eldiario.es

Menú

Hoja de Router Hoja de Router

El plan para imprimir millones de páginas de la Wikipedia y enviarlas a la Luna

La fundación estadounidense Arch Mission pretende crear una biblioteca en la Luna. Ha firmado un acuerdo con la empresa aeroespacial Astrobotic para mandar todos los artículos en inglés de la famosa enciclopedia online. Antes los grabarán con láser en unas diminutas láminas de níquel capaces de resistir radiaciones y temperaturas extremas y durar miles de años en el satélite terrestre.

- PUBLICIDAD -
Estas son las pequeñas láminas de níquel que Arch Mission pretende enviar a la Luna

Estas son las pequeñas láminas de níquel que Arch Mission pretende enviar a la Luna

Lanzada en enero de 2001 Wikipedia se ha convertido en la mayor enciclopedia de internet. Aglutina más de 46 millones de artículos en 288 idiomas, una enorme cantidad de información a la que recurrimos a menudo y que para nada nos gustaría que desapareciera. Incluso podría tratarse de un gran legado histórico para generaciones futuras.

Esto es lo que han imaginado desde la fundación Arch Mission. Lejos de querer que ocurra lo mismo que con la Biblioteca de Alejandría, ante el hipotético riesgo de un cataclismo o un ataque informático que acabará con toda la información actual, han pensado  cómo ponerla a salvo. Su ocurrencia pasa por mandar parte de esta información a la Luna para comenzar una gran biblioteca fuera de nuestro planeta que preserve la sabiduría del momento.

“Afortunadamente este proyecto también tiene beneficios si el mundo no termina", explica su cofundador, el empresario estadounidense Nova Spivack. "Por ejemplo, puede evolucionar con el tiempo hacia una red de almacenamiento del Sistema Solar”. De hecho, su intención va más lejos y pretenden crear “archivos de la cultura de la humanidad en diferentes lugares de nuestro cosmos”.

Por el momento, la organización del polifacético Spivack, con sede en California, planea enviar las 25 millones de páginas de la versión en inglés de Wikipedia al satélite terrestre como parte de su proyecto Lunar Library (biblioteca lunar). Para ello han firmado un acuerdo con la empresa aeroespacial Astrobotic Technology que ha fijado su primer aterrizaje comercial para 2020.

Esta compañía,  fundada por William 'Red' Whittaker como una  spin-off de la Universidad Carnegie Mellon en 2007,  formó parte de los equipos de la competición Google XPrize que tenía como objetivo poner un rover en la Luna y hacerlo recorrer al menos 500 metros antes de marzo de este año. Ganó varios de los premios intermedios del concurso, pero a finales de 2016 decidió retirarse y seguir su camino en solitario sin la presión de la competición. Una retirada a tiempo, ya que a principios de este año el Google XPrize se desconvocó ante la imposibilidad de que ninguno de los equipos pudiera lograr el objetivo dentro del plazo.

Ahora Astrobotic se ha propuesto una nueva fecha para llegar a la Luna, en 2020, y además de asegurar un lugar para buena parte de la Wikipedia, llevará un dispositivo científico de la Agencia Espacial Mexicana, restos incinerados e incluso varias cápsulas del tiempo.

Cómo conseguir que resistan a la Luna

Más allá del envío, otro de los retos que han abordado ha sido la forma de almacenamiento. Para ello Spivack no quería usar los medios tradicionales, como discos duros o unidades de estado sólido (SSD), ya que podrían dañarse por radiaciones cósmicas y hay muchas probabilidades de que nuestros sucesores no los puedan leer en un futuro. Así que optaron por hacerlo de tal manera que, según su ideólogo, solo se necesitará un microscopio de 1.000 aumentos para saber su contenido.

Se han asociado con un fabricante de chips para adaptar una técnica que se usa para evitar la falsificación de dinero a su propósito:  imprimir imágenes minúsculas sobre metal. En este caso se utilizarán láminas  de níquel ultradelgado sobre el que, con ayuda de un láser, se irá grabando el contenido a nivel microscópico. Después, se apilarán unas encima de otras hasta formar un disco del tamaño de un DVD.

Este láser podrá grabar hasta 300.000 puntos por pulgada (DPI), una resolución casi 1.000 veces mayor que la de la mayoría de nuestras impresoras, y que permitirá tener toda la información lista en solo un mes.

Para aprovechar al máximo el espacio, Spivack y su equipo están revisando los artículos y eliminando datos banales como, por ejemplo, los espacios en blanco o los metadatos. Desde la fundación también están desarrollando un algoritmo para que, si un artículo hace referencia a otro, el lector pueda ubicarlo rápidamente en el disco.

Además de la versión en inglés de Wikipedia, esta incipiente biblioteca lunar también contará con una copia del proyecto Rosetta, una iniciativa de la Long Now Foundation que busca recopilar todos las lenguas del mundo actualmente en peligro de desaparición. Incluso Spivack dice contemplar la posibilidad de incluir más artículos de Wikipedia si sobra espacio.

Estos pequeños discos irán adheridos a la sonda espacial Peregrine de Astrobotic.

Estos pequeños discos irán adheridos a la sonda espacial Peregrine de Astrobotic.

La suerte de DVD de níquel que irá a la Luna no es el único tipo de soporte para almacenar datos con el que trabajan desde la fundación. “Estamos desarrollando dispositivos especializados de última generación que llamamos archs, que están diseñados para mantener y transmitir grandes cantidades de datos durante largos períodos de tiempo en entornos extremos, incluido el espacio exterior y en las superficies de otros cuerpos planetarios”, explican en su web. Así, también trabajan en almacenamiento molecular del ADN, unidades flash duraderas en el espacio o formatos especiales para información cuántica.

Los archs "tendrán una duración de miles de millones de años más que las pirámides. Pueden incluso durar más que nuestro planeta. En un millón de años, los archs pueden ser el único rastro restante de nuestra especie y nuestra civilización”, reflexionan.

No es la primera vez

A principios de este año,  Arch Mission ya hizo su primer envío. Fue durante el primer vuelo del Falcon Heavy de la compañía de Elon Musk, Space X, cuando esta organización lanzó al espacio una copia de la trilogía Fundación de Isaac Asimov. Una elección no casual, ya que fue parte de su historia la que inspiró a Spivack cuando decidió emprender este proyecto. En ella se relata cómo un grupo de académicos y artistas lucha por preservar el conocimiento colectivo de la humanidad ante una inminente era oscura galáctica que se prevé durará miles de años.

Con su idea, Spivack llamó la atención de Musk a través de Twitter. “Es un honor que Elon haya recibido las dos primeras bibliotecas de Arch que se han hecho”, afirmaba Spivack. Una quedó en la biblioteca personal del multimillonario y a la otra le reservó un hueco en el poderoso cohete lanzado el pasado febrero con un descapotable rojo de Tesla a bordo.

El  bestseller de Asimov iba en un disco de cuarzo del tamaño de una moneda y, para su impresión, se utilizó una técnica desarrollada por el físico Peter Kazansky de la Universidad de Southampton, en Inglaterra, que permitía almacenar datos digitales en 5D usando una técnica de pulsos láser ultrarrápidos.

Una muestra del Arch con las obras de Asimov que viajó en el cohete de Musk

Una muestra del Arch con las obras de Asimov que viajó en el cohete de Musk

Posiblemente tampoco sea la última, ya que la intención de Arch Mission es poner a salvo cuanta más información mejor. “Pensamos en este proyecto para archivar la civilización humana en todo el Sistema Solar, para crear una protección permanente de todos nuestros logros culturales”, ambiciona Spivack.

Otra de sus iniciativas consiste en llevar una biblioteca a Marte en 2030. “Esto formará una copia de seguridad de la Tierra en Marte, en caso de que la conexión entre Marte y la Tierra se pierda alguna vez en el futuro”, a la vez que, como detallan, busca ser “un conjunto de datos masivo con el que crear una internet local en Marte”. Además, no solo piensan en los mejores lugares de almacenamiento fuera de la Tierra: también las superficies subterráneas y submarinas o las montañas y las cuevas forman parte del proyecto Arch Mission para preservar el legado cultural de nuestro tiempo.

----------

Las imágenes son propiedad, según orden de aparición, de Arch Mission Astrobotic y  Blog Arch Mission

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha