eldiario.es

Menú

GALICIA

La Xunta pactó con ENCE un convenio a medida para perdonarle impuestos

El ente público Portos de Galicia le rebajó a la pastera más de la mitad de las tasas por usar el muelle de Ribadeo (Lugo) con el argumento de que, si no lo hacía, se marcharía a Gijón.

El convenio, al que ha accedido eldiario.es, permite a la empresa, que acaba de beneficiarse de una prórroga de su permanencia en Pontevedra gracias al gobierno en funciones, disfrutar de la rebaja hasta 2020

- PUBLICIDAD -
Vista de la planta de ENCE y su entorno, en la ría de Pontevedra

Vista de la planta de ENCE y su entorno, en la ría de Pontevedra encefora.gal

La Xunta firmó en 2011 un convenio con ENCE con el que le rebajó hasta un 60% la tasa por usar el muelle de Ribadeo (Lugo), titularidad del ente autonómico Portos de Galicia, para embarcar la pasta de papel que produce en su factoría asturiana de Navia. La empresa acababa de firmar otro convenio con el Principado de Asturias y Feve para conectar por ferrocarril esa fábrica con el puerto de Gijón y amenazaba con dejar de usar el de Ribadeo, por lo que el Gobierno gallego argumentó que la bonificación permitiría que parte de esos tráficos se quedaran en Galicia y no fuesen a Asturias. Pero el texto del convenio, al que ha tenido acceso eldiario.es, dice algo bien distinto.

La rebaja, vigente hasta finales de 2019, no es a cambio de que ENCE no se vaya a Gijón sino "hasta" que ese traslado de tráficos esté "operativo", y más allá siempre que la empresa quiera beneficiarse del descuento gallego. Cinco años después, sin que ENCE tenga todavía disponible esa opción asturiana, y por lo tanto siga atada a Ribadeo, la rebaja de las tasas le está suponiendo a Portos una merma que oscilaría entre los 300.000 y los 500.000 euros anuales, entre el 2% y el 3% de los ingresos del ente público.

La reciente ampliación por el Gobierno en funciones de la concesión para que ENCE siga operando en la ría de Pontevedra otros 60 años -opera en la ría desde 1957- va acompañada de una justificación de la Xunta alertando del movimiento económico que se perdería si la empresa cierra. Ese mismo argumento fue el empleado hace cinco años por el Gobierno gallego para justificar los descuentos y las inversiones realizadas en el puerto de Ribadeo en beneficio de ENCE.

En 2010 la empresa, el Principado de Asturias y Feve comprometieron fondos públicos para construirle a ENCE un ramal de 2,5 kilómetros que conectase su factoría de Navia con la red ferroviaria asturiana y poder dar así salida hacia el puerto de Gijón a la producción que hasta entonces, y todavía ahora, mueve fundamentalmente a través del puerto de Ribadeo. Tras varios meses de negociaciones, el 15 de junio de 2011, un mes antes de ser cesado, el entonces presidente de Portos de Galicia, José Manuel Álvarez-Campana, firmó un convenio con ENCE por el que le rebajó, con efectos desde el 1 de enero anterior, hasta un 60% las tasas por el uso del muelle de Ribadeo. La Xunta lo publicitó asegurando que así se garantizaba que, aunque parte de los tráficos de ENCE se derivaran a Gijón, "entre 1 y 1,5 millones de toneladas de pasta de celulosa seguirán saliendo por el puerto de Ribadeo hasta el año 2020".

El texto del convenio, ahora desvelado, dice algo bien distinto. Dice que los movimientos de cualquier tipo de mercancía de ENCE en Ribadeo que tendrán tasas rebajadas son, en primer lugar, los "movimientos necesarios hasta la implantación operativa del proyecto que ENCE acordó con Feve y el puerto de Gijón para el transporte por ferrocarril de mercancías con origen o destino en nuestra factoría de Navia". Esto es, la rebaja no fue a cambio de que ENCE no se llevase todas sus mercancías a Gijón en tren sino mientras no lo hace. E incluso aunque lo haga, ya que el siguiente punto del convenio dice que la rebaja será de aplicación también a las "mercancías adicionales que no fueran transportadas por el medio señalado anteriormente por cualesquiera razones". Mercancías de todo tipo, no sólo pasta de papel, sino también madera o equipos, lo que dificulta el cálculo exacto de lo que la Xunta le está perdonando la ENCE.

Fragmento del convenio firmado por la Xunta con ENCE

Fragmento del convenio firmado por la Xunta con ENCE Praza.gal

ENCE, beneficiada en cualquier circunstancia

Las cláusulas del convenio benefician a ENCE en cualquier circunstancia. Por una parte, frente a los "entre 1 y 1,5 millones de toneladas" anunciadas por Portos, la empresa sólo se comprometió a mover por Ribadeo en el total de 9 años de vigor del convenio, y "por decisión unilateral", 675.000 toneladas. Esa cantidad supone poco más de lo que produce en Navia en un solo año y, según los datos oficiales de Portos, la superó ya a mediados de 2012. Esto es, si entonces estuviera ya disponible el ramal ferroviario asturiano, la empresa podría haber dejado Ribadeo tras beneficiarse del descuento durante un año y medio. Hoy la obra asturiana todavía no está finalizada, por lo que ya ha aprovechado cinco años de rebajas. Y si la obra termina mañana, nada impedirá a la empresa llevarse todos sus tráficos a Gijón.

Pero la realidad es que la conexión ferroviaria asturiana está atascada y no tiene plazo de finalización. Así que mientras, ENCE seguirá disfrutando de la rebaja que le hizo la Xunta a pesar de que no tiene otro puerto al que ir. Y aunque lo encuentre, tiene en su mano decidir las cantidades que quiere seguir moviendo por Ribadeo hasta 2019 con la tasa rebajada. La redacción del convenio es tan favorable a ENCE que incluso parece elaborado por la propia empresa y no por la Xunta, ya que habla en primera persona de "nuestra factoría de Navia".

Pero la rebaja no es la única concesión que ha hecho la Xunta a ENCE en Ribadeo. Tras la amenaza de dejar Galicia por Asturias, la Xunta invirtió 2,2 millones de euros en mejorar el puerto lucense, obras que el propio Alberto Núñez Feijóo vinculó a las necesidades de la empresa en su inauguración en julio de 2012. "ENCE tiene una capacidad de instalación, movimiento de mercancías y atraque duplicada", dijo entonces.

Así las cosas, entre las rebajas comprometidas hasta 2019 y las obras ejecutadas la Xunta podría estar beneficiando a ENCE en Ribadeo con el 10% de los 61 millones que la empresa asegura que va a invertir en mejorar su fábrica de Pontevedra después de serle prorrogada la concesión por el Gobierno en funciones. El responsable directo de aquel convenio y de las obras, el expresidente de Portos José Manuel Álvarez-Campana, fue contratado el pasado septiembre por el gobierno local de Arteixo (A Coruña), del PP, con el cargo oficial de "gestor eficaz de recursos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha