defender los intereses de este país o el señor Casado ya le ha tirado de las orejas y ha dado órdenes de que no tocan más competencias", señala la líder nacionalista que recuerda que el Bloque también forzará votaciones concretas al respecto. Comenzará, concretamente, con una proposición de ley para reclamar las competencias en materia de salvamento marítimo.

Mientras, el PP, asegura por boca de Pedro Puy que no ha existido cambio ni matiz alguno. "El PP está donde siempre ha estado, en la defensa del autogobierno dentro de la Constitución y de acuerdo con lo que prevé el Estatuto", afirma el portavoz parlamentario de los conservadores, quien dice estar de acuerdo con el presidente en que el debate reabierto sobre las transferencias es, en realidad, una "cortina de humo" para "tapar" lo que sucede en torno a los Presupuestos Generales del Estado.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha