eldiario.es

9

Hoja de Router Hoja de Router

Facebook te saca de contexto: si escribes a través del chat, parecerás desesperado

Al igual que ocurre cuando charlamos con alguien en persona, en las redes sociales no solo cuentan las palabras que empleamos. Nuestra propia experiencia nos demuestra que, por ejemplo, usar un emoticono u otro puede alterar el significado del mensaje. Pues bien, aún hay más. La diseñadora Chantal Jandard ha descubierto que en Facebook se suma otro condicionante: no es lo mismo un mensaje instantáneo que una publicación en el muro.

Las distintas interfaces de Facebook condicionan el significado de los mensajes que enviamos

Las distintas interfaces de Facebook condicionan el significado de tus mensajes

De sobra sabemos que nuestros gestos, el tono de nuestra voz o la forma en que expresamos las ideas pueden dar a entender una cosa u otra en un diálogo. Nuestro interlocutor puede intuir cómo nos encontramos e ir más allá de las palabras que hemos propunciado si se fija, por ejemplo, en la posición de nuestro cuerpo. Con las redes sociales de por medio eso no debe preocuparnos, pero sí hay otros condicionantes similares.

Un estudio de Chantal Jandard demuestra que en Facebook, más allá de las palabras que empleamos, hay otros factores que influyen en el significado de los mensajes. Concretamente, ha descubierto que las distintas interfaces, las diferentes formas de hablar con nuestros amigos que ofrece esta red social, determinan en cierta medida lo que entienden los destinatarios.

La idea surgió, como nos cuenta esta diseñadora canadiense, al ver la reacción de una amiga al recibir un mensaje de un chico que había conocido la noche anterior. Cuando vio un texto bastante largo en la ventana del chat de su 'smartphone', exclamó: “¡Menuda novela!”. Y no era para menos, ya que el mensaje ocupaba toda la pantalla del dispositivo. Tal fue la impresión que el contenido pasaba a un segundo plano. Poco importó que las palabras fueran acertadas.

Chantal decidió investigar si su amiga habría actuado de la misma forma en caso de que la visualización del mensaje hubiera sido diferente. “Los mensajes parece más largos en interfaces compactas y más cortos en interfaces amplias", explica Jandard a HojaDeRouter.com. "La longitud percibida del mensaje afecta a la interpretación”.

Los distintos formatos en los que Chantal Jandard presentó el mismo mensaje

Jandard presentó el mismo mensaje en tres formatos diferentes

Para demostrarlo, la diseñadora llevó a cabo un estudio para el que mostraba a los participantes un mismo mensaje en distintos soportes. Desde el chat hasta la ventana de esa misma conversación ocupando toda la pantalla del ordenador o el texto plano sin ningún formato. Ante este material, los encuestados tenían que indicar qué les evocaba el contenido. Del 1 al 5, tenían que evaluar si Alex, la chica ficticia que había escrito el mensaje, mostraba signos de desesperación, de confianza, de audacia, de torpeza, de masculinidad o de feminidad. Las palabras eran estas:

¡Ey!

¡Menudo espectáculo el de anoche! Seguro que mis oídos van a estar pitando toda la semana. lol

Estuvo genial verte. Me sorprende no haberte conocido antes, ya que tenemos tantos amigos en común.

Deberíamos quedar. ¿Estás libre el sábado? Conozco una cafetería estupenda cerca de Chinatown que tiene unas vistas brutales

El mensaje que envió Alex (persona ficticia) dividido en hasta cuatro partes

El mensaje que envió Alex (persona ficticia), dividido en hasta cuatro partes

Una vez recopiladas la respuestas de las 1.320 personas que se animaron a participar en el estudio, Chantal descubrió que su hipótesis se cumplía en la mayoría de los casos. Cuando el mensaje aparecía en el chat de Facebook, la gente percibía a Alex, la autora imaginaría, más desesperada, más torpe y menos segura. ¿La razón? Que las diversas frases se muestran como mensajes diferentes, con una delimitación muy clara entre uno y otro, y al tratarse de una columna demasiado estrecha el contenido parece más extenso.

Como apunta la diseñadora, “demasiados mensajes, o mensajes demasiado extensos, pueden dar la vuelta al control de la conversación y hacer que sea desequilibrada e incómoda”. Lo cual no quiere decir que debamos evitar a toda costa el chat de Facebook para hablar con nuestros amigos o con alguien que acabamos de conocer. Como afirma Chantal, “el contexto lo es todo”.

Hay que tener en cuenta las circunstancias que rodean a cada conversación, incluida la que usó la autora en el experimento. Algo tan simple como unificar el mensaje -todo el texto junto en lugar de dividido en varias partes- podría dar lugar a otra interpretación por parte de los voluntarios que completaron la encuesta. “En el estudio se mandaron varios mensajes cortos. Es difícil saber cómo hubiera cambiado el efecto si se hubieran mandado de otra forma, pero sería interesante verlo”, comenta Chantal.

De la misma forma que ocurre cuando hablamos con alguien en persona, “la interfaz se convierte en parte de nuestro lenguaje corporal digital”, apunta Chantal. De ahí que destaque la responsabilidad de los diseñadores a la hora de planificar los elementos. “Deben ser conscientes de la fricción social que están introduciendo o reduciendo, y deben preguntarse '¿cómo hará esta interfaz que los demás vean a mi usuario?' y '¿cómo afectará esta interfaz a la calidad de sus interacciones sociales?', señala la diseñadora.

Son muchos los factores que influyen en nuestra comunicación a través de las redes sociales

Son muchos los factores que influyen en la comunicación a través de internet

Por supuesto, más allá de las interfaces, hay otros componentes en las nuevas formas de comunicación digital que influyen directamente en la conversación. Detalles como la tipografía que se emplea, ya que algunas resultan más creíbles que otras, pueden ser determinantes a la hora de condicionar las relaciones personales que se establecen a través de una red social.

Además, como ocurre en otras 'apps' de mensajería instantánea, ciertos factores de la configuración de la propia plataforma pueden revelar información involuntaria. En WhatsApp, por ejemplo, puede decir mucho sobre el estado del interlocutor el tiempo que aparece el “escribiendo...” bajo el nombre del contacto. Suele denotar que la persona está pensando mucho (o poco) la respuesta.

La investigación de Chantal se ha limitado a analizar Facebook, pero sus conclusiones podrían extenderse fácilmente a las demás redes sociales. “Tendríamos que llevar a cabo más estudios para comprobar si el mismo efecto se produce en otras aplicaciones, pero apuesto a que lo haría”, afirma Chantal.

“Como este estudio ha demostrado, las plataformas sociales nos acercan, pero los malentendidos por culpa de las interfaces nos pueden alejar”, sentencia la diseñadora. Ya lo decía Marshall McLuhan allá por 1960: “El medio es el mensaje”. Y eso que, por aquel entonces, la tecnología aún no condicionaba nuestras relaciones sociales.

--------------------

Las imágenes de este artículo son propiedad, por orden de aparición, de FacebookChantal Jandard y Thomas Leuthard

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha