Coronavirus

La UE intenta rebajar el tono con AstraZeneca pero insiste en la necesidad de que cumpla sus compromisos

Sede central de la farmacéutica AstraZeneca en Sidney, Australia. EFE/EPA/DAN HIMBRECHTS/Archivo

La Unión Europea intenta rebajar el tono con AstraZeneca después de una reunión de casi tres horas con la farmacéutica. "La reunión ha sido constructiva", dice la comisaria europea de Sanidad. Pero, al tiempo, insiste en la necesidad de cumplir lo firmado: "Deben cumplirse las obligaciones contractuales, las vacunas deben entregarse a los ciudadanos de la UE". Es decir, la reunión ha terminado sin respuestas a las preguntas de la Comisión Europea, que pide "claridad" para la entrega rápida de las dosis reservadas para febrero y marzo.

"Lamentamos la continua falta de claridad en el cronograma de entrega y solicitamos un plan claro a AstraZeneca para la entrega rápida de la cantidad de vacunas que reservamos para el primer trimestre", ha insistido Kyriakides: "Trabajaremos con la empresa para encontrar soluciones y entregar vacunas rápidamente a los ciudadanos de la UE".

"La discusión ha sido sincera y constructiva", dice el laboratorio, informa RTS: "Estamos comprometidos con una coordinación aún más estrecha para trazar conjuntamente el rumbo para la entrega de nuestra vacuna".

Durante buena parte del día, la escalada entre la UE y la farmacéutica parecía abocar a una guerra de vacunas. Fuentes de la Comisión Europea han acusado a AstraZeneca de abandonar las negociaciones sobre el futuro retraso en la entrega de sus vacunas. Y fuentes de AstraZeneca decían que no, que la farmacéutica no se ha levantado de la negociación y que seguía en pie la reunión de este miércoles con la UE. Mientras, el Gobierno austriaco llegó a decir que la reunión no sería este miércoles, sino el jueves. Al final, siguió adelante la reunión de este miércoles por la tarde (a las 18.30) que, como muestra un mail del laboratorio a la Comisión Europea publicado por la ZDF, canceló el martes "dado el número de asuntos en movimiento".

El contrato con la farmacéutica fue el primero que firmó la Comisión Europea a finales de agosto de 2020 y prevé la entrega de hasta 400 millones de dosis una vez la Agencia Europea del Medicamento (EMA) de su visto bueno a la vacuna este viernes 29 de enero.

"Les hemos invitado, han dicho que no lo veían muy claro, pero al final han dicho que asistirán [primero se habló de Iskra Reik, responsable de Europa, pero al final asistió el CEO, Pascal Soriot]", explican fuentes comunitarias: "Argumentaban que daban unas pequeñas cantidades para febrero y marzo, pero no sabemos cómo alcanzarán después las entregas. Y no nos han explicado cuáles son los problemas. El relato es inconsistente, hay varias versiones del equipo de AstraZeneca. Los principales problemas son que no tenemos claridad cómo van a recuperar el tiempo y cómo van a cumplir con el contrato. Necesitamos tener el problema resuelto ya, un plan y las razones por la ausencia de stock: tienen más plantas de fabricación, no hemos firmado un contrato con una sola planta. Sabemos que las vacunas han volado a otros países, y pronto sabremos a qué países a través de los registros aduaneros".

Los miembros de la Comisión Europea dicen que están trabajando con las autoridades de Bélgica para averiguar adónde fueron a parar las vacunas de las plantas belgas, en tanto que se puede conocer el destino de las vacunas producidas por Pfizer y AstraZeneca en este país y así despejar la duda de su las vacunas fabricadas en la UE acabaron en un tercer país, como Reino Unido.

"Los 27 miembros de la UE están unidos, AstraZeneca tiene que cumplir con sus compromisos", ha dicho la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides: "Estamos en una pandemia. Perdemos personas cada día, no son números ni estadísticas, son personas con amigos, familia y colegas. Las farmacéuticas tienen responsabilidades sociales, morales y contractuales. No es correcto ni aceptable esto, va en contra de la letra y el espíritu del acuerdo. No hay ninguna cláusula de jerarquía por la que las dosis de Reino Unido tuvieran prioridad".

"Tenemos conocimiento de la producción de las dosis, dónde se produjeron y, si se han enviado a algún lugar, dónde están", ha sentenciado la chipriota. Este miércoles las autoridades sanitarias belgas han llevado a cabo una inspección hoy en la fábrica de AstraZeneca en Bélgica, presumiblemente para ver cuál es la capacidad de producción realmente y para ver dónde pueden haber ido las dosis ya preparadas, informa La Libre: "Expertos belgas, asistidos por colegas de los Países Bajos, España e Italia, a petición de la Comisión Europea, han inspeccionado la planta de AstraZaneca en Seneffe para verificar que efectivamente se atraviesa un problema de producción. El informe se entregará en unos días".

Como se publicó en diciembre, las dosis iniciales británicas de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford llegaron del continente europeo en lugar de una cadena de suministro del Reino Unido, según afirmó el Grupo de Trabajo de Vacunas del país.

¿Conclusión? El conflicto entre la UE y AstraZeneca sigue abierto. Ya Pascal Soriot, CEO de AstraZeneca, explica en una entrevista con varios periódicos europeos que los contratos no prevén lo que Bruselas dice que prevén: "Hay muchas reacciones sobre las vacunas en la UE. Pero es complicado, no es cierto que desviemos la vacuna de Europa a otros países para sacar beneficio".

A raíz de la entrevista, fuentes de la Comisión Europea confirman que se está contactando con AstraZeneca para que hagan público el contrato, porque creen que ciertas cláusulas ahora son de dominio público por las declaraciones de su CEO. "Personalmente, estoy feliz de que empecemos a quitarnos el velo", afirma un funcionario de la UE.

“Nuestro acuerdo no es un compromiso contractual como tal, básicamente dijimos que íbamos a hacer nuestro mejor esfuerzo, pero no podemos garantizar que vayamos a tener éxito", dice Soriot: "Europa quería ser abastecida más o menos al mismo tiempo que el Reino Unido a pesar de que el contrato se firmó tres meses después. Dijimos que lo intentaríamos, pero no podemos comprometernos contractualmente porque tenemos 3 meses de retraso".

Según fuentes comunitarias, sin embargo, el contrato tiene "requisitos de información importantes" para la empresa que, si se incumple, pueden permitir que la UE suspenda los pagos. La UE se reunió con la empresa en diciembre, y, según el Ejecutivo comunitario, quedó claro que no estaría al "nivel más alto" de expectativas sobre las entregas. "Pero no fue hasta el viernes pasado cuando se produjo un fallo masivo".

Sobre las perspectivas de entrega, fuentes comunitarias explican: "No tenemos información más allá de los meses de febrero y marzo, lo que también es muy extraño. La empresa necesita ser sincera en sus explicaciones. Acabamos de tener otro caso complicado, en el que el comportamiento de la empresa fue completamente diferente [en alusión al problema temporal en las entregas de BioNTech / Pfizer]".

En el contrato entre la UE y AstraZeneca, dos de las cuatro plantas están en Reino Unido "y deberían permitir a la empresa suministrar las dosis establecidas", razona el Ejecutivo comunitario: "Cuando escuchamos que hay cadenas de suministro que están separadas, no es lo que corresponde al contrato. Las dosis en el trimestre previstas eran de tres dígitos. El recorte de suministro es de tres cuartas partes". La UE espera que las dosis producidas por AstraZeneca en las dos plantas en el Reino Unido se entreguen a la UE: "Es parte de nuestro contrato".

"La UE ha ayudado con grandes cantidades de dinero [2.700 millones] a la producción", ha dicho en el foro de Davos este martes la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: "Europa ha invertido miles de millones en ayudar a desarrollar las primeras vacunas contra la COVID-19 del mundo. Y ahora las empresas deben cumplir su parte, deben honrar sus compromisos. Por eso queremos un mecanismo de transparencia para las exportaciones. Europa está determinada a contribuir a este bien común mundial. Pero también es negocio".

La reunión de este miércoles ha sido la tercera entra la Comisión Europea con AstraZeneca y representantes de los 27 gobiernos de la UE después de que el laboratorio anunciara el viernes que no iba a ser capaz de cumplir con los compromisos de entrega de vacunas contra la COVID-19. Bruselas no se fía y amenaza con "cualquier medida necesaria" –es decir, los tribunales– y anuncia reglas de transparencia sobre las exportaciones –es decir, sugiere que AstraZeneca ha vendido a otros países las vacunas destinadas a la UE: ¿Reino Unido?–. "No se trata de bloquear, sino de saber qué están haciendo los laboratorios para poder tomar las medidas adecuadas", ha afirmado este martes el portavoz del Ejecutivo comunitario, Eric Mamer.

Unidas Podemos ha reiterado este miércoles su apoyo a la Iniciativa Ciudadana Europea #Right2Cure que pide a la Comisión Europea "la universalidad del acceso a vacunas y tratamientos contra la COVID-19, transparencia y control público de los contratos firmados con las empresas farmacéuticas y que nadie se lucre con la pandemia".

"La iniciativa", explican en UP, "está impulsada por sindicatos, colectivos sociales y plataformas del ámbito sanitario en toda Europa y necesita alcanzar un millón de firmas entre ciudadanas y ciudadanos de los Estados miembros de UE".

Etiquetas

Descubre nuestras apps