La coalición de Mélenchon presenta una moción de censura contra la primera ministra

EFE / elDiario.es

0

La alianza de izquierdas francesa Nupes, liderada por Jean-Luc Mélenchon, ha presentado este miércoles una moción de censura contra la primera ministra, Elisabeth Borne, justo antes del discurso de Borne para presentar su programa de gobierno ante la Asamblea Nacional.

La erosión del "cordón sanitario" normaliza al partido de Le Pen en las instituciones en Francia

Saber más

“A falta de un voto de confianza, no tenemos más remedio que presentar esta moción de censura. Se trata del necesario respeto al Parlamento, más aún en este nuevo periodo que debe permitirle un mayor protagonismo”, ha dicho después un portavoz de Nupes, según recoge Le Monde. Borne, que llegó al cargo el 16 de mayo, no se ha sometido a la votación de confianza de la nueva Asamblea, como suele ser tradicional, ya que la pondría en una situación complicada al no contar con la mayoría absoluta de la Cámara tras las elecciones legislativas de junio. Es la primera vez en 30 años que un primer ministro no se somete a la votación de confianza.

Para que la moción de censura sea aprobada, lo que obligaría a Borne a dimitir, tiene que tener el apoyo de la mayoría absoluta de la Asamblea, que se establece en 289 diputados. Los analistas ven muy poco probable que se apruebe, ya que otros partidos de la oposición, desde la ultraderechista Agrupación Nacional hasta los republicanos de derechas, descartan respaldar a La Francia Insumisa, parte de la coalición Nupes. Según informa Reuters, la moción se votará en los próximos días.

Por su parte, la primera ministra ha aprovechado su discurso de presentación para pedir a los grupos de la Asamblea trabajar de forma constructiva en favor del país, comenzando por las medidas de defensa del poder adquisitivo que el Gobierno aprobará este jueves.

“Actuar de otra forma”

“Los franceses han elegido una Asamblea sin mayoría absoluta y nos obligan a actuar de otra forma”, ha dicho Borne. “Tenemos el deber de actuar” ante los retos políticos y económicos que plantea la guerra de Ucrania y la emergencia climática“, ha añadido la premier.

“Durante demasiado tiempo nuestra vida política ha estado formada por dos bloques opuestos. Es hora de entrar en la era de las fuerzas que construyen juntas”, ha dicho la primera ministra. Según ella, “una mayoría relativa no es ni será sinónimo de acción relativa. No es ni será signo de impotencia”.

Esto se pondrá a prueba con el primer proyecto de ley sobre el poder adquisitivo que se espera que salga de un Consejo de Ministros extraordinario este jueves, y que entre otras cosas debe formalizar una subida de las pensiones y de las prestaciones sociales, además de diversas ayudas para las facturas de la energía.

Borne también ha anunciado -entre ruidosos abucheos de la oposición- que se mantiene el plan gubernamental de reforma de las pensiones de jubilación, que incluirá retrasar la edad de retiro, aunque no ha precisado una cifra concreta.

En su discurso, Borne también ha dicho que el Estado tendrá “el 100%” del capital de Electricité de France (EDF), que se encuentra en una situación financiera difícil, lastrada por una fuerte deuda. La primera ministra lo ha justificado como una medida para garantizar la producción de electricidad frente a las consecuencias de la guerra en Ucrania con su apuesta por la energía nuclear. Actualmente, el Estado tiene el 84% del capital de la empresa.

Además, y entre otras reformas y promesas como que no se subirán los impuestos, ha recalcado que hay que ajustar progresivamente las cuentas públicas, de forma que en 2026 comience a bajar la deuda y en 2027 el déficit caiga por debajo del nivel del 3% del PIB.

También ha dicho de que la situación económica “se ha ensombrecido” en los últimos meses y que la pandemia “sigue aquí”, pero ha insistido en pedir la cooperación con los grupos parlamentarios porque “el desorden y la inestabilidad” no son una opción.

La alianza de izquierdas francesa Nupes, liderada por Jean-Luc Mélenchon, ha presentado este miércoles una moción de censura contra la primera ministra, Elisabeth Borne, justo antes del discurso de Borne para presentar su programa de gobierno ante la Asamblea Nacional.

La erosión del "cordón sanitario" normaliza al partido de Le Pen en las instituciones en Francia

Saber más

“A falta de un voto de confianza, no tenemos más remedio que presentar esta moción de censura. Se trata del necesario respeto al Parlamento, más aún en este nuevo periodo que debe permitirle un mayor protagonismo”, ha dicho después un portavoz de Nupes, según recoge Le Monde. Borne, que llegó al cargo el 16 de mayo, no se ha sometido a la votación de confianza de la nueva Asamblea, como suele ser tradicional, ya que la pondría en una situación complicada al no contar con la mayoría absoluta de la Cámara tras las elecciones legislativas de junio. Es la primera vez en 30 años que un primer ministro no se somete a la votación de confianza.

Para que la moción de censura sea aprobada, lo que obligaría a Borne a dimitir, tiene que tener el apoyo de la mayoría absoluta de la Asamblea, que se establece en 289 diputados. Los analistas ven muy poco probable que se apruebe, ya que otros partidos de la oposición, desde la ultraderechista Agrupación Nacional hasta los republicanos de derechas, descartan respaldar a La Francia Insumisa, parte de la coalición Nupes. Según informa Reuters, la moción se votará en los próximos días.

Por su parte, la primera ministra ha aprovechado su discurso de presentación para pedir a los grupos de la Asamblea trabajar de forma constructiva en favor del país, comenzando por las medidas de defensa del poder adquisitivo que el Gobierno aprobará este jueves.

“Actuar de otra forma”

“Los franceses han elegido una Asamblea sin mayoría absoluta y nos obligan a actuar de otra forma”, ha dicho Borne. “Tenemos el deber de actuar” ante los retos políticos y económicos que plantea la guerra de Ucrania y la emergencia climática“, ha añadido la premier.

“Durante demasiado tiempo nuestra vida política ha estado formada por dos bloques opuestos. Es hora de entrar en la era de las fuerzas que construyen juntas”, ha dicho la primera ministra. Según ella, “una mayoría relativa no es ni será sinónimo de acción relativa. No es ni será signo de impotencia”.

Esto se pondrá a prueba con el primer proyecto de ley sobre el poder adquisitivo que se espera que salga de un Consejo de Ministros extraordinario este jueves, y que entre otras cosas debe formalizar una subida de las pensiones y de las prestaciones sociales, además de diversas ayudas para las facturas de la energía.

Borne también ha anunciado -entre ruidosos abucheos de la oposición- que se mantiene el plan gubernamental de reforma de las pensiones de jubilación, que incluirá retrasar la edad de retiro, aunque no ha precisado una cifra concreta.

En su discurso, Borne también ha dicho que el Estado tendrá “el 100%” del capital de Electricité de France (EDF), que se encuentra en una situación financiera difícil, lastrada por una fuerte deuda. La primera ministra lo ha justificado como una medida para garantizar la producción de electricidad frente a las consecuencias de la guerra en Ucrania con su apuesta por la energía nuclear. Actualmente, el Estado tiene el 84% del capital de la empresa.

Además, y entre otras reformas y promesas como que no se subirán los impuestos, ha recalcado que hay que ajustar progresivamente las cuentas públicas, de forma que en 2026 comience a bajar la deuda y en 2027 el déficit caiga por debajo del nivel del 3% del PIB.

También ha dicho de que la situación económica “se ha ensombrecido” en los últimos meses y que la pandemia “sigue aquí”, pero ha insistido en pedir la cooperación con los grupos parlamentarios porque “el desorden y la inestabilidad” no son una opción.

La alianza de izquierdas francesa Nupes, liderada por Jean-Luc Mélenchon, ha presentado este miércoles una moción de censura contra la primera ministra, Elisabeth Borne, justo antes del discurso de Borne para presentar su programa de gobierno ante la Asamblea Nacional.

La erosión del "cordón sanitario" normaliza al partido de Le Pen en las instituciones en Francia

Saber más

“A falta de un voto de confianza, no tenemos más remedio que presentar esta moción de censura. Se trata del necesario respeto al Parlamento, más aún en este nuevo periodo que debe permitirle un mayor protagonismo”, ha dicho después un portavoz de Nupes, según recoge Le Monde. Borne, que llegó al cargo el 16 de mayo, no se ha sometido a la votación de confianza de la nueva Asamblea, como suele ser tradicional, ya que la pondría en una situación complicada al no contar con la mayoría absoluta de la Cámara tras las elecciones legislativas de junio. Es la primera vez en 30 años que un primer ministro no se somete a la votación de confianza.